Genial
Genial

20 Padres cuentan las ocurrencias de sus hijos al hacerles saber lo mucho que querían un hermanito

La mayoría de las personas hemos crecido junto a hermanos o primos que definitivamente llenaron nuestra infancia de momentos inolvidables. Si te tocó ser el hermano mayor o el primer sobrino de la familia, seguro que fuiste un bebé muy mimado. Hay veces en que son tan consentidos que la idea de compartir a los padres no es de mucho agrado. Pero para fortuna de muchos segundos hijos, la mayoría de los hermanos mayores casi siempre encuentran la manera de convencer a los padres de llenar la casa de bebés.

En Genial.guru nos encanta leer historias de familias, y aún más si se trata de niños ocurrentes que hacen reír hasta a la persona más seria.

  • Mi hija de 5 años últimamente me pide un hermanito; siempre la evadía sutilmente diciéndole: “Amor, ahorita no se puede, porque no hay un papá para él” (no vivimos con su papá). Después, cuando me lo volvía a pedir, yo le respondía lo mismo, pero en un momento cambió la táctica y muy seria me dijo: “Consigue un esposo, yo quiero un hermanito”. Así que ahora mi respuesta es: “No se puede, porque ¿quién lo cuidaría si yo estoy trabajando?”. Pero nuevamente se las ingenió. Hace varias semanas que visita a una vecinita que es una bebé con la que juega mucho, entonces en estos días me dijo: “Mami, ya lo resolví, quiero un hermanito y yo lo cuido, ya sé cuidar bebés, tú te vas a trabajar y yo me quedo con él”. Así que ya estoy pensando en otra respuesta que le dure unos meses más como excusa, jaja. © Bere Nice / Facebook
  • Mi hija a los 4 años llegó llorando del colegio diciendo: “La vida es injusta”. Le pregunté por qué. Dijo que su amiga había comentado en el salón que tendría un hermanito. “Yo siempre le pido a Diosito que me dé una hermanita y él no me escucha”. Cuando por fin después de tres años logré el embarazo y le dije que sería un varoncito, corrió hacia el baño, cerró la puerta con seguro y gritó: “Nooo, yo quería una mujercita, ya no podré vestirla como a una muñeca”, mientras lloraba desconsolada. Para que se calmara, me acerqué a la puerta y le dije: “Los varones son muy fuertes, él te defenderá y te cuidará de los perros en la calle (porque ella tenía mucho miedo de los perros), siempre te va a cuidar”. Ahora, ese niño tiene 13 años, mide 1,72 y no la cuida de nada. Le dice: “Defiéndete sola”. © Zoila Rios / Facebook
  • Cuando mi niño era pequeño y yo le decía que iba a tener otro bebé a ver si me quería más, él se enfadaba y decía “¡ni se te ocurra, yo soy hijo único!”. Ahora va a cumplir 14 años y estoy embarazada de nuevo. Cuando se lo dije, me lanzó: “Eso es lo que yo quise toda mi vida, ser el hermano mayor”. © Iris Porcel / Facebook
  • Quedé embarazada de mi hija cuando ya no vivía con su padre biológico, y después formé pareja con mi actual marido, que es con quien se crio. Cuando ella tenía tres años, nos planteó que debíamos decirle a su papá biológico que me pusiera la semillita así teníamos un bebé. Según ella, un papá se encargaba de poner la semillita y el otro de ocupar un rol en la familia; obviamente debimos aclararle quiénes íbamos a encargarle el hermanito. Después estábamos en una cena familiar del club, donde todas sus compañeritas jugaban con sus hermanitos. Al ver que a ella le faltaba, le gritó enojada a mi marido desde la otra punta de la mesa: “¡¡¡PAPÁÁÁ!!! ¿¿¿CUÁNDO LE VAS A PONER LA SEMILLITA A MAMÁ, QUE YO QUIERO TENER UN HERMANITO???”. © Yanina Cabrera / Facebook
  • Mi hijo tiene 10 años, hace 4 hizo una carta que decía: “Querido Dios, me siento solo, nadie juega conmigo, por favor, mándame un hermanito”. Puso la dirección y de paso puso que yo era soltera. Yo me cuidaba con inyecciones, y en octubre del año pasado tenía 4 meses de embarazo. Cuando le comenté lo sucedido, ese niño lloraba de felicidad y me decía: “¿Es verdad, mamá, no me estás mintiendo?”. Yo solo lloraba de verlo a él llorando. Ya falta poco para conocer al nuevo integrante, y él está que no se cambia por nadie. ©Moka BT / Facebook
  • Mi hijo tenía una semana de vida cuando vino su primito de 3 años a verlo. Cuando vio al bebé en la cama, me dijo: “¿Quién compró a este bebé?”. Jajaja, no pude aguantar la risa. Hasta el día de hoy, que tiene 10 años y el bebé que quería comprar tiene 7 años, me sigue causando gracia. © Marcela Andrades / Facebook
  • Mi hija tenía como 5 años cuando nos insistía en tener un hermanito. Quedé embarazada y lamentablemente perdí a mi bebé, estuvimos muy tristes por esa pérdida. Al poco tiempo me embaracé de nuevo y cuando ella se enteró, tuvo la idea de que quería gemelos; yo trataba de que no pensara en eso, porque no quería que se decepcionara al ver que sería uno. Pero ella me decía: “No, tú vas a tener gemelos, porque ya se lo pedí a Dios y él me los va a dar, y serán un nene y una nena”. Constantemente repetía eso, a mí me impactaba ver con qué fe y seguridad me lo decía, y no podía sacarla de esa idea. Fui al doctor a los 3 meses de embarazo y me dijo: “Señora, ¿usted y su esposo van a tener gemelos?”. Le dije que no, y entonces me respondió: “Pues sí, están esperando gemelos”. Esa fue la forma en la que me enteré de que tendría gemelos, y nunca se dejaron ver el sexo hasta que nacieron. Efectivamente, fueron un nene y una nena, Carlitos Gálvez y Karlita Gálvez. © Karen de Galvéz / Facebook
  • Mi hijo hoy en día tiene 11 años. Él ya sabía lo que significaba ser un hermano menor, pero desgraciadamente, mi hija mayor falleció a la edad de 4 años y dejó a su hermano, que en ese entonces tenía 3 años, como hijo único. Siempre me decía que quería un hermanito niño, que si no era niño, que le trajera un perrito. Cuando le dije que estaba embarazada, me abrazó y me dijo que iba a ser varón, y todo el tiempo le decía nombres de niño. Mi bebé no se dejaba ver en los ultrasonidos, hasta que a los 7 meses de gestación me dijeron que sería una niña. Mi hijo sonrió, pero no se alegró mucho. Mi bebé nació prematura de 8 meses, y cuando mi hijo la vio acostada en su cama, lloró como no tienen idea. Él decía: “Gracias, Diosito, por escucharme y mandarme una hermanita nuevamente. Te prometo que ahora que soy el hermano mayor la voy a cuidar siempre”. En ese momento mis papás y yo lloramos junto con él. © Carmen A Guzman Hernandez / Facebook
  • Mi hermano me lleva dos años, y cuando yo nací, fui de bajo peso, una cosita pequeñita. Mi mamá y mi tía cuentan que cuando me llevaron a la casa y me acostaron en la cama para que mi hermano me conociera, lo que dijo fue: “Mami, ¿qué es ese pájaro tan chiquito?”. © Rochely Corsino / Facebook
  • Mi nena siempre me pedía una hermana. A sus 6 años se le concedió su deseo, pero salió varón, y luego lo quería vender por mil dólares porque no lo quería. Ya luego lo quiso. © Li Sa Ro / Facebook
  • ¡Ay! Los niños tan dulces, tan inocentes. Recuerdo que mi niña tenía 2 años cuando nació su prima, fuimos a conocerla y cuando ya nos despedíamos, vi que la agarraba de una piernita para meterla en su mochilita de peluche; quería llevársela a casa para que fuera su hermanita, bella y ocurrente, mi amor. Ahora tiene 23, un hermano de 16 y otro de 3. Cuando nació su hermano, me dijo: “Devuélvelo, yo te dije que quiero una hermana”. © Melina Mariela Miranda / Facebook
  • Mi hijo, cuando tenía 5 años, me dijo: “Mami, quiero un hermanito de tu barriga”. Le respondí: “Pero ya tienes un hermanito de tu papá” (estábamos separados), y el volvió y me dijo: “Pero quiero que salga de tu barriga”. Después de un tiempo me comprometí y quedé embarazada; él estuvo superatento conmigo mientras estaba embarazada. Hoy en día mi hijo mayor tiene 11 y el menor, 4; el mayor se suele quejar porque el hermano menor es travieso, entonces le digo: “Pero usted me pidió un hermanito”, y él me contesta: “Pero no así de travieso”, jaja. © Emily Campos / Facebook
  • Mi hijo menor nos pidió a su papá y a mí un hermanito para jugar, porque su hermana lo pelea, pero quiere que llegue de 4 años, como él. Cuando le expliqué que tiene que crecer en mi panza, dormir conmigo y que tengo que amamantarlo, se arrepintió. © Lucia Luz Carrizo / Facebook
  • Mi hijo tiene 6 años y ya hace un tiempo que pide un hermanito, una vez hasta nombre le puso. Hace unos días le dije de forma cariñosa: “Eres el mejor hijo”, y me contestó: “Si soy el único, no tengo hermanos, y todo porque ustedes no quieren gastar”. Mi esposo y yo nos miramos y estallamos de risa, vaya imaginación la de los niños. © Vanesa Tevez / Facebook
  • Mi hija, cuando tenía 4 años y medio, me decía: “Mamita, quiero otro hermanito, pero que sea niña para que juegue conmigo”. Yo le contesté: “¿Qué tal si sale niño?”, y me dijo: “Pues lo devolvemos hasta que nos envíen una niña”. Si todo fuera así de fácil. © Yuli Carrillo de Prada / Facebook
  • Mi niña de 4 años me pide que le dé un hermanito. Un día se fue de paseo a visitar a unas tías del campo y había una prima que tenía un bebé de meses. Ella pidió cargarlo y le preguntó a la mamá del bebé si se lo regalaba. Después se distrajo jugando con otras primitas de su edad y cuando ya era hora de regresar, le dijo a su abuela: “¡Aún no nos podemos ir, tenemos que llevar al bebé!”. Le explicamos que no podíamos llevarlo, ya que el bebé necesitaba a su mamá y seguro lloraría por ella. Mi hija se puso a llorar, luego se calmó cuando le dijeron que ya pronto tendría su propio hermanito, cosa que era mentira. Se lo dijimos solo para que se calmara y se subiera al carro, ya que no quería subir si no era con el bebé. © Alban Aurora / Facebook

¿Qué es lo más gracioso y ocurrente que te ha dicho un niño pequeño? ¿Cuál es la anécdota que siempre cuentan en la familia y nunca deja de ser graciosa?

Genial/Historias/20 Padres cuentan las ocurrencias de sus hijos al hacerles saber lo mucho que querían un hermanito
Compartir este artículo