17 Historias que demuestran que todos los padres se reflejan en sus hijos como en un espejo

Historias
hace 5 meses

Ser padres es una gran responsabilidad. Hoy un padre ha tirado la basura fuera de la papelera: mañana su hijo hará lo mismo. Una madre ha sido grosera con la gente en la fila: dentro de una década, su hija empujará a todo el mundo alrededor de la caja registradora. Este artículo muestra cómo nuestras acciones, buenas y malas, afectan a cómo será la generación futura.

  • Vi a un niño de unos 7 años tirando el envoltorio de caramelo a la acera. Le pedí amable y educadamente que lo recogiera y que no arrojara la basura. El niño lo recogió y luego, detrás de otro coche, volvió a tirar el envoltorio. Le volví a pedir que recogiera la basura. En ese momento salió su padre de la tienda. Le expliqué la situación, a lo que él respondió agresivamente que no era asunto mío. Estaba furioso. Pero cuando subió al coche, el niño me miró a los ojos, agarró el envoltorio en el puño y asintió con la cabeza. Pensé que lo había entendido.
  • Trabajo como profesor en el instituto. En mi clase había un niño maravilloso: responsable, muy capaz de aprender, pero siempre hablaba con frases cortas y bruscas y parecía un ciervo asustado a punto de salir corriendo. Un día tuve una conversación con él y sus padres. Y cada vez que el niño abría la boca, conseguía decir una frase solo a medias, y la segunda parte de la frase la terminaba su madre por él. Resultó que el niño siempre hablaba así para conseguir decir lo que quería antes de que lo interrumpieran. © Chanther / Reddit

“Hago juguetes para que los niños que vienen a nuestra tienda puedan jugar. Vino una mamá con un niño, este le arrancó el pelo a la muñeca, ella no dijo nada y se fueron”

  • Tuve un pretendiente, un chico muy inteligente, pero que en la vida cotidiana era un caso perdido. Se fue a estudiar a Finlandia y yo fui a verlo un mes después. Apareció flaco, hambriento, no sabía cocinar, solo podía comer en el comedor de estudiantes. Entonces me di cuenta de que a mis hijos no les desearía un destino así, y que sin duda sabrían cocinar.
  • Una alumna de noveno discutió conmigo y me exigió un sobresaliente, a pesar de que su trabajo no llegaba ni al notable. A las pocas semanas de empezar el curso lectivo, conocí a su madre, que es miembro de la asociación de padres. Y entonces me di cuenta de quién había heredado su hija la costumbre de tratar a los profesores como subordinados. © eowowen / Reddit
  • Fui a la tienda a por helado, compré de una vez para toda la familia. En la caja registradora lo coloqué todo sobre la cinta. Una familia con una niña pequeña se puso detrás de mí. La niña: “¡Caramba, qué cantidad de helados tienen!”. Su padre, que estaba detrás, le dijo que era de mala educación decir eso. Luego se dio la vuelta y dijo: “¡Caramba, qué cantidad de helados tienen!”. © theSuparna / Twitter
  • Mamá dice que ella no nos educó. No es gracias a ella que hayamos salido como salimos. ¡Ni modo! No entendía por qué nos pedía que plancháramos camisas cuando ella y mi hermana mayor estaban allí. Por qué nos obligaba a hacer albóndigas y raviolis cuando no sabíamos hacerlos tan bien y con tanta maña como ella. Por qué teníamos que esforzarnos para meter el relleno nórdico dentro de la funda. Ella lo habría hecho todo más rápido, pero tenía paciencia a pesar de mis fallos. Pero ahora sé cómo hacerlo todo y por eso le estoy agradecida.
  • Mi hijo de 3 años rompió un aro de atletismo del gimnasio de casa y me trajo el trozo. Y recordé una historia que ocurrió cuando yo tenía un par de años más que él. Rebuscando en la caja de herramientas de mi padre, encontré una cosa brillante y atractiva, concretamente un punzón para muros de hormigón. Al enterarme por mi padre de que esa cosa era imposible de romper, me sentí interesado. Pero mi padre, al ver la chispa en mis ojos, me quitó inmediatamente el punzón con un suspiro, añadiendo: “¡Pero tú sí lo vas a romper!”.
  • Últimamente he empezado a tirar mucho mis cosas por la casa. Y hace poco, mi madre se hartó de recogerlo todo y me soltó: “¡Qué clase de persona eres! ¿Cómo puedes ser así? Eres igual que tu padre”. A lo que yo le contesté: “Bueno, si me parezco a mi padre, significa que tendré a la mejor chica del mundo”. Mamá sonrió, me besó y nos reconciliamos.
  • Tendría 12 años cuando intenté cocinar por primera vez. Se me quemaron los huevos fritos y pensé que mi padre se iba a enfadar porque había desperdiciado la comida. Pero simplemente los tiró a la basura y dijo: “No pasa nada, inténtalo otra vez”. Así aprendí que a veces hay que equivocarse para obtener el resultado correcto. Autor desconocido / Reddit
  • Una estudiante de primer curso llegaba siempre tarde, no entregaba su trabajo a tiempo o ni siquiera lo traía. Y tenía una excusa para todo. Ni siquiera le preguntaba por qué no estaba preparada, ella misma empezaba a disculparse. Cuando apenas sacó una C, su madre me llamó. Yo no podía hablar del rendimiento de los alumnos con nadie, ni siquiera con los padres, y se lo dije. Después, la madre de la alumna dio una larga retahíla de excusas para su hija y, curiosamente, para sí misma. E inmediatamente quedó claro de dónde soplaba el viento. © nickiter / Reddit

“Estaba esperando mi turno para donar plasma sanguíneo. Entonces apareció una madre con niños revoltosos. Uno de ellos se me acercó y me arrancó los audífonos. Ya está, ahora no funcionan”

  • Entré en la habitación de mi hijo, le grité por tirar la ropa, le di un sermón sobre cómo cuidar las cosas y lo difícil que es ganar dinero. Volví a mi habitación y vi mi ropa tirada por todas partes. Llamé a mi hijo y le dije: “Ahora me gritas tú”.
  • Mi madre siempre tuvo problemas con mi padre. No le gustaba que no limpiara lo que ensuciaba, que no cocinara, que no supiera poner la lavadora. Durante los años se hizo la misma pregunta: “¿Quién lo ha educado de esta manera?”. Lo curioso es que tengo un hermano menor al que mis padres no obligan a limpiar (“es un niño”), a cocinar, a hacer los deberes y, en general, hay mucho menos control sobre él que el que había sobre mí de pequeña.
  • Mi abuela era profesora de primaria. Apareció en su clase un niño descuidado que olía mal. Los demás niños lo rehuían, y el mero hecho de estar cerca de él era un tormento. Así que mi abuela, como docente, envió una nota a sus padres informándoles de ello y aconsejándoles que lo asearan más a menudo. Al día siguiente, el niño llegó a la escuela con una nota de vuelta de su padre, que decía: “Mi hijo no es una rosa. Edúcalo, no lo huelas”. © Instakilla8 / Reddit

“Cuando era niño, fingía que me lavaba simplemente abriendo el grifo de la ducha. Un día mi madre me pilló haciéndolo. Nunca volví a hacerlo”

  • Perdí todas mis pertenencias en un incendio. Una compañera decidió ayudarme y me dio una tarjeta con 102 dólares. Se lo agradecí profusamente, pero decidí preguntarle por qué eran 102 dólares. Me contó que su hijo pequeño se había enterado de lo que me había pasado y quería añadir su dinero de bolsillo a los 100 dólares de su madre. Porque yo lo necesitaba más que él. © John Ruzicka / Quora
Imagen de portada Instakilla8 / Reddit

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas