Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

“Las personas más tristes siempre hacen todo lo posible para hacer felices a los demás”. 15 lecciones de Robin Williams

Perdimos a Robin Williams en 2014, y esta herida nunca sanará. Pero lo que nunca olvidaremos es su talento, su ingenio y su sentido del humor, y la gran cantidad de personajes inolvidables que retrató en sus películas.

En Genial.guru, nunca dejaremos de admirar a Robin Williams y su ingenio, y hoy queremos recordar algunas preciosas lecciones de vida de nuestro actor y sus personajes de películas.

1. Elige a las personas adecuadas

“Solía ​​pensar que lo peor de la vida era terminar solo. No lo es. Lo peor de la vida es terminar con personas que te hacen sentir solo”.

2. Aprende a ver lo que se esconde detrás de la sonrisa de alguien

“Creo que las personas más tristes siempre hacen todo lo posible para hacer felices a los demás, porque saben lo que es sentirse absolutamente inútil y no quieren que nadie más se sienta así”.

3. Hay una preciosa lección de vida detrás de cualquier contratiempo

“Tendrás malos momentos, pero siempre te despertarán a las cosas a las que no estabas prestando atención”.

— Robin Williams como Sean Maguire en En busca del destino

4. Escucha primero a tu propio crítico

“Es difícil cuando lees un artículo que dice cosas malas sobre ti. Es como si alguien estuviera clavando un cuchillo en tu corazón. Pero soy el crítico más duro de mi trabajo”.

5. Deja de preocuparte

“Por favor, no te preocupes tanto. Porque al final, ninguno de nosotros tiene mucho tiempo en esta Tierra. La vida es fugaz. Y si alguna vez estás angustiado, mira al cielo de verano cuando las estrellas se encuentren en la noche aterciopelada”.

— Robin Williams como Jack Powell en Jack

6. La vida comienza cuando cumples 50 años

“Tuve mi crisis de mediana edad cuando tenía unos 30 años, así que terminé con eso. Pero cuando llegué a 50, fue como, esto es genial. Se siente como el mejor momento de tu vida, literalmente. Las cosas van bien y has llegado al punto en que ya no es una lucha”.

7. A veces, la decisión correcta vale cien errores

“Lo que está bien es lo que queda aunque hagas todo lo demás mal”.

8. No te arrepientas de tus elecciones

“A veces, por cosas que hice, películas que no salieron muy bien, digo: ’¿Por qué hiciste esto?’. Pero al final, no puedo arrepentirme de esto, porque conocí gente increíble. Siempre hubo algo que valió la pena”.

9. Nadie es perfecto, pero podemos ser perfectos el uno para el otro

No eres perfecto, amigo, y déjame ahorrarte el suspenso: esa chica que has conocido, tampoco es perfecta. Pero la pregunta es si son o no perfectos el uno para el otro.

— Robin Williams como Sean Maguire en Good Will Hunting

10. No tengas miedo de tomar un descanso y recargar las baterías

“Tienes la idea de que es mejor seguir trabajando siempre, de lo contrario, la gente te olvidará. Y eso es peligroso. Y luego te das cuenta de que no, en realidad, si me tomo un descanso, las personas podrían estar más interesadas en mí”.

11. Entrena tu imaginación

“La imaginación funciona por sí sola. Crecí como hijo único, por lo que la imaginación era una necesidad, como un mecanismo de supervivencia”.

12. Aprecia lo que es realmente importante

“No sé cuánto valor tengo en este universo, pero sí sé que he hecho a algunas personas más felices de lo que habrían sido sin mí, y mientras lo sepa, soy tan rico como necesito ser”.

13. Nunca dejes de aprender

“Todavía hay mucho que aprender y siempre hay cosas geniales por ahí. Incluso los errores pueden ser maravillosos”.

14. Habla más, envía menos mensajes de texto

“¿Tuits? Esa cosa mata la conversación. Y la gente tomando fotos con su teléfono o grabándote, a veces disimuladamente, es espeluznante. Vienen y empiezan a hablar contigo, y puedes alcanzar a ver la luz roja en su teléfono”.

15. Aprecia lo que te hace ser quien eres

“Solo tienes una pequeña chispa de locura. No debes perderla”.

¿Cuál de estas lecciones de vida de Robin Williams te conmovió más? ¿Cuál de sus roles es tu favorito y por qué?