14 Historias de personas cuya codicia ha cruzado todos los límites

El ahorro y el buen manejo del presupuesto son cualidades importantes si quieres lograr el bienestar material. Sin embargo, es importante no irse al extremo, ya que un ahorro excesivo puede llevar al hecho de que todo el Internet se ría de ti.

Genial.guru encontró en la web algunas historias sobre personas avaras que ni siquiera sospechan que se están comportando, cuanto menos, de una manera extraña.

  • Mi hermana menor trabaja como diseñadora y es aficionada a la fotografía. Una vez, le sacó fotos a una amiga bloguera y no se las cobró. Hizo la sesión de fotos, procesó las fotos, se las envió y le preguntó a la bloguera si podía agregarle a la publicación de las fotos un enlace a ella como la fotógrafa. La bloguera dijo que sí podía y que, como ellas eran amigos, solo le costaría a mi hermana unos 70 USD. © ZhoraLiberman / pikabu

  • Mi mamá murió cuando yo era muy pequeño. Todo el mundo le decía a mi papá que era imposible criar a un niño sin una madre y, un año después, una mujer y su hija, un poco más grande que yo, se mudaron con nosotros. En el departamento apareció un segundo refrigerador. Estaba atado con una cinta para evitar que alguien abriera la puerta. Una vez, la curiosidad infantil prevaleció. En el interior había fruta y una gran bolsa de bombones. Las golosinas eran para la hija de esta mujer. Se las comía cuando yo no la veía. No pude resistirme y me comí dos o tres dulces sin preguntar, por lo que luego me regañaron un poco. Luego de eso, papá llevó a la mujer con su hija a su casa. © vllv / pikabu

  • En el centro del distrito vivía una gran familia que tenía 8 hijos. Terminaron sus estudios y se fueron a vivir solos. Solo el más joven se quedó allí. Una vez al año, todos se reunían en el hogar paterno. El tiempo pasó, sus padres murieron uno tras otro. Después del funeral, comenzó la división de bienes. Se desataba una guerra por cada trapo. Una noche, después de otro escándalo, la casa de los padres se quemó. Resultó ser un incendio provocado. El más joven había bebido y había quemó la casa junto con todas las pertenencias. No sé cómo terminó. © serojaD25S / pikabu

  • Decidí comprar una bicicleta para mi hijo mayor. Fui a un sitio de clasificados, elegí una. Aunque el propietario afirmaba que solo había montado la bicicleta unas 10 veces, parecía desgastada. El precio: 130 USD. Le pregunté por cuánto la había comprado. El vendedor, sin pestañear, respondió: “En la tienda valía 185 USD, y la compré de oferta por unos 120 USD. Te estoy haciendo un descuento de 55 USD”. Difícil de refutar. © Im.Alex / pikabu

  • En nuestra empresa había un chico que era un avaro patológico. Una vez, nos invitó a un restaurante caro con motivo de su cumpleaños. Juntamos entre todos una cantidad decente de dinero. Al final de la noche, cuando todos se estaban yendo a casa, el cumpleañero nos alcanzó al grito de: “¿A dónde van? ¡Tienen que darme el resto!”. Resultó que había contado la cantidad del regalo y no coincidía con el monto que había gastado en el festejo. Y se sorprendió mucho cuando, un año después, ninguno de sus conocidos y amigos fue a su boda. © Donotworry1 / pikabu

  • Hasta hace poco una amiga era vendedora en un mercado. Frente a ella había un puesto de pan, en el que trabajaba una mujer que engañaba sin piedad a todos sus compradores, pesando mal la mercadería. Una vez, un hombre que pasaba por allí, de repente preguntó: “¿Quién dejó caer una cadena de oro?”. En el suelo realmente había una cadena. Aquella mujer salió disparada de su puesto gritando: “¡Es mía!”. Recoge la cadena y corrió de regreso a su puesto. La cadena resultó ser falsa. Pero el dinero de la mujer, que desapareció desde abajo de su mostrador mientras corría tras la cadena, era real. © Shutok.ru / pikabu

  • En nuestra oficina cambiaron la cerradura, había una llave común y los más de 20 empleados tenían que hacer su propia copia cada uno. Estaba por ir a una cerrajería, una colega me pidió que hiciera una llave para ella también. Cuando nos cruzamos le di su llave y dije: “Son 2,5 USD”. En respuesta, una mirada sorprendida y la exclamación: “Oh, pero si son centavos”. Volví a recordárselo durante el día: ella se indignó y huyó disgustada nuevamente. Los testigos del diálogo me preguntaron qué pasaba. Se los expliqué y fui envuelto por un mar de indignación: “Eres un hombre”, “Ella es una mujer”, “Los hombres ya no son los de antes”, y así sucesivamente. Les ofrecí juntar entre todos el dinero por ella, me declararon mezquino. © gp800 / pikabu

Un anuncio colgado en un centro de negocios:

“Por favor, no subirse con los pies al inodoro. No es un baño de antaño en un cubículo de madera.
También solicitamos que dejen de robar las bombillas... ¡Suerte en el negocio!”

  • Estaba en el autobús en el asiento que está de espaldas al conductor. Saqué dinero de mi billetera y dejé caer una moneda al piso. El chico sentado a mi lado se inclinó en silencio, tomó la moneda y se la dio a la mujer sentada enfrente. La señora le agradeció con seriedad y guardó tranquilamente mi moneda en su bolsillo. © RiaSkoosa / pikabu

  • En abril, hicimos reparaciones en la cocina y cambiamos los muebles. Los muebles de antes estaban en muy buen estado. Me daba pena tirarlos, así que llamé a mi vecino: “Sergio, ¿no necesitas unos muebles de cocina?”. Dijo que no. Le pedí que me ayudara a llevarlos hasta los contenedores de basura. Regresé a casa, miré por la ventana y vi a Sergio arrastrando de a partes los muebles “innecesarios” hasta su casa. Alexeich56 / pikabu

“¡Atención!

Para la persona que el 24 de enero tiró un televisor ORION:
regálame el control remoto, de cualquier manera ya no lo necesitas.
Tel...”

  • Me crié con mi padre y mi madrastra. Cuando era pequeña, una habitación de la casa siempre estaba cerrada con llave. Mi madrastra guardaba cosas deliciosas para sus propios hijos allí. Lo superé. Ahora estoy casada, tengo un hijo. El otro día encontré la siguiente escena: mi hijo, de 4 años, ¡estaba tirado en el suelo y miraba por la rendija de la puerta cómo mi madrastra le daba helado a sus nietos! © anybodyindark / pikabu

¿Entre tus amigos o conocidos hay personas avaras? Cuéntanos algún caso memorable de su vida.

Imagen de portada Morrigansir / pikabu
Compartir este artículo