Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Lectores de Genial contaron las veces en que los niños quisieron zafarse de sus tareas

Uf, la tarea. Uno se levanta temprano para ir a la escuela, participa en las clases y, al sonar la chicharra de salida, creemos que hemos conquistado la libertad. Pero no, hay tarea para la tarde. Pero ¿acaso todos los niños la hacen sin chistar? Descubrimos que no, muchos de los pequeños inventan cualquier pretexto para evitar a toda costa hacerla.

Genial.guru les preguntó a sus lectores cuáles han sido las mejores mentiras que han escuchado decir a un niño para no hacer la tarea, y nos hicieron reír mucho. ¡Esperamos que a ti también!

  • Nos habíamos atrasado con las tareas y la maestra de mi hija de cinco años me llamó y nos dijo: “Pónganse al día”. Después de eso, como a las 7 p. m., le dije a mi hija que hiciera una plana y su respuesta fue: “Mami, la maestra dijo ’pónganse al día’, no a la noche”. No había fallas en su argumento. © Kely Ochoa / Facebook

  • Yo era la tesorera del comité del aula y mi hija le dijo a la profesora que no hacía la tarea porque su mamá no tenía dinero para comprarle un cuaderno. ¡Cómo era posible! © Liliana Ruiz Vasquez / Facebook

  • “Ay, mamá, te juro que yo sí quiero hacer la tarea, pero algo en mi cerebrito me dice: ’¡Que la haga tu mamá! Tú ya escribiste mucho en clases, ¡es momento de ver tele o jugar videojuegos!’, y pues, yo le hago caso a esa voz, mamita”. © Karla Santamaria / Facebook

  • Cuidaba a un niño precioso y un día llegó con demasiadas tareas, entonces le dije: “Ven, adelantemos algunas”, a lo que él respondió: “Lulú (así me decía), la profe dijo que hiciéramos la tarea con los papás, no con las niñeras” 😂. © Luisa Fernanda Pinto / Facebook

  • “¿Solo porque alguien dijo que tengo derecho a la educación significa que debo recibirla?”, dicho por mi hija de 6 años. © Yan De / Facebook

  • Soy maestra de preescolar y, en una ocasión, una niña en clase no quería trabajar. Le pregunté si le pasaba algo y ella me contestó muy segura y con desánimo: “Maestra, creo que se me subió la presión” 😂. © Erika Janett Garcia / Facebook

  • “¿Otra tarea más? Ay, mamá, soy un ser humano pequeño. Necesito jugar para crecer fuerte y sano”, mi hijo de seis años. © Mayra Navarro / Facebook

  • “¡Quiero ser un vagabundo! Ellos no hacen tarea”, mi hijo de seis años. © Rorra Marquez / Facebook

  • Mi hijo de cuatro años: “¿De qué me va a servir colorear en la vida? Mejor no coloreo”. © Virginia Peñate Urbina / Facebook

  • “Es que me duele mucho la mano y ya no puedo escribir”. Se sobaba la derecha (es zurda). © Karol Fernández / Facebook

  • “Si hago la tarea, ¿qué pasará?”, me preguntó mi hija. “Serás una persona muy inteligente, conseguirás un buen trabajo, tendrás tu propia casa y vivirás sola y sin problemas”, le dije. “Entonces guarda los libros, papá, no haré la tarea, nunca te dejaría solo. Te quiero demasiado”, me contestó. © Aníbal Gonzales Caceres / Facebook

  • “No tengo Internet, profesora, y no puedo ver qué tarea dejó”. A lo que le respondí: “Pero si dejé la actividad en este WhatsApp desde el que me estás escribiendo”. Y ella me dijo: “Oh, me equivoqué de profesora”. © Chio Jeanette OT / Facebook

  • “Me duele la espalda porque estoy muy vieja”, mi hija de cinco años. 🤦‍♀️😂 © Karol Giraldo / Facebook

  • Mi hijo tendría seis o siete años cuando dijo: “Yo quiero hacer la tarea, pero mis neuronas están de huelga”. © Valeria Carolina Rach / Facebook

  • Cuando estaba en tercer grado, mi hijo me dijo que él sentía que hacer tareas era una manera muy planificada de hacer sufrir a los estudiantes y que había llegado a la conclusión de que su niñez no era plena por tener que realizar las tareas. Por ello, él decidía darle paso a su felicidad y no seguir estándares dictados e impuestos por la sociedad. O sea, ni sé de dónde sacó ese discurso tan bien estructurado que casi me convence. © Evelyn Mesen Meza / Facebook

  • Cuando mi hijo tenía ocho años, llegó de la escuela y le pregunté: “¿Tienes tarea?” y me dijo: “Sí, de Historia, pero yo no entiendo por qué mi maestro me deja tarea de personas que ya murieron. Yo todavía ni nacía, ¿a mí para qué me sirve?”. Yo no supe si llorar o reír. © Mary Trejo / Facebook

  • Le dije: “Haz tu tarea de caligrafía, tu jefe te va a despedir si no entiende tu letra” y me respondió: “No lo necesito, voy a tener mi propia empresa, no voy a tener jefe”. © Jasihara Martinez / Facebook

  • Mi hijo me dijo que la tarea es como la comida: “Cuando te llenas, ya no quieres más”, y que él ya estaba lleno de tarea y ya no quería más. También dijo que le iba a mandar un mensaje a su maestra diciendo que lo sacara del grupo de WhatsApp para que ya no le llegaran las tareas, que renunciaba a estudiar. © Ana Aguirre / Facebook

  • Que porque ya había entendido todo en clase y no necesitaba hacer la “recordación” de nada. Tuve que contener la carcajada. © Noe Benitez / Facebook

  • Solo me dijo que la hiciera yo, que nadie se iba a dar cuenta, que solo debía escribir un poco feo y todo iba a estar bien. © Bren Barboza / Facebook

¿Cuál fue el pretexto más creativo que inventaste para evitar hacer la tarea? También nos puedes contar qué dijiste para dejar de hacer un trabajo en tu actual empleo (prometemos no contar el secreto).

Compartir este artículo