Genial
Genial

18 Historias coloridas de la vida de conductores y pasajeros que recordarán su viaje durante mucho tiempo

Los viajes en taxi se han convertido en una parte integral de nuestra vida, y probablemente cada pasajero tiene una historia divertida o ridícula asociada con este tipo de transporte. Sin embargo, si les preguntas a los conductores, ellos también podrán contarte muchas cosas interesantes sobre su trabajo. Y tal vez no sea algo malo el hecho de que un viaje común se convierta en uno memorable.

Genial.guru decidió averiguar por qué situaciones poco habituales pasaron los taxistas y sus pasajeros alguna vez.

  • Mis amigas y yo teníamos unos 17 años, tomamos un taxi y fuimos a una discoteca. Una parloteaba todo el camino para impresionar al apuesto conductor y convencerlo de que todas nos estábamos graduando de la universidad. Otra la escuchaba, la escuchaba y al final dijo en voz bien alta para que el apuesto hombre pudiera escucharla: “Todo esto es muy interesante, pero ¿por qué le dices ’universidad’ a nuestra escuela?”. © Tatiana Novitsky / Facebook

  • 1:30 de la madrugada. Pedí un taxi en línea. El conductor iba en silencio, pero cada tanto me miraba por el espejo retrovisor. Luego preguntó:
    —¿A dónde vas a esta hora?
    —A casa.
    —¿Y de dónde?
    —Del trabajo.
    —Era un edificio residencial. ¿De qué trabajas hasta media noche?
    —Soy niñera. Los padres llegaron tarde, así que yo también me voy a casa tarde.
    —¿Tienes familia? ¿Cómo se siente tu esposo porque sales tan tarde de trabajar?
    —No tengo marido.
    —¿E hijos?
    —Dos.
    Y viajamos en silencio durante otros 25 minutos. Llegamos a la entrada de mi edificio, le di dinero por el viaje, pero no lo tomó. Dijo:
    —No aceptaré tu dinero.
    Le respondí:
    —Tú también saliste a trabajar, y el camino es largo. Además, los padres del pequeño me pagan el viaje.
    Pero él siguió negándose. Dejé el dinero en el asiento trasero y bajé. Y él salió corriendo del coche y metió el dinero a la fuerza en mi bolso. Me quedé en estado de shock, y él subió al auto y se fue. © Muyassar Yusupova / Facebook

  • Estaba trabajando en mi taxi tarde por la noche:
    —Y, sabes, haga lo que haga, nada le viene bien —meciéndose al compás del viaje, un pasajero me contaba la historia de su vida—. Si cuelgo una cornisa, ¡está torcida! Si clavo un clavo, es en el lugar equivocado. Incluso si estoy conduciendo el automóvil, ¡dice que voy por el carril equivocado! ¡Y así en todo! ¡Siempre está insatisfecha! ¡Siempre me critica!
    —Una verdadera molestia.
    —Y una vez comencé a colocar un piso laminado, y ella se paró a mis espaldas a controlarme, y en algún momento se puso a gritar que estaba haciendo todo mal de nuevo, ¡me sacó el laminado y empezó a colocarlo ella misma!
    —Vaya, qué problema —suspiré yo.
    —¡Ese no es el problema! ¡El problema es que realmente coloca muy bien el laminado! © MoskowTaxiDriver / Pikabu

  • El mejor taxista que he conocido era de Sicilia. Estábamos de vacaciones en un pequeño pueblo. No había transporte público, no había turistas, nadie hablaba inglés, alemán o francés. El hotel a duras penas logró encontrarnos un taxi. Llegó Angelo. Nos llevó a Marsala. Quise pagar, pero me dijo: “¿Volverán al hotel?”. “Sí”. “Entonces los llevo. Nos vemos aquí en 3 horas”. Luego tampoco aceptó el dinero en el hotel. Dijo: “¿Vamos a algún lado mañana?”. “Bueno, está bien”. “Entonces, pasaré a las 9:00”. Así estuvo llevándonos durante una semana. Incluso paseó con nosotros, nos mostró lugares de interés y sitios para comer. Nos contó cosas sobre Sicilia de una manera interesante. Dijo: “Cuando los lleve al aeropuerto, me pagan lo que quieran”. Y le pagué cuando nos acompañó al aeropuerto. Nos abrazó tanto a mí como a los niños, incluso lloró, dijo que ahora éramos sus amigos. © Alexandra Shatalina / Facebook

  • Hoy tomé un taxi, el viaje costó 1,5 USD. Y no tenía nada de cambio, así que al final del viaje, le entregué al taxista 2 billetes de 1 dólar. Él dijo:
    —No tengo cambio.
    Ya me había puesto a pensar en resolver el problema haciendo una transferencia en línea o buscando un lugar para conseguir cambio, pero él con una sonrisa amistosa, simplemente me devolvió un billete de 1 USD y dijo:
    —Gracias, que tengas un buen día.
    Le ofrecí varias opciones para resolver el problema, pero él respondió sinceramente que estaba bien, que no se haría más pobre por esos 0,50 USD. Fue un caso raro en el que fue un taxista el que me dejó una propina y no al revés. Parecería que el asunto se reducía a unos míseros 0,50 USD, ¡pero los nervios ahorrados y el buen ánimo no se pueden comprar ni por mil! © DobroFix / Pikabu

  • Subió una pasajera y enseguida pidió un cargador:
    —¿Tienes un cargador para Samsung?
    —¿USB-C?
    —¿Qué USB-C? ¡Samsung! —y me pasó el teléfono.
    Miré el conector y dije:
    —Tienes mucha suerte, tengo un cargador para tu Samsung.
    La pasajera comenzó a murmurar algo con disgusto, se escuchaban frases como “conductor estúpido”, “le dan el puesto a cualquiera” y cosas por el estilo. Y entonces dije:
    —Es la primera vez que me piden un cargador de Samsung, por lo general a mi auto suben pasajeros que usan el iPhone 12.
    La pasajera se calló pensativamente. © Jermontaz / Pikabu

  • ¡Estoy encantada con los taxistas georgianos! Llamamos un taxi en Tiflis desde un restaurante por la noche. El viaje hasta el hotel costaba €4. El taxista se ofreció a mostrarnos la ciudad nocturna. Le preguntamos por el precio y nos dijo que no lo ofendiéramos. Nos llevó de paseo por unos 40 minutos, contándonos de manera muy interesante la historia de la ciudad. No aceptó el dinero. Dijo que éramos sus invitados. © Stella Voldmane / Facebook

  • Recuerdo un viaje agradable. Un conductor con un nombre inusual, Teofan, bajó del auto, me abrió la puerta y me ayudó a subir. Era un hombre muy atractivo. En el auto sonaba música de rock. Estaba agradablemente sorprendida. Lo felicité por la música y floreció. Empezamos a hablar. ¡No había experimentado tanto placer al comunicarme sobre los temas que me resultan interesantes durante mucho tiempo! Teníamos muchos gustos similares, y no solo en la música. Tras unos minutos de charla, uno de nosotros ya podía comenzar una frase y el otro la terminaba. Como si hubiéramos sido amigos cercanos durante muchos años. Cerca de mi casa charlamos un poco más y nos despedimos muy contentos el uno con el otro. Este chico me devolvió la fe en los taxistas. © Yelena Cherkesova / Facebook

  • Una vez me subí a un taxi y el conductor era un chico muy joven. ¡Resultó que era su segundo día trabajando y había sacado su licencia de conducir poco tiempo antes! Y yo misma solo llevaba seis meses manejando y, por lo tanto, resulté ser una copiloto ideal: le avisaba dónde cambiar de carril, dónde “casi llega un obstáculo desde la derecha”. Llegamos y él dijo: “¿No podrías viajar conmigo por un par de días si te pago? ¡Contigo no tengo miedo!”. © Svetlana Danilova / Facebook

  • Recordaré toda mi vida a un taxista que, en una situación de vida muy difícil para mí, me llevó a última hora de la noche a un pueblo suburbano, donde vivía mi amiga. Tenía poco dinero y nadie quería llevarme hasta el pueblo, me pedían doble tarifa. Hice un gesto carente de esperanza con la mano a otro taxi que pasaba. “¡Vamos, sube!”, dijo el conductor sonriente. Le dije: “¿Entendiste bien? ¡Voy afuera de la ciudad!”. “Sí, te entendí”. En el camino nos pusimos a hablar. Era un taxista increíblemente positivo, amable y servicial el que se había cruzado en mi camino. No solo me llevó, sino que también me apoyó moralmente. Todavía lo recuerdo. © Natalia Ostrovskaya / Facebook

  • Me hice un maquillaje tatuado en los ojos. Salí del salón y subí a un taxi. Era verano, yo llevaba unos grandes lentes negros. El conductor contaba casos graciosos, yo me reía y luego me di cuenta de que él se puso pálido, dejó de hablar y me miró con extrañeza. Después de una larga pausa, dijo: “Señorita, tiene una lágrima roja bajando por la mejilla, como en una película de terror”. Tomé una servilleta, me limpié y le dije que todo estaba bien, que venía de un salón de belleza. Pero la conversación ya no se reanudó, y él me siguió mirando periódicamente con horror. © Cata Rubtsova / Facebook

  • Viajé con mi hijo a Bangkok, aterrizamos por la noche, el aeropuerto estaba casi vacío, no había taxis en la calle. Y me habían dicho alguna vez que hay una parada de taxis en cualquier aeropuerto. Encontré una, le di a la empleada una copia de la reserva del hotel y le mostré con gestos que yo no entendía inglés. La chica asintió y me mostró un monto en la calculadora. La cantidad me pareció exagerada, pero era tarde, estábamos cansados ​​y acepté. Pronto apareció un sujeto con una especie de uniforme negro, agarró nuestro equipaje y casi corrió hacia la salida. Lo seguimos. Salí corriendo a la calle, y vi que el hombre ponía mis cosas en una limusina blanca. Entonces me di cuenta de por qué el precio era tan caro. Y bueno, subimos a una autopista paga, y viajamos con aire acondicionado, mirando en un gran monitor un canal de música. © Pavel Makhutov / Facebook

  • Una vez, tomé un taxi para ir al trabajo. El conductor, sin abrir las ventanillas, me hizo señas con la mano para que guardara silencio y me indicó que me sentara. Pensé que era extraño, pero tenía prisa, así que me senté en el asiento de atrás. Y entonces vi que en su asiento de acompañante, en una sillita rosa, con una manta rosa, estaba durmiendo una pequeña bebé, de unos 3 a 5 meses de edad. El conductor se disculpó en voz muy baja, dijo que no había encontrado a nadie con quien dejarla, así que ahora “paseaba” con él. © Anna Geller-Gorbashov / Facebook

  • Llevé a mi hija al Campeonato Mundial de Karate, que fue en Manchester. El taxista nos dejó cerca del hotel y se fue con una maleta. Y allí estaba el uniforme para la competencia, y otras cosas también. El conductor regresó 10 minutos más tarde. Y luego mi hija ganó la medalla de plata. © Alena Alena / Facebook

  • Trabajo en un taxi. Estaba estacionada cerca de un club, dos chicos saltaron al auto y gritaron: “¡Ve tras ese auto!”. Bueno, seguí el auto que señalaron. En el camino me contaron que uno de ellos se enamoró en ese club de una chica a primera vista, pero su amiga se la llevó y él no tuvo tiempo de pedirle su número de teléfono. Me sentí como en una película de espías: persecuciones, vigilancia. Seguimos el auto hasta la casa de la chica. El joven se bajó, habló con ella y todos nos fuimos a casa. Un año después, me crucé con el amigo de ese chico. Me dijo que ellos ahora estaban casados ​​y que esperaban un hijo. © Oídoporahí / Indeer

  • Tengo un parque forestal al otro lado de la calle de mi casa. Estaba viajando en taxi a las 2 de la mañana. Ya casi había llegado a casa, solo quedaba girar hacia la entrada, cuando el conductor detuvo el automóvil repentinamente y salió corriendo. Quedé en shock. No sabía qué hacer. Y él regresó con un erizo en las manos. Resulta que el erizo estaba cruzando la calle corriendo. © Ekaterina Shpak / Facebook

  • Nos mudamos a otra zona de la ciudad. Pero no cambiamos el kínder de mi hijo. Por la mañana tenemos que tomar un taxi para llegar al jardín de infantes, porque los autobuses a esa hora están muy llenos. Un día, después del Año Nuevo, estábamos yendo al kínder otra vez. Llamamos un taxi. Me senté con mi hijo en el asiento trasero, y el conductor, con las palabras “¿De quién es este auto?”, ¡le extendió a mi hijo un juguete! Lo miré y me di cuenta de que era el mismo carrito que unos meses antes buscamos histéricamente por todas partes. ¿Qué puedo decir? ¡Conmoción, aliento contenido y un mar de emociones positivas durante todo el día! © Irina Karpus Kriganutsa / Facebook

  • Vivimos lejos de la estación de tren, a unos 160 km. Estábamos yendo a casa en taxi. El conductor encendió la música, pero era un género que no me gustaba y le pedí que la apagara. Él quedó perplejo:
    —Pero no tengo otra cosa...
    —Mejor canta tú mismo.
    El señor estaba encantado:
    —¿De verdad puedo? Siempre canto cuando conduzco solo.
    Y cantó durante dos horas. Buen barítono. Repertorio original: romances antiguos. Dijo que estudiaba la letra de las canciones especialmente. Todavía trabajaba como vigilante en alguna parte. Y cantaba allí para no quedarse dormido. © Marina Maksimova / Facebook

¿Sueles tomar un taxi? ¿Hubo algún viaje que recuerdes especialmente?

Imagen de portada Katya Rubtsova / Facebook
Compartir este artículo