Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Personas que quedaron atrapadas en un aeropuerto durante mucho tiempo (y algunas todavía viven allí)

Probablemente todos, al menos una vez en su vida, pasaron en el aeropuerto más tiempo del planeado. Alguien tal vez tuvo un vuelo retrasado o un incómodo y largo trasbordo durante la noche, o simplemente no llegó a tiempo para abordar el avión y debió esperar el siguiente vuelo. Pero hay personas con un destino más difícil que se vieron obligadas a vivir en un aeropuerto durante varios meses, a veces décadas, y algunos de ellos continúan en la zona de tránsito, sin poder salir, hasta el día de hoy.

Genial.guru encontró algunas historias reales de personas de diferentes partes del mundo que, como el personaje de Tom Hanks de la película “La terminal”, terminaron encerrados en un aeropuerto a causa de diversas circunstancias.

1. Mehran Nasseri: el refugiado iraní más famoso que inspiró a Spielberg

El destino de Mehran Nasseri formó la base de la película “La terminal”, filmada por Spielberg. Nasseri vivió en el aeropuerto Charles de Gaulle de París durante 18 años, desde el 26 de agosto de 1988 hasta julio de 2006.

La verdadera historia de Mehran es muy diferente de la adaptación cinematográfica de Hollywood. En 1977 fue expulsado de Irán por participar en protestas contra el gobierno. Después de eso, Nasseri buscó asilo político en países europeos y recibió refugio en Bélgica.

Pero como la madre de Mehran era una súbdita británica, decidió mudarse a Glasgow. En el camino, perdió el maletín con todos sus documentos, y ya en el Aeropuerto de Londres-Heathrow, cuando intentó pasar por el control de pasaportes, fue enviado de regreso al aeropuerto Charles de Gaulle.

Tanto Francia como Bélgica le ofrecieron a Nasseri un permiso de residencia, pero Mehran se negó a firmar los documentos, ya que en los mismos se indicaba que era iraní (y él quería ser reconocido como británico). La estadía de Nasseri en el aeropuerto terminó en julio de 2006, cuando fue hospitalizado. Después de ser dado de alta del hospital, se le ofreció un lugar en un asentamiento de refugiados en París, donde finalmente aceptó quedarse.

2. Denis Luiz de Souza entró a un aeropuerto siendo un joven de 16 años y lleva 19 años sin salir de él

Denis Luiz de Souza lleva sin salir del aeropuerto internacional de Sao Paulo desde hace casi 20 años. Se vio obligado a mudarse allí debido a un conflicto con su madrastra. No planea abandonar Brasil ni irse a ningún lugar y está bastante satisfecho con su actual lugar de residencia. Hoy Denis tiene 35 años, sigue viviendo entre las paredes del aeropuerto y no quiere saber qué está pasando fuera de él.

3. Sanjay Shah: un hombre que no podía volar a ninguna parte, ya que él mismo rechazó su ciudadanía

En 2004, se le negó la entrada al Reino Unido al keniano Sanjay Shah, cuando llegó con un pasaporte británico para extranjeros que no le daba derecho a emigrar al Reino Unido.

Antes de viajar a Europa, rechazó su ciudadanía keniana, por lo que, básicamente, Shah se volvió apátrida, lo que tampoco le permitiría regresar a su país de origen. Sanjay tuvo que vivir en el Aeropuerto Internacional de Nairobi durante 437 días, moviéndose entre los salones de salida y los mostradores de inmigración. Se lavaba en los baños del aeropuerto y comía la comida que le daban las personas que trabajaban en los restaurantes del aeropuerto.

Gracias a la gran atención de los medios de comunicación y al apoyo del público, Shah obtuvo la ciudadanía del Reino Unido, donde ahora vive con su familia.

4. Tetsuya Abo: un periodista japonés que no quería volver a casa y soñaba con quedarse en Rusia para siempre

Tetsuya Abo afirmaba que era un periodista perseguido por haber criticado la situación de la libertad de expresión en Japón. Por lo tanto, Abo se negó a volar de Rusia de regreso a su tierra natal. Llegó a Moscú el 1 de mayo de 2015 y debía volar de regreso el 29 de mayo, pero en lugar de abordar el avión, se instaló en una esquina entre las puertas de embarque y vivió en el aeropuerto de Sheremetyevo durante 185 días hasta que finalmente fue enviado de regreso a casa.

Esperaba obtener la ciudadanía rusa, sin embargo, según los abogados, la concesión de un asilo político era imposible para él, ya que no había pruebas directas de que fuera perseguido en su país de origen.

5. Mohammed Al-Bahish volaba a ver a su mujer amada a Kazajstán, pero quedó atrapado en un aeropuerto durante 3 meses

En 2013, el refugiado palestino Mohammed Al-Bahish volaba a Kazajstán, donde lo esperaba su novia embarazada, con quien planeaba casarse. Pero la pareja no tuvo la oportunidad de celebrar una boda debido a problemas con los documentos de Mohammed.

Mohammed decidió volar desde Kazajstán a Turquía con la esperanza de extender su visa kazaja allí, pero en la frontera turca lo enviaron de regreso a Kazajstán, donde tampoco lo dejaron salir del aeropuerto, ya que no tenía una visa válida. Podría haber regresado a su tierra natal, Palestina, pero Israel no le permitía entrar a los territorios palestinos.

Mohammed tuvo que quedarse en el aeropuerto durante 150 días, hasta que finalmente se le permitió ir a un centro de tránsito de refugiados en Timisoara, Rumania, y más tarde pudo obtener asilo en Finlandia.

6. Hassan al-Kontar eligió vivir en la zona de tránsito de una terminal en lugar de ir a la guerra

Hassan al-Kontar trabajaba en Dubai cuando, en 2011, en Siria comenzó la guerra. Sabiendo que tendría que ir a luchar si regresaba a casa, Kontar permaneció en los EAU aún después de que expirara su visa de trabajo, pero finalmente en marzo de 2018 fue deportado a Malasia. Cuando se le negó la entrada a Camboya, Malasia, Turquía y Ecuador, Kontar se quedó en la zona de tránsito del aeropuerto de Kuala Lumpur. Durante 208 días durmió debajo de las escaleras, se aseó en el baño para los discapacitados y comió la comida donada por otros pasajeros.

La historia del sirio atrapado en el aeropuerto de Malasia fue ampliamente cubierta por los periodistas y atrajo la atención de personas de todo el mundo. Hassan considera su salvadora a Laurie Cooper, una consultora de relaciones con los medios de la ciudad canadiense Whistler, quien, junto con varios amigos, organizó su reubicación a Canadá. Hoy, Kontar vive en una pequeña ciudad al norte de Vancouver, junto con Cooper, su familia y sus mascotas.

7. Hiroshi Nohara, el japonés que se cree que todavía vive en el patio de comidas de un aeropuerto mexicano

Hiroshi Nohara voló a la Ciudad de México en septiembre de 2008 y pasó los siguientes 117 días en el patio de comidas en la primera terminal del Aeropuerto Internacional Benito Juárez. Su permanencia allí hizo de Hiroshi una celebridad local, y los programas de noticias mexicanos hablaban regularmente sobre su vida, aunque el japonés no revelaba las razones exactas de su presencia en la terminal.

Nohara salió del aeropuerto el 31 de diciembre de 2008, acompañado de una mujer desconocida que le ofreció pasar la noche en su departamento en la Ciudad de México. En 2009, los medios locales informaron que Nohara regresó al edificio de la terminal después de unos días con tres bolsas de plástico, ropa nueva y mantas. Hoy en día, el destino del japonés es desconocido, ya que no se lo volvió a ver en el aeropuerto durante los últimos 5 años.

8. Feng Zhenghu, el activista de derechos humanos chino a quien se le prohibió regresar a casa

En noviembre de 2009, el escritor y luchador por los derechos y libertades civiles chino, Feng Zhenghu, fue a visitar a su hermana a Japón. Pero cuando volaba de regreso a Shanghai, en la frontera se le negó la entrada a China, y Feng fue enviado de regreso a Tokio. De esta manera, el gobierno chino quería deshacerse del molesto activista, pero Feng no quiso quedarse en Japón y decidió esperar en el aeropuerto hasta que se le permitiera regresar a casa. Hizo 8 intentos de volar de Tokio a Shanghai, pero cada vez fue enviado de vuelta.

Feng pasó en el aeropuerto 86 días, tratando de llamar la atención de los medios de comunicación mundiales sobre su problema. Todos los días llevaba una camiseta con la inscripción “A un ciudadano de China se le negó la entrada a China 8 veces”, para que la mayor cantidad posible de personas supieran sobre su situación. En febrero de 2010, en la víspera del Año Nuevo chino, finalmente se le permitió regresar a su ciudad natal para poder celebrar las vacaciones con su familia. Pero inmediatamente después de regresar a Shanghai, fue puesto bajo arresto domiciliario.

9. Eissa Muhamad, el nigeriano que fue expulsado de su país y no se le permite ingresar a ningún otro

El nigeriano Eissa Muhamad había estado viviendo ilegalmente en Israel durante 8 años, pero hace poco fue capturado y enviado de regreso a su país de origen. Sin embargo, los funcionarios de la aduana de Nigeria se negaron a dejarlo entrar, alegando que los documentos de viaje temporales que se le entregaron en Israel eran falsos. Se encuentra en el aeropuerto etíope de Adís Abeba desde noviembre de 2018 y no puede abandonarlo hasta el día de hoy, ya que ni Israel ni Nigeria pueden permitir su ingreso al país.

10. Edward Snowden, un ex oficial de la CIA que huyó de los Estados Unidos a Rusia

El ex oficial de la CIA, sobre el que se hicieron varias películas y series, se hizo famoso en todo el mundo en verano de 2013, cuando entregó a los medios información altamente clasificada sobre la vigilancia masiva de los servicios de inteligencia estadounidenses. Pronto Snowden fue acusado de espionaje y puesto en la lista de buscados internacionales.

Logró escapar de los EE. UU., primero a Hong Kong y luego a Rusia, donde permaneció 39 días en la zona de tránsito del Aeropuerto Internacional de Moscú-Sheremétievo. Planeaba volar a Ecuador, donde quería buscar asilo político. Pero los estadounidenses revocaron su pasaporte rápidamente, y ya no tenía documentos válidos para despegar del territorio de Rusia.

El 1 de agosto de 2013, Snowden recibió asilo temporal en Rusia, donde vive hasta el día de hoy, pero su ubicación exacta no ha sido revelada por razones de seguridad.

¿Cuánto tiempo duró tu trasbordo más largo en un aeropuerto? ¿Alguna vez has tenido que pasar la noche en una terminal?

Compartir este artículo