Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Un médico forense contó sobre su trabajo y dio varios consejos para no terminar en su mesa

8-77
11k

El trabajo de un médico forense se incluye tradicionalmente en la lista de las actividades más espeluznantes del mundo, y la opinión generalizada sobre este oficio se basa en cuentos y estereotipos de cine. Sabemos poco sobre esta profesión, porque no queremos ni pensar en la muerte. Sin embargo, por muy paradójico que suene, la muerte es parte de la vida.

Genial.guru entrevistó a un médico forense con 30 años de experiencia. Alexey Kupryushin fue jefe de una morgue forense durante 20 años. Actualmente combina el trabajo de un médico forense y un patólogo, también se ocupa del examen médico forense privado. Recientemente, Alexey creó su blog donde asegura que su trabajo es “animado e interesante”. Y no podemos estar más de acuerdo con él.

Acerca de la elección de profesión

  • La razón principal por la que me convertí en un médico forense es el interés en la investigación. Es como una droga. Sin ella, la vida se vuelve aburrida. ¿Cuál es mi interés? Nadie sabe cómo funciona el organismo de una persona en particular. ¿Qué hay detrás de la apariencia, la piel y los huesos? Sólo un médico forense lo sabe. A menudo solo él sabe encontrar la causa del fallecimiento de una persona.
  • A veces las personas que no pueden trabajar como médicos habituales se convierten en médicos forenses. Por ejemplo, yo mismo nunca podría trabajar de cirujano. Interferir en el cuerpo vivo para mí es inaceptable. Lo máximo que puedo hacer para una persona viva es ponerle una inyección.
  • Los médicos forenses y los patólogos a menudo se confunden, pero no son lo mismo. Anatomía patológica y examen forense son diferentes especialidades. Pero tienen mucho en común. El objeto general de estudio es un cadáver, usan la misma técnica de autopsia. Las diferencias están solo en los detalles. Tienen muchas tareas comunes, pero los objetivos son diferentes. Los patólogos contribuyen al proceso terapéutico y diagnóstico. Los forenses contribuyen a la justicia.
  • Es muy difícil de encontrar a camilleros que quieran trabajar en la morgue. Muchas personas no aguantan más de un mes a pesar de un salario estable y bastante alto. Una vez no lográbamos encontrar un camillero durante un mes entero. Mi esposa (es una patóloga) iba en el taxi conversando con el conductor. Por lo visto, todo lo que contó sobre su trabajo era tan interesante, que el taxista quiso intentarlo. Para trabajar de camillero en la morgue no se requiere la formación médica, se capacitan en el lugar de trabajo. El taxista vino y se quedó. Todavía sigue trabajando.

Acerca del trabajo diario

  • Aproximadamente 300–400 cuerpos al año estudia un médico forense en una ciudad de más de un millón de habitantes. A veces son 500 autopsias. Es mucho: la tasa recomendada es de solo 100. No hay suficientes médicos forenses, los estudiantes de medicina no están ansiosos por trabajar en la morgue.
  • El experto forense pasa más tiempo en la oficina que en la sala de autopsias. El estudio de un cadáver no es la forma única ni la más completa de obtener información. En mi práctica, hubo casos en que el estudio duró varias horas, y su análisis y formulación de conclusiones, algunos días.
  • Un buen sentido del olfato le da al médico forense algunas ventajas cuando es necesario revelar con que fue envenenada una persona. Durante el estudio, sientes diferentes olores. En caso de envenenamiento con amoníaco persiste el olor a ácido carbólico y amoníaco, con dicloroetano se nota el olor a hongos secos, con ácido cianhídrico o nitrobenceno huele a almendra amarga, con alcohol amílico huele a aceite de fusel, el alcohol de butilo huele a fruta, y clorofos o karbofos tienen olor a ajo.
  • En mi primera morgue durante muchos años trabajó como asistente una mujer llamada Anna. Ya era mayor cuando empecé mi carrera. Solía llevar un pañuelo y calzaba botas de fieltro, tenía la nariz en forma de gancho, las manos enormes y me recordaba a una bruja de cuentos de hadas. Nosotros, los jóvenes expertos, a menudo la llamábamos para oler el cadáver. Ella acercaba su nariz al cuerpo y en voz baja y ronca pronunciaba solemnemente: “acetona” o “líquido técnico”.
  • Muy a menudo, tenemos las visitas de los clarividentes que vienen a pedir el agua con la que fueron lavados los cuerpos. Creo que la necesitan para hacer sus hechizos. Los asistentes suelen darles el agua del grifo. También se solicitan las cuerdas quitadas del cuello de las personas ahorcadas, ropa de cama y objetos personales de los fallecidos.
  • A veces nuestro trabajo puede ser mortal. Nunca sabes lo que puedes encontrar durante el estudio. Ha habido casos cuando los forenses, camilleros y asistentes se infectaron de tuberculosis. Además de peste, cólera, ántrax, etc.

Acerca de las muertes que eran posibles de evitar

  • Creo que a partir de la escuela secundaria, deben enseñarse los conceptos básicos de la salud humana. Las personas de entre 15 y 20 años deben saber cuándo están sanas y cuándo no lo están. Si hay síntomas que nunca han ocurrido antes, o si te duele algo y el dolor no se desaparece, debes acudir al médico. En ningún caso debemos soportar y esperar que pase por sí solo. Por supuesto, si no quieres que digan: “¡Qué hombre más fuerte! ¡Estaba enfermo, pero no se lo dijo a nadie!”
  • En la mayoría de las ocasiones, el asesino invisible “suave” es la presión arterial alta. Muchos jóvenes creen que hay que ser tonto para medir la tensión a una edad temprana. A lo que yo diría: “¡Precisamente los tontos no la miden!” Si te duele un poco la cabeza, tomas una pastilla para aliviar el dolor. O tal vez ni siquiera la tomas ya que el dolor no es fuerte. Y así duras unos cuantos años. A lo largo de los años, se disminuye la elasticidad de la pared arterial, incluso en el cerebro. Y el siguiente aumento de tensión lleva a la ruptura. El resultado es la hemorragia intracerebral y la muerte.
  • Una vez estudié el cadáver de una estudiante. Ella murió de repente estando de pie junto a la ventana. Dos semanas antes del triste evento, la chica sufrió una infección viral respiratoria sin guardar cama. Se recuperó, pero seguía teniendo algunas dolencias insignificantes, una leve falta de aliento y hormigueo en el pecho. Le molestaban las síntomas pero no consultó a su médico, pero debería haberlo hecho. La miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) fue una complicación de ARVI.
  • Trabajando con una fuente de peligro mayor, por ejemplo, con corriente eléctrica, siempre debes observar las precauciones de seguridad. La gente suele abordar este asunto con poca seriedad.
  • En el caso de incendio, no busque dinero, joyas y papeles; lo volverás a ganar, tendrás la oportunidad de comprar las joyas nuevas y vas a recuperar tus papeles. Sálvate y salva a los demás. Para la formación de una quemadura solo hace falta un momento. Además, durante un incendio, se libera muy rápidamente el monóxido de carbono. Se produce tanto que, después de tomar algunas respiraciones, una persona pierde el conocimiento, muere y luego se quema.
  • La playa y el alcohol son una combinación peligrosa. Un montón de ahogamientos ocurre a causa de embriaguez. El sobreenfriamiento muy rápido puede jugar un papel letal. Los vasos dilatados de la piel se reducen considerablemente. El corazón tiene que bombear una mayor cantidad de sangre y no puede hacer frente a esta tarea. El hombre pierde la conciencia. En la tierra, puede recuperar la consciencia en un rato, pero en el agua los pulmones se llenan rápidamente de líquido y la persona muere.
  • Varias veces tuve que estudiar los cadáveres de los conductores que murieron en la ciudad a causa de una colisión con un obstáculo a baja velocidad, unos 40 km/h. La muerte fue instantáneamente a causa del daño causado al corazón. En el momento del impacto, estaba lleno de sangre. Esta fase del corazón se llama diástole. Debido al impacto hidrodinámico la sangre reventó el corazón. Si el cinturón de seguridad estuviera abrochado, el impacto no sería tan fuerte. Se fracturarían algunas costillas y nada más.
  • A alta velocidad, la sensación de estar protegido por partes metálicas de automóviles es imaginaria. Al impactar, la cabina se deforma como una caja de cartón cuando la pisas con el pie. Por lo tanto, cuando vas a una velocidad extrema, es correcto imaginar que la carrocería está hecha de cartón.
  • Durante una pelea, las personas suelen dirigir sus puñetazos en la cabeza del rival. Por lo general las consecuencias no son muy graves, a excepción de las contusiones en la cara. Pero trabajo en la morgue y solo veo muertes. Cualquiera que golpeó a otra persona en la cabeza no pensó que su puñetazo podría provocar hemorragias y edema cerebral. Lo más probable es que no lo quería. Y debería pensarlo dos veces antes de meterse en la pelea. Una persona permanecería viva, la otra sería libre.
  • En la actualidad hay un montón de programas médicos educativos en la televisión, muchísimos folletos de primeros auxilios. Toda la información acerca de este tema está disponible en Internet y YouTube. ¿Pero quién sabe hacer correctamente un masaje cardíaco externo? Para devolver a una persona a la vida, no para acabar con ella.

Acerca de la deformación profesional

  • Al principio, cuando comencé a trabajar como médico forense, no podía parar de imaginar lo que había dentro de otras personas. Viendo una chica hermosa en el autobús me imaginaba cómo se veían sus órganos internos. Después de algún tiempo se me ha pasado.
  • Mi esposa y yo nos conocimos en la morgue. Aquel día se produjo un terrible accidente en la autopista de la ciudad y trabajé en modo de emergencia. Ella era doctora y tuvo que asistir a la autopsia de su paciente. Así que nos conocimos. Nuestra primera Nochevieja la celebramos en la morgue estando de servicio. Luego mi esposa se convirtió en patóloga y, por supuesto, en casa a menudo conversamos sobre nuestro trabajo.
  • Una vez estaba acostado en el césped mirando las nubes en el cielo. De momento, entendí que me recordaban algo. Entonces, recordé: si cortas la pared del corazón a lo largo, en paralelo a la superficie frontal o posterior, la marca después del infarto de miocardio se verá igual. Solo en lugar del cielo azul, se ve un músculo del corazón rojo marrón en los bordes del área blanquecina. Se llama cardiosclerosis postinfarto.

Acerca de los estereotipos

  • En la morgue hay muchos cuentos sobre la revitalización de personas fallecidas, pero presencié solo dos de estos casos. En ambas ocasiones se trataba de un coma alcohólico. Los alcohólicos fueron colocados en un refrigerador, donde más tarde se despertaron, y luego, habiéndose recuperado la sobriedad, se fueron de la morgue con sus propios pies.
  • No es cierto que seamos muy cínicos. No somos más cínicos que otros médicos.
  • ¡No hay muerte por vejez! Hay muerte de un anciano por enfermedad.
  • Más de una vez tuve que escuchar la opinión de que nuestro trabajo, comparado con el trabajo de los cirujanos, no es tan responsable y duro: no importa el error que cometas, no hará daño a la persona. A la persona que estás estudiando no, pero puedes dañar a otra persona. Pueden encarcelar a un inocente o no condenar al delincuente. El destino de muchas personas depende de mi trabajo.
  • Probablemente, has oído hablar sobre el hecho de que el personal de la morgue suele cenar en la mesa de autopsia. Bueno, no tiene nada que ver con la realidad, no conozco ni a los expertos ni a los asistentes que lo hagan, aunque es más limpia que la mesa normal, se limpia a fondo después de cada examen, incluso con una solución desinfectante. Pero a veces tuve que terminar de masticar la comida en la sala de autopsia cuando otros médicos forenses me pidieron una consulta a la hora de mi almuerzo. A veces tuvimos que celebrar las fiestas en la morgue, pero nunca en la sala de autopsia.

Tal vez después de leer este artículo vas a cambiar tu opinión sobre el trabajo de los médicos forenses. ¿Te gustaría recibir más información de primera mano sobre otras profesiones inusuales?

8-77
11k
Compartir este artículo