Genial
Genial

16 Historias de mascotas que pasaron del frío de la vida callejera al calor de un hogar

¿Quién no se encontró alguna vez con la dulce mirada de un peludito sin hogar? Todos ellos tienen una historia detrás que conmovería hasta a una piedra. Y aunque es difícil ayudarlos a todos, hay ocasiones en que los perros y los gatos en busca de una familia están en el lugar adecuado y en el momento justo en que se cruzarán con el humano que les cambiará la vida para siempre.

Cuéntanos, ¿qué es lo más lindo que has hecho por alguien, o que han hecho por ti, y que aún te saca una sonrisa?

1. “Encontré a este gatito de 7 meses dando vueltas cerca de mi tienda el 31 de mayo. Es superamable con todos. Estaba cubierto de suciedad y aceite. Decidí llevarlo a casa y dejarlo vivir la vida que se merece, ya que es un buen tipo”

2. “La vi y descubrí que estaba dentro de la jaula todo el tiempo. Quise darle una vida fuera de ella. Es la mejor decisión que he tomado. Me ayudó mucho y le debo todo y más. Estaba muy nerviosa en nuestro primer viaje en carro a casa, pero de inmediato se abrió a toda mi familia y al otro perro que hemos tenido durante 8 años. Son los mejores amigos y ahora hacen todo juntos”

“La vi allí cuando estaba esperando para tatuarme. Cuando le hablaba se emocionaba y ladraba, pero le gritaban por ello, y me sentí mal por meter a Bonnie en problemas. Un par de visitas más tarde, me la llevé conmigo.

La llevé a mi casa y la subí a mi cama. Ella estaba tan sorprendida que se quedó sentada en un lugar preguntándose si se metería en problemas, pero le dije que mi cama era suya ahora, y le encanta dormir conmigo todas las noches. Ella es una perra completamente nueva. La amo y me encanta que sea tan feliz. Estoy agradecida, porque ella me ha ayudado a sentirme igualmente amada”.

3. “¡Este cachorro resistente que ha pasado por tanto por fin tendrá un final feliz!”

“Pablito, después de ser encontrado abandonado y gravemente herido, tuvo su primera amputación a la edad de 1 mes porque su pierna no se pudo salvar: el hueso estaba muy roto, la lesión tenía al menos 10 días y la carne había comenzado a morir. Uno de nuestros voluntarios del refugio se enamoró completamente de él e hizo todo lo posible para salvarlo.

Tenía mucho dolor, pero ahora se ha recuperado casi por completo y ha vuelto a ser alegre y enérgico. Ha encontrado su hogar para siempre con Valerie, una de las voluntarias del refugio, y vivirá su mejor vida, amado y cuidado. ¡Nos encanta ver un final feliz!”.

4. “Esta niña vino a mí en su lecho de muerte. Después de un tiempo, está viviendo su mejor vida”

“Trabajo en un hospital de animales. Esta niña me fue presentada por una adolescente que lloraba y que dijo que había encontrado un montón de gatitos muertos, pero que este todavía estaba vivo.

El veterinario ya se había ido. Sabía que la posibilidad de que sobreviviera era poca, ya que no bebía del biberón, así que me desperté a cada hora para forzar la alimentación con una jeringa. Para nuestra sorpresa, logró pasar la noche. Estaba extremadamente desnutrida, deshidratada, y su temperatura corporal era de 34º, por lo que pasó el día en la incubadora y se alimentaba por una sonda cada 2 horas.

¡Fueron las dos semanas más largas de mi vida! Al principio iba a ser cuidada por mi tío, quien cuida a mi abuela, pero se ha unido a ella. Duermen juntas todas las noches y Dribbles, la gatita, la sigue a todos lados cuando la empujan en su silla de ruedas”.

5. “Más de un año después, algunas cosas no cambian”

“Recibimos a Franklin a principios de julio de 2021. Tenía la peor infestación de pulgas que he visto en mi vida. Tampoco había visto nunca un gato tan somnoliento y, en retrospectiva, la deshidratación y el golpe de calor probablemente influyeron. Pasé la mayor parte de dos días recluido en un baño con él, pues tenía otros dos gatos, asegurándome de que comiera y bebiera. Él y yo dormíamos en la bañera.

La primera imagen muestra la primera vez que vi una ruptura en el letargo. Decidió que su lugar cómodo preferido era la parte superior de mi pecho. Más de un año después, algunos hábitos se mantienen, y no lo haría de otra manera”.

6. “Ella es Ellie. Fue recogida hace 8 años por el refugio de animales con el que trabajé”

“Ellie fue recogida hace 8 años por el refugio de animales con el que trabajé. Después de que la recogimos y nuestro veterinario la revisó, la llevé a su hogar de acogida y luego a su hogar permanente cuando fue adoptada. Ella fue miembro de una familia amorosa durante 7 años hasta que su dueño falleció. La hija trató de quedarse con ella, pero vivía en un apartamento en un tercer piso y Ellie tiene una artritis bastante grave, por lo que tenía dificultad para subir y bajar las escaleras. La hija iba a regalarla.

Nuestro refugio está cerrado, pero los otros miembros y yo tratamos de mantenernos al día con todos los perros para los que encontramos hogares para asegurarnos de que nunca terminen en las calles o en un refugio. Mi esposa y yo fuimos y la recogimos. Después de cerrar el círculo durante un período de 8 años, ahora ha venido a vivir su vida con nosotros”.

7. “Julio de 2020 vs. mayo de 2022”

“Este gatito me lo dio una anciana que recolecta materiales reciclables en nuestro hogar anterior, dijo que lo había encontrado en la calle. Tal vez fue atropellado por un vehículo desconocido que le causó un problema en las patas traseras y en la cabeza. El bulto en la cabeza se debe a la fractura del cráneo. Ahora está completamente recuperado, aunque tiene una forma extraña de caminar”.

8. “Ella es Misty. Pasó de ser un cachorro de ocho semanas con heridas horribles de un ataque de perro a ser un saludable y amado miembro de la familia”

9. “Hace cuatro años, el centro de rescate de gatos de mi barrio tenía un evento de adopción. Aunque tengo dos perros, extrañaba tener un gato como compañero de abrazos. Así que fui”

“Cuando llegué allí, el lugar estaba lleno, así que me senté junto a la jaula de los gatitos y esperé mi turno. Fue entonces cuando esta bola de pelo naranja salió de la jaula y entró en mi vida. Shay se subió a mi regazo y comenzó a ronronear y a amasarme. Ronroneaba como un motor y me frotaba la mano y el brazo.

Lo adopté en el acto. Tenía una pequeña infección en el ojo, pero el equipo de rescate me dio un medicamento y se curó. Hoy es 100 % mi compañero de abrazos y es muy juguetón y cariñoso. Lo mantuve separado de mis perros hasta que fue más grande y pudo jugar con seguridad con ellos. Tan pronto como eso sucedió, Shay no tuvo ningún problema en convertirse en parte de mi manada”.

10. “¡Conozcan a mi señorita Kaylee! Le puse el nombre de la mecánica del programa de televisión Firefly

“La adopté después de visitar una perrera. Trabajo muchas horas en el área de la salud, pero quería que alguien me hiciera compañía. Kaylee tenía una infección que se extendía desde la mitad de la pata trasera hasta casi la mitad de su vientre. Se le realizó una cirugía para extraer el tejido. Cada 12 horas tenía que limpiar las heridas, aplicar miel de grado médico y colocar una compresa tibia. Más tarde necesitó otra cirugía y permaneció una semana con el veterinario.

El mes y medio que la he tenido ha sido muy difícil, conseguí este animalito para reducir mi estrés de trabajar en el departamento de emergencias. No sabía cuánto de mi habilidad entraría en juego. ¡Estoy agradecida por cada centímetro de su recuperación! Se ha vuelto ruidosa, juguetona y me sigue por toda la casa. El veterinario me dijo que probablemente la habrían sacrificado si no la hubiera adoptado en ese momento. Valió la pena”.

11. “¡Conozcan a Buddy! Lo dejaron en la perrera como un perro callejero. Estaba lleno de enormes mechones de pelo empapados de orina y heces”

“Tenía sarna, dermatitis por pulgas y una infección ocular grave. También estaba muy desnutrido. Es muy viejo y nunca había sido castrado. Después de un buen afeitado, un baño y un corte, lo recogí para que viviera conmigo por el resto de sus días. Es el mejor, es un viejito cariñoso con el comportamiento más dulce y el cabello más suave”.

12. “Pensamos que era el final de Cleo, pero estábamos equivocados”

“Cleo estaba en muy mal estado cuando la encontraron. Estaba cubierta de pulgas y extremadamente baja de peso. Se descubrió que tiene diabetes. Fue acogida durante unos meses antes de ser llevada al refugio donde empecé a trabajar. Cuando llegué, ella ya llevaba un año allí. Había ganado un poco de peso, pero aún pesaba menos de 3 kilos. Podías sentir cada hueso de su espalda. Me enamoré de ella desde el principio. Ella tiene esos grandes ojos que simplemente te taladran con afecto.

Se pensaba que Cleo estaba al final de sus días. Yo no podía soportar la idea de que ella muriera sola allí. Así que accedí a traerla a casa. Sin embargo, una vez que estuvo en mi casa, comenzó a mejorar. Después de vivir conmigo durante 2 años, decidí que ya no era un hogar temporal y la adopté.

Su diabetes es inmanejable, incluso con insulina y alimentos recetados. Terminó en el hospital durante dos noches y casi la perdimos. Se estima que Cleo tiene alrededor de 18 años. Ella se acurruca conmigo todas las noches. La amaré hasta su último aliento. Y todos los días después”.

13. “Él es Ossi, el caniche ciego”

“Ossi fue dejado en un refugio a los 9 años porque un miembro de su familia era alérgico. Después de pasar un rato con él, el veterinario se dio cuenta de que Ossi estaba ciego. No tenemos idea de si la familia anterior sabía que era ciego cuando lo entregaron. Su hoja de adopción mencionaba ‘problemas extensos de visión’. Debo admitir que dudé cuando recibí una llamada en mayo y me dijeron que básicamente estaba ciego. Aunque no lo conociera, sentía que no podía renunciar a él.

Cuando lo vi, fue amor a primera vista. Ahora vive una vida pacífica en un vecindario lleno de amigos peludos. Me sigue a todas partes, así que compré una cama para todas mis habitaciones. Trabajo desde casa, por lo que rara vez está solo. Es un hombrecito audaz que siempre está listo para la próxima aventura”.

14. “Es la primera vez que adopto a un perro sordo. No cambiaría nada tres años después”

“La adoptamos cuando tenía alrededor de 18 meses y, para ser honestos, necesitó más entrenamiento para desarrollar los buenos hábitos que no había aprendido cuando era cachorra que para superar su falta de audición. Era un poco agresiva con las personas y los perros, y tenía una gran inseguridad alimentaria. Le tomó más de un año romper esos patrones. Necesitó mucho amor. La llevé a casi todas partes durante un tiempo para que se hiciera amiga de personas y perros.

Ella tenía buenos instintos para mantenerse cerca de nosotros. Mientras la llevaba al parque, la entrené para que regresara cuando la saludara con la mano. Sigo sin soltarla donde hay coches, pues ella no les tiene miedo. Es inusualmente tranquila, no oye venir al cartero y es muy atenta. Si le conseguimos un hermanito, vamos a empezar por buscar perros sordos que necesiten un buen hogar”.

15. “99, mi gato, tiene una historia increíble. Es un gato feral que sufrió quemaduras graves, pero que muestra una asombrosa voluntad de vivir”

“99 tenía graves quemaduras y huyó de mí durante tres días antes de darse por vencido y dejarme atraparlo. Pensé en la eutanasia como una opción humanitaria, pero este gato no se da por vencido. Ronroneó durante los cambios de vendaje, me miró fijamente con ojos agradables para que lo salvara. Todo muy cursi, pero él quería vivir. Ahora, él manda en toda la casa”.

16. “Conozcan a Cero. Mi vecina llamó a mi puerta con este pobre cachorro en sus manos. Me dijo que lo había encontrado a un costado de la calle”

“Ella me preguntó si lo quería y le dije que sí. Como ella lo estaba sosteniendo, no vi el daño en sus patas delanteras. Cuando finalmente lo dejé después de muchos besos, me di cuenta de que algo andaba mal. Llamé a la veterinaria y me dijo que lo llevara para que lo revisara. No pude llevarlo de inmediato y tuve que esperar un par de días.

Después de 4 días, sus patas volvieron a la normalidad, fue muy extraño. Cuando fuimos al veterinario, tuve que mostrarle esta foto para explicarle, ya que ahora estaba completamente bien. El veterinario dijo que parecía que había estado atrapado en algo pequeño, como una jaula para gatos. Más tarde, los dos perros de mi vecina se escaparon de su jardín. Me di cuenta de que ambos perros se parecían mucho a mi bebé.

Luego me enteré de que ella criaba cachorros y los vendía. Supuse que me había dado a Cero porque tenía problemas. Él era piel y huesos, también tenía una infestación de pulgas que tardó meses en sanar, gusanos del corazón, garrapatas, una infección de la vejiga y ácaros del oído. Hoy en día él es feliz y saludable”.

Imagen de portada PetsAreCures / Reddit
Genial/Historias/16 Historias de mascotas que pasaron del frío de la vida callejera al calor de un hogar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos