Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

19 Personas cuyas mascotas simplemente tomaron la decisión de ser parte de la familia por sí solas

Frecuentemente, nosotros escogemos a nuestras mascotas. Averiguamos todo sobre las razas que nos interesan, su carácter, su manutención y acudimos a los criaderos para conocer a esos pequeños que están listos para mudarse a su nueva casa. En otras ocasiones simplemente vamos a un refugio de animales perdidos y allí encontramos a un gatito o un perrito, quienes también sueñan con encontrar a una familia que los ame. Pero, a veces, esto no sale como lo planeamos y la decisión no depende solo de las personas.

En Genial.guru nos parece que si un animal te ha elegido como su dueño, no tiene sentido resistirse. Todo lo que tienes que hacer es amar a tu nueva mascota, darle golosinas y nunca abandonarla.

“En realidad soy alérgico, pero ella me eligió. Ahora soy papá”

“Esta es mi sala. Yo no tengo un gato”

“De camino al trabajo sin molestar a nadie. De pronto, de algún lado, salió este gatito del tamaño de un ratón y trepó por mi capucha”

“Los intentos por quitármelo de encima sin ayuda no tuvieron éxito. Tuve que regresar a casa. En casa esta bandida bajó sin problemas. Y yo llegué tarde al trabajo”.

“Ella corrió hacia nuestro auto. Nos dio lástima, la tomamos y la quisimos poner en adopción, pero resultó que nadie la necesitaba. Ahora tenemos 3 perros”

“Cuando lo salvé, era un gatito salvaje de 3 meses y él solo dejaba que yo lo tocara”

“Durante aquel tiempo no tenía planeado tener una mascota, ahora llevamos juntos más de 10 años”.

“Hace 11 años, al lado de nuestra empresa, corría una gatita negra con sus gatitos. Ellos estaban en los arbustos, les hablé y solo uno de ellos se apartó de su mamá y se acercó a mí”

“En ese momento les dije a mis amigos que si él se acercaba a mi mano y era completamente negro, entonces lo llevaría a casa. Él se acercó rápidamente. Las luces de los teléfonos mostraron que era negro. Al final llevé a este piojosito a casa. El espléndido e inteligente Richard ya lleva 11 años conmigo”.

“Hace 2 años encontré a mi mejor amigo en el estacionamiento del gimnasio”

“Le doy gracias por permitirme abrazarlo y por haberme escogido como su amo. No sé cuándo es tu verdadero día de cumpleaños, pero en verdad te mereces una celebración”.

“Estaba sentado debajo de la valla. Y aunque nuestro perro salchicha todas las mañanas le ladraba, aun así no se fue. A mi esposo no le gustan los gatos, pero aceptó adoptarlo sin necesidad de persuadirlo”

“Todo el tiempo anduve detrás de la gata del vecino y cuando hacía frío, ella saltaba a través de la ventana a nuestra casa y se acomodaba para dormir con nosotros”

“Dejé de cerrar todas las ventanas. Pero un fin de semana mi esposo y yo nos fuimos. Al regresar, ella estaba sentada en el sofá. Dejé abierta un poco la ventana. ¿Cómo se las arregló para saltar tan alto y además abrir la ventana? Ella ganó esta pelea y yo la dejé conmigo”.

“Antes de ir al trabajo, decidí tirar la basura en el contenedor. Salí y escuché un chillido, en la calle hacía —10 °С. Me acerqué a los botes y allí había dos perritos mirándome”

“Eché un vistazo alrededor (pensé que la madre podría estar cerca), pero no había nadie. Comencé a acercar mi mano, pero ellos empezaron a ladrar, así que eché otro vistazo, y seguí sin ver a nadie. En pocas palabras, no sé a dónde se fue mi miedo, pero al final los subí al carro y comenzó nuestro encuentro. Ahora ellos han crecido, la hembra vive con nosotros y el macho, en la casa de campo de mis padres”.

“En noviembre del año pasado llegó a la puerta de mi trabajo”

“Coloqué un anuncio en las redes sociales para encontrar a sus dueños, pero alguien escribió que se parecía a una vagabunda que se la pasaba dando vueltas por los contenedores de basura en ese barrio. Así que ahora ella vive conmigo, está sana y es feliz”.

“Llegó a vivir con nosotros”

“Esta es Grisha. El mes pasado la encontramos bajo la puerta con las alas rotas”

“La envolví en una toalla y la llevé al veterinario. Su capacidad de volar no se logró conservar, sin embargo, corre muy rápido”.

“Ella nos esperaba bajo la puerta. Solita entró a casa y se acostó en el sofá como si siempre hubiera vivido con nosotros”

“Una noche antes de Navidad, mi hija, mi yerno y yo fuimos a la iglesia. La nieve nos llegaba hasta las rodillas. De pronto un cachorro corrió hacia nosotros, se sentó y comenzó a llorar tristemente”

“Lo agarré, lo metí en mi abrigo y lo llevé a casa. Tenía el tamaño de mi palma. Lo llamamos Noel”.

“Una mamá gata callejera trajo a sus gatitos a mi terraza. Ella insistía mucho en que necesitaban entrar”

“Lo primero que vi en la mañana al despertar, cuando recién abrí los ojos, fue a esta familia de gatitos. En un principio les saqué una caja con una manta, pero ellos frecuentemente se salían de ella y caían desde el pórtico. Al final los metí a todos en casa”.

“Hace 3 años recogimos a una perra de una estación de gasolina, en plena época de heladas. Un mes después, ella encontró a este gatito entre los arbustos. Al parecer, se enorgullece de que también salvó a alguien”

“Yo ya tenía dos gatos y no pensaba en un tercero. Un día fui a visitar a una amiga, criadora de gatos de raza Bobtail de las Islas Kuriles”

“Tan pronto como me senté, él se sentó en mis rodillas. Pasé con él toda la tarde. A nadie le permitió acercarse a mí. Por la noche se sentó en mi hombro y dormí bajo su fuerte ronroneo. Finalmente, a la mañana siguiente llamé para preguntar si podía llegar a casa con compañía”.

“Mi familia y yo fuimos a dar un paseo y un pequeño gato pelirrojo nos acechó”

“Mientras caminaba pensé: ’Tengo dos pequeños hijos, recién acabo de terminar las remodelaciones, ¿en dónde voy a meter un gato?’. Al final, este es Basilio y vive con nosotros desde hace 4 años”.

¿Y cómo conseguiste a tu mascota, tú la elegiste a ella o ella te eligió a ti?

Imagen de portada xenya / Reddit