16 Tipos de clientes que les provocan a los trabajadores de servicios el temblor no de un ojo, sino de ambos

En la comedia Sin noticias de Dios, el personaje de Penélope Cruz trabaja como mesera en un bar con un flujo interminable de clientes. De esta manera, los cineastas retrataron uno de los círculos del infierno. Es comprensible, trabajar con algunas personas puede ser un verdadero desafío.

Genial.guru identificó los tipos de clientes más difíciles. Después de tratar con tales “camaradas”, a veces se necesita un calmante. Pero todos somos humanos y en diferentes momentos de la vida nos probamos estos roles. Veamos si reconoces a alguien, o incluso a ti mismo.

1. Déspota

En principio está insatisfecho con todo. Te amenazará con quejas o directamente con el despido. Es mejor evitar la confrontación directa y comunicarse racionalmente.

2. Impaciente

Hay un tipo de clientes para los que todo se tenía que haber hecho ayer. El trabajador, “desesperado”, realiza el pedido, pero el cliente “ya no lo necesita”. O resulta que aún quedaban algunos días más. Los diseñadores, redactores publicitarios y publicistas sufren especialmente con este tipo de personas.

3. Indeciso

Este tipo de clientes no saben lo que quieren. Un clásico como: “¿Tienes lo mismo, pero con botones distintos?” es capaz de volver loco a cualquier vendedor.

4. Sabelotodo

Su eslogan, aunque no lo digan en voz alta, es: “Yo sé más”. Estos son clientes que siempre les enseñan a los especialistas cómo hacer las cosas y luego se quejan de que hicieron algo incorrecto.

5. Cliente “especial”

Este tipo quiere destacarse de la “masa gris” y no parecerse a los demás. Por ejemplo, ordena en las cafeterías y restaurantes que cocinen platos de acuerdo con recetas extrañas, y luego, por supuesto, no queda contento.

6. Ladrón

Su lema es: “El enemigo no debe quedarse con nada”. Estas personas no llevan de vacaciones una toalla, pero regresan con dos. Por razones obvias, les encantan los bufés libres.

7. El que siempre llega tarde

La regla de los buenos modales es no llegar tarde ni robarle el tiempo a otra persona. Sin embargo, los que llegan tarde a la escuela son siempre los últimos en entrar corriendo al aula. Nada cambia con la edad: esas personas, probablemente, son capaces de llegar tarde incluso a su propia boda y a su funeral. En el mejor de los casos, pueden llegar justo a la consulta de un médico o de un peluquero.

8. Hablador

Estas personas son amigables, pero hay un problema: cuando comienzan a charlar, te contarán su biografía completa y es posible que nunca compren nada. Se encuentran en la cola de la farmacia y en el mercado.

9. Avaricioso

Creen que cada centavo es importante y, sinceramente, no entienden por qué tienen que darles propina a “esos parásitos”. Además, se quejan de que les exigen demasiado dinero.

10. Pegajoso

Consideran a los trabajadores de servicios como a sus psicólogos y consultores gratuitos. Suelen sufrir a estos clientes los agentes inmobiliarios y los empleados de las agencias de viajes. Si no hay toallas limpias en la habitación del hotel, es una razón para llamar a la 1 de la madrugada.

11. “Cambié de opinión”

Algunos trabajadores de servicios reciben dinero de la comisión, por ejemplo, los agentes inmobiliarios. Y para ellos es una desgracia cuando un cliente mira y mira los departamentos, elige, elige y de repente cambia de opinión.

12. Callado

El cliente callado realmente necesita hacer una compra, pero les tiene miedo a los vendedores (y a la gente en general) y está seguro de que le van a enchufar algo. Entra a la tienda “sin notar” a los empleados, y se va con las manos vacías, si él mismo no ha elegido nada.

13. “Aristócrata”

En lugares públicos, estas personas brillan con su “erudición ausente”. Siempre tratando de pedir bocadillos exquisitos en la cafetería y una taza de “expreso” recién molido.

14. “Te pago después”

Hay gente que considera que está bien retrasar el pago. Además, pueden ser personas bastante ricas, eso es lo que más sorprende. Los reparadores suelen padecer a individuos así.

15. Gorrón

No se perderá ni una sola promoción. Estas personas pueden comprar alimentos con descuento que ni siquiera comen. Te pedirán un descuento adicional aunque ya esté incluido. Siempre les piden prestadas las tarjetas de descuento a los amigos, a pesar de que ya deberían obtener sus propias tarjetas.

16. Ahorrador

El principal criterio de compra para ellos es el precio, no la calidad. Persiguen sin pensar los descuentos en los salones de belleza y no entienden por qué una cita con un especialista experimentado cuesta dinero. Y entonces se quejan con sus amigos por un corte de pelo o una manicura de mala calidad.

¿Alguna vez te has encontrado con clientes terribles?

Compartir este artículo