Genial
Genial

15 Historias que hacen que la tristeza y la oscuridad abandonen el alma

Vecinos que apagan la música que estaba a todo volumen sin una sola palabra de objeción, personas que dicen palabras cálidas para hacer algo agradable por un completo extraño y transferencias de dinero inesperadas que no terminan en fraude, sino en una conversación cálida, no son fantasía, sino hechos de la vida real. Y demuestran que hay mucha más bondad en el mundo de lo que pensamos.

Las siguientes historias, que Genial.guru decidió publicar, se pueden leer en lugar de un relajante baño caliente por la noche: llenan el alma de un agradable calor y te ponen de buen humor.

  • Estaba en casa con mi bebé de un año enfermo. No podía ni alejarme de él ni salir. Me dolía la cabeza y, encima, los vecinos de abajo justo decidieron hacer una fiesta. La música estaba a todo volumen, se estaban divirtiendo. Y yo ni siquiera podía bajar: no podía alejarme del bebé. Les escribí una nota pidiéndoles que bajaran un poco la música y la bajé con una cuerda desde el balcón. La vieron e inmediatamente apagaron toda la música. Me escribieron una respuesta en la que se disculpaban mucho y me ofrecían ayuda, desde “quedarse con el bebé” hasta “ir a la farmacia”. Mantuvimos correspondencia de esta forma toda la noche. Fue muy agradable. © Tatiana Ganapolskaya / Facebook
  • Cuando era pequeña, a mi madre le regalaron boletos para ella y para mí para un viaje a la playa con 3 comidas al día incluidas. Llevamos el dinero justo con nosotras. El último día del viaje, el check-out era a las 12 del mediodía, y recién teníamos el viaje de regreso a las 5 de la mañana. Menos mal que nos permitieran dejar las maletas en el hotel hasta la noche. Salimos a caminar con mamá por la ciudad. Yo a veces pedía algo, mi madre me explicaba que todavía nos faltaba caminar durante mucho tiempo, y no había suficiente dinero. Por la noche sentí hambre. Mamá quiso comprar perritos calientes, y entonces resultó que le habían robado la billetera. La vendedora, cuando se enteró de esto, se limitó a mirarnos con desprecio. Avergonzadas, ya nos habíamos puesto en camino para recoger las maletas, cuando le pedí a mamá un último chapuzón en el mar. Y regresé con todo un paquete de monedas: recordé cómo habíamos tirado una moneda al mar y recogí un montón de ellas del fondo, porque otras personas también lo habían hecho. Nos alcanzó para comer. Y luego esperamos a que fueran las 5 de la mañana, y no me dormí. Fue el mejor amanecer. © Happygerl / Pikabu
  • Una vez, estábamos mirando un show stand-up. En la mesa de al lado estaba sentada una pareja encantadora, bastante presentable. El espectáculo terminó, se encendieron las luces y vimos a la camarera con pánico en los ojos. Resultó que nuestros vecinos se habían ido sin pagar. Sé lo que es perder todo el dinero de un turno sin tener la culpa. Te sientes ofendido, da rabia, la fe en la humanidad baja a cero. Los infractores no habían sido demasiado exigentes: la factura era solo de un poco más de 13 USD. Así que nos ofrecimos a pagar por ellos. La joven ni siquiera nos creyó al principio. Nunca había escuchado palabras de gratitud tan sinceras. © AlekseyKuz / Pikabu
  • Decidieron cerrar nuestra tienda, y ya no podíamos hacer devoluciones en efectivo, solo cambiar una mercadería por otra. Debido a esto, muchos compradores eran bastante groseros con nosotros. Un día, vino un hombre a devolver una maleta. La cambió por otras cosas, pero aún quedaban unos 14 USD a su favor. Ya me había preparado para otra discusión, y le dije que podía tomar más productos por esa cantidad. Él comenzó a tomar dulces, galletas y pasteles y a ponerlos sobre el mostrador. Solo le quedaban unos centavos a favor, pero no teníamos nada por ese monto, cosa que le dije. Y entonces él me asombró con su respuesta: “Creo que tendrás que trabajar duro para terminar todo esto”. Y se fue, dejándome con una enorme pila de comida gratis. © bacon_cake / Reddit

“¡Querido amigo o amiga! Este té está buscando un nuevo dueño. ¡Es afrutado! Lo compré por error, pensando que era negro. ¡Son 100 (o ya 98) bolsitas de té! Lo regalo gratis, porque no me gusta el té de frutas y no sé qué hacer con él. La persona que lo probó dijo que era delicioso. Amante del té, ¡aparece!”.

  • Me lo contó una amiga: en invierno se cayó al resbalarse sobre el hielo, se rompió el brazo y perdió el conocimiento. Cuando se despertó, vio el rostro de un hombre encima de ella, su bolso había desaparecido. Bueno, pensó, me quitaron el bolso mientras estaba inconsciente. Y el hombre dijo: “Señora, no tema, me quedaré con usted hasta que llegue la ambulancia. Y tengo su bolso, no perdió nada”. © Galina Smirnova / Facebook
  • Hace un par de meses, mi anciana madre recibió una pequeña cantidad en su tarjeta, apenas un poco más de 4 USD. Ya era tarde en la noche. La llamaron. Un hombre desde el otro extremo del país le dijo que había cometido un error al transferir el dinero y le pidió que se lo regresara. Mamá comenzó a explicarle que tenía que esperar hasta la mañana, ya que tenía un teléfono de botones. Tenía que ir al banco para hacerle la transferencia. Ella no podía dormir, así que charló con el hombre sobre esto y aquello. No sé de qué hablaron, pero al final él le dijo a mi mamá que se comprara algo sabroso con ese dinero. Y al día siguiente le envió otros 5 USD, la felicité. Le agradezco mucho que haya hecho sentir bien a una completa extraña© RabiGaGa / Pikabu
  • Cuando veo personas que tienen un trabajo físico duro y mal remunerado, le digo en voz alta a mi hija algo como esto: “Ahora la señora terminará de barrer, y la calle estará hermosa y limpia”, “Ahora el señor terminará de asfaltar el camino y se volverá bonito y podremos caminar aquí”, “El señor está cargando cajas pesadas y gracias a él podemos comprar pan fresco”, y así sucesivamente. Parece una nimiedad, pero a la gente siempre le anima mucho el hecho de que alguien vea y aprecie su trabajo. Y siempre aparecen sonrisas en sus rostros. © Oídoporahí / VK
  • Era invierno, había una tormenta de nieve. Iba a trabajar y luego noté por el rabillo del ojo que había un hombre en la esquina. Se había apoyado contra la pared y se había quedado parado así. Pasé y pensé: “Beben, y luego no pueden llegar a la casa”. Seguí mi camino. Y luego me vino una imagen a la mente: sus pies estaban cubiertos de nieve, hasta los tobillos, seguro. De repente comencé a preocuparme. Me di la vuelta y regresé:
    —Señor, ¿por qué está parado aquí a las 6:45 de la mañana? ¡Sus mis pies ya están cubiertos de nieve!
    Y él me dijo:
    —Hijo, llévame a casa, estoy perdido, soy ciego.
    Me extendió la mano y estaba completamente helada. Solo le habían faltado 50 metros para llegar a su casa. Al final resultó que había salido de su casa la noche anterior, y en el camino de regreso se había perdido, trató de encontrar su casa toda la noche. Lo llevé hasta la escalera, me pidió que pusiera su mano en la barandilla y me dijo que ahora ya podía seguir solo. Corrí a la parada del autobús y llegué justo a tiempo para tomar el mío. © MetodProb / Pikabu
  • Mi hijo tenía 16 años. Comencé a notar que estaba escondiendo algo, se encerraba en su habitación, llamaba a alguien y hablaba en susurros, y sacaba algo de la caja debajo de su ropa. Llegaban amigos y volvía a encerrarse en la habitación. Se reían a carcajadas, pero cuando yo me acercaba a la puerta, se callaban y escondían algo rápidamente. Ya no sabía qué pensar. Un día, él se fue, entré en su la habitación y la examiné. No encontré nada sospechoso. Después de un tiempo, mi hijo confesó que tenía un gatito. Lo había encontrado en la calle y tenía mucho miedo de que me opusiera a que se lo quedara. © Oídoporahí / VK
  • Yo era un adolescente pobre. Mi familia me había abandonado. Con mi amiga, que también había roto toda comunicación con su familia, compartía un departamento humilde. Y ahora me he convertido en uno de los profesionales de TI más respetados en mi trabajo actual.
    Esto es a pesar de que ni siquiera me gradué de la universidad, y soy mucho más joven que muchos otros empleados del departamento de TI. © Captain_Sy**ilis / Reddit
  • Ayer vinieron a mi trabajo una madre y su hija. Compraron unos sándwiches, la niña también quería un brownie, pero no tenían suficiente dinero. La pequeña lo tomó con calma, pero se veía bastante triste. Y entonces el hombre que estaba detrás de ellas dijo: “Me gustaría llevarme todos los pasteles excepto estos cinco”. Y compró todos los pasteles, que metimos en 3 bolsas, por unos 110 dólares. Y le dio toda esta enorme pila de dulces a la niña. Ella estaba completamente extasiada, y todos los demás, mirando esta imagen, de repente comenzaron a reír a carcajadas. © SwiggitySwoner123 / Reddit
  • El sábado por la mañana, mi gata se cayó por la ventana del octavo piso. Yo estaba dormida en ese momento. Escuché que alguien tocaba todas las puertas, pero no fui a ver qué pasaba. Me desperté y me di cuenta de que mi amada gatita no estaba. Corrí a buscarla. Vi un anuncio: una gata se cayó, la encontramos, tocar el timbre del departamento de planta baja. Llamé y me abrieron. En un departamento de 1 habitación había una familia de 5 personas: una abuela, un esposo, una esposa y 2 hijos pequeños. Se notaba que tenían ingresos bajos. El esposo me dijo que vieron a la gata acostada y a los cuervos acercándose a ella. No encontraron a los dueños, así que la llevaron ellos a la clínica veterinaria. En resumen, mi gatita tenía una lesión en una pata, pero lo más importante era que estaba viva. ¡Estas personas habían salvado a mi gata, habían pagado el tratamiento y se avergonzaban de aceptar mi dinero! Apenas logré que me aceptaran exactamente la cantidad que habían gastado. Más tarde les di una caja de bombones, y literalmente tuve que obligarlos a aceptarla. © Olga Baeva / Facebook
  • Trabajo en un centro fotográfico. Hoy vino una mujer amigable que quería imprimir una foto desde su teléfono. Casualmente mencionó que hacía poco habían desaparecido todas sus fotos, a pesar de que no las había borrado. Saqué la tarjeta de memoria de su teléfono y la inserté en mi computadora. No tenía muchas esperanzas, pero igual formateé la tarjeta de memoria y la cargué en nuestro programa de recuperación. Y logré recuperar el 90 % de las fotos y videos de esa tarjeta. Llamé a la mujer y ella casi se puso a llorar. Allí estaban las fotos más importantes: la graduación de su nieto, los viajes familiares, un perro que desapareció unos meses antes. Compró una nueva tarjeta y luego corrió detrás del mostrador y me abrazó con fuerza. © RubberReptile / Reddit
  • Una vez, fui a pagar un servicio en una clínica. En la caja de al lado, le dijeron a una joven la cantidad que tenía que abonar, cerca de 40 USD. Inmediatamente me di cuenta de su confusión. Rebuscó en su bolso, sacó el dinero, lo contó y se dio cuenta con horror de que no le alcanzaba. La cajera le dirigió una mirada devastadora y la chica terminó de encorvarse y palideció. Le pregunté cuánto le faltaba. Dijo: “Mucho, unos 7 USD”. Se los di sin dudarlo. ¡No había visto unos ojos tan agradecidos en mucho tiempo! Me pidió mi número y me devolvió todo. © Oídoporahí / VK
  • Mi abuela fue maestra de kínder durante 50 años enteros, hasta los 72 años. Varios de los niños eran de familias humildes. Y cada pocos años, mi abuelita de repente se volvía sorprendentemente torpe. Tropezaba regando las plantas y derramaba agua sobre un niño que estaba sucio y usaba la misma ropa durante varias semanas. Y luego no había nada que hacer más que enviarlo a bañarse, darle al pequeño ropa limpia y devolverle las cosas viejas después del lavado. Estos casos de asombrosa torpeza le ocurrían a la abuela con regularidad y, curiosamente, siempre involucraban a los mismos niños. Además, la abuela también cometía constantemente errores al contar a sus nietos y cocinaba una porción extra de comida, que luego le ofrecía a alguna víctima de su torpeza. © WatchForFallenRock / Reddit

¿Alguna vez has recibido ayuda en momentos difíciles que venía de donde no la esperabas, o tú mismo siempre encuentras una salida exitosa de cualquier situación? Ahora ansiamos leer tus historias cálidas y llenas de bondad.

Compartir este artículo