Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Personas contaron cómo una pequeña casualidad causó un efecto mariposa en sus vidas

En ocasiones, toda la vida de una persona puede cambiar por una pequeñez: la pérdida de un boleto, una taza de café, un encuentro por casualidad o una película favorita. La repercusión de estos pequeños acontecimientos es prácticamente imposible de adivinar, pero es posible evaluar cómo una u otra coincidencia influyeron al recordar el pasado.

Genial.guru adora encontrar confirmaciones de que cualquier circunstancia puede cambiar la vida para mejor y con gusto compartiremos contigo los ejemplos más increíbles de tales giros inesperados.

  • En 2016, una conocida rompió su teléfono; ella estaba buscando en dónde repararlo a un bajo costo. Yo, al ser un auténtico caballero, decidí quedar bien y le dije que era un profesional en reparación de teléfonos. Cuando ella me dio su teléfono para repararlo, yo no sabía cómo hacer una reparación y, aún leyendo las instrucciones, tardé 2 días en arreglarlo. Gracias a mi presunción y a una mujer, me encontré a mí mismo y actualmente soy uno de los mejores profesionales en reparación de teléfonos de la ciudad. El teléfono lo reparé sin problemas, aunque a decir verdad, arruiné muchas piezas.
  • Mi mamá se topó con un video de una facultad de Física Médica y Bioingeniería (en ese entonces, yo quería ir a la facultad de Física Nuclear). Ahora, 10 años después, me encuentro sentada en un laboratorio medicinal en Seúl y estoy esperando los resultados de un experimento.
  • Cuando tenía 10 años, mis padres y yo fuimos a dar un paseo. Una extraña mujer se acercó a mí, me tomó del hombro, me miró a los ojos y dijo: “¡Vive tu propia vida, viaja por el mundo!” y se fue. Yo lloré, porque ella me asustó, pero estas palabras me llegaron al alma y, ahora, cada año ahorro en muchas cosas para poder conocer nuevos lugares. Estos son los mejores momentos de mi vida, los cuales no hubieran ocurrido de no haber sido por esa mujer. © ShuffleandTruffle / Reddit
  • Hace unos 10 años, mi abuela, que tenía unos 55 años, llamó a un taxi. Se equivocó en un número y un hombre le respondió. Palabra tras palabra, era evidente que se había equivocado. Pero la abuela decidió conocerlo un poco más. Resultó ser que el hombre era de una aldea vecina, no estaba casado y tenía 58 años. Ellos hablaron por teléfono un par de veces. Después, él vino a visitarla y, luego de un año, se casaron. Desde entonces, ellos viven juntos, en invierno frecuentemente se van de pesca y en verano se encargan del huerto.
  • Por una completa casualidad, me gané una beca para la universidad. Mi mamá me hizo ir dos días antes para llevar mi diploma. Resultó ser que la matriculación había comenzado antes de tiempo y me dieron un lugar porque nadie llegó antes. Tuve calificaciones de 8, 7 y 6. Desde entonces, considero que, en ese momento, utilicé toda la suerte de reserva que tenía para toda mi vida.
  • Hace 30 años, cuando tenía 17, iba caminando cerca de la casa de una compañera de clase y vi cómo ella abrazaba a su papá. Hasta ese momento, no me imaginaba que había padres que amaran a sus hijos y viceversa. Esta casualidad cambió mi vida y, cuando criaba a mi hija, frecuentemente recordaba esto. Estoy muy agradecido con mi compañera de clase y su papá, ya que, sin ellos, toda mi vida hubiera sido de otra manera. © stupidlyugly / Reddit
  • Mi vida cambió al ver los créditos de un videojuego. Me sorprendió que hubiera tantas personas que hacen juegos y decidí aprender. Pasé algunos estudios y comencé a aprender programación. Pasaron 6 años y ahora estoy haciendo mi servicio como programador en una gran empresa en el sector en donde quiero construir una carrera laboral. Y todo porque me esperé hasta los créditos después de terminar un juego. © mackinnonbuck / Reddit
  • Tengo casi 30 años, no estoy casado. Aunque soy subdirector en una gran empresa, en el fondo de mi alma soy un friki. Por el trabajo, tengo que volar muy seguido. Durante el despegue, me entretengo diciendo en voz alta los números de la serie Desaparecidos: 4, 8, 15, 16, 23, 42. Hace un año, en un vuelo de mi ciudad a Múnich, comencé a pronunciar estas cifras, de pronto, escuché cómo una mujer que se encontraba en uno de los asientos vecinos murmuró “¡Ha llegado el momento de las aventuras!”. A los pocos días, le hice una propuesta de matrimonio.
  • Un buen amigo me invitó a una fiesta en donde habría macarrones con queso. Ahí conocí a un chico y, cuatro meses después, volé con él al otro lado del país. Hace poco festejamos nuestro aniversario y, en honor a esto, organizamos una fiesta y preparamos macarrones con queso. © GoHomeRogr / Reddit
  • Una conocida se dedicaba a la quiromancia. Un día, acudí a ella, aunque para ser sinceros, yo no creía mucho en eso. Después de la sesión, ella me miró con tristeza y dijo: “¡Qué complicado debe de ser para ti! Te ves completamente confundida y cansada por un trabajo que no te gusta y que no puedes dejar porque tienes un hijo”. Eso era verdad. Yo odiaba mi trabajo pero no lo podía dejar. La sesión con mi conocida fue la gota que derramó el vaso. Renuncié, encontré un nuevo lugar y, aunque mi salario era menor que el de antes, ahí me respetaban y me escuchaban. Supongo que esa lectura de mi mano salvó mi salud mental. © Aurea Martin / Quora
  • Comencé a jugar juegos de rol en línea e ingresé a un increíble grupo. Los chicos de ahí me ayudaron a lidiar con la depresión, comencé a ser más segura de mí misma, incluso empecé a ir a citas (¡a los 24 años!). Hice un amigo en Inglaterra y decidí ir a estudiar allí, aunque tenía algo de miedo. Después de mudarme, comencé a salir con un chico del grupo y nos casamos. Tuvimos que dejar de jugar cuando nació nuestro primogénito, pero si no hubiera sido por este juego, no tendría ni esposo, ni hijo, ni Londres... © ZaMiLoD / Reddit
  • Soy un hombre financieramente estable que ha conseguido todo por sí mismo. Me gusta criticar todo y esto ha jugado un gran papel en mi vida. Especialmente, me gusta bromear acerca de los representantes de llamadas telefónicas. Una vez, estaba de mal humor y una chica con una agradable voz me llamó.
    — ¡Hola! Me llamo Irma. Quiero ofrecerle trabajar con nosotros, y estoy dispuesta a ayudarle en cualquier cuestión si me hace un depósito de dinero.
    — Hola, me llamo Alejandro, me ha gustado mucho su voz y con entusiasmo le depositaré 10 mil USD, bajo la condición de que se case conmigo.
    — En primer lugar, tenemos que conocernos. Por ejemplo, puede invitarme a un restaurante.
    Sin pensarlo dos veces, acepté. Para ser sinceros, desde el momento en que la vi, comencé a creer en el amor a primera vista. Ella se veía perfecta y todo lo demás en ella era ideal. Una frase accidental que pronuncié al principio de nuestra conversación literalmente hizo mi vida. Llevamos 3 años de casados y nunca antes me habían visto tan feliz.
  • A nuestra clase llegó un chico nuevo con una enorme chamarra y gafas. Lo sentaron a mi lado. Era un chico de pocas palabras pero muy inteligente. Después de un par de semanas, nos hicimos amigos. Un día estábamos jugando, él tomó mi pluma y la escondió, yo tomé sus lentes y me los puse. ¡Fue un milagro! Por primera vez en mi vida, logré ver con claridad todo a mi alrededor: las letras en el pizarrón, las hojas en los árboles y los pájaros en el techo. Ese día cambió mi vida por completo: después de ir al doctor, obtuve unas gafas y comencé a estudiar mejor y a hacer ejercicio. Y a pesar de que simplemente comencé a ver al igual que todos los demás, a mí me pareció que había adquirido un superpoder. © Derek Correy / Quora
  • Todos los días viajaba en autobús junto a la que sería mi futura esposa, sin embargo, en un principio, yo no le había prestado atención, hasta que un día ella llevaba puesta una chamarra con el logotipo de mi equipo favorito. Ese día, decidí hablar con ella acerca del partido de esa tarde... Actualmente, llevamos casados 15 años. © Ice_Cream_Man_Cometh / Reddit
  • Hace 7 años, tenía una entrevista, pero me equivoqué de puerta y eso terminó con el hecho de que, a los 4 días, me mudé a Australia. Todo lo que ocurrió conmigo desde entonces nunca habría pasado si yo no me hubiera equivocado de puerta. © originalposeur / Reddit
  • Cuando tenía 16 años, mi amigo se enfermó y tuve que ir al parque acuático sin él. Ahí conocí a una chica y comenzamos a salir, después de 4 años, nos casamos y a los 2,5 años nos divorciamos, no hablamos durante 3 años, después me volví a casar y ahora nuevamente me divorciaré. Además de que dejé la universidad para estar con ella, me aburrí y me enlisté en el ejército, en donde durante 8 años he participado en dos guerras. ¡Maldito Jacob, tenías que resfriarte ese día! © josh0861 / Reddit
  • Al regresar de Roma a mi ciudad natal, después de un curso de idiomas, tuve una escala en Viena. No quería regresar a casa, era algo entendible. Al estar a punto de abordar, de pronto ocurrió un alboroto entre el personal, ya que habían vendido 4 asientos más de los lugares que había en el avión. Con los ojos llorosos, nos pidieron comprender, nos ofrecieron disculpas y quedarnos una noche en Viena. ¡Ni siquiera terminé de escuchar cuando les di mi pasaporte para que me dieran otro vuelo! El plan de una noche en Viena era perfecto, nunca había estado ahí. Inesperadamente, me transfirieron 400 euros a mi cuenta bancaria. Después de esa noche de paseo, me gustó tanto Viena que decidí regresar para estudiar una maestría. Actualmente llevo dos años viviendo aquí.
  • Mi más grande casualidad en la vida fue cuando, al estar en el extranjero, un día antes de que mi avión saliera de regreso a mi ciudad, entré a una cafetería con una amiga. Me enamoré del mesero y al final me quedé en este país. Actualmente tenemos 4 años juntos.
  • Hacía poco tiempo que nos acabábamos de mudar a Japón y, un día, en el parque vi a una mujer que evidentemente llevaba llorando mucho tiempo. Le ofrecí un pañuelo, hablamos y resultó que la mujer había heredado una casa que se encontraba en el “barrio rojo” pero no la podía vender y mucho menos mantener. Mi pareja y yo teníamos el dinero para comprar la casa y decidimos hacerlo, incluso le pagamos un poco más de lo que la dueña pedía. Y su amigo, un vendedor de galletas taiyaki, se alegró tanto por ella que todos los días nos ofrece galletas gratis cuando pasamos cerca de su puesto. © Lazy_Raccoon / Reddit

¿Alguna vez una casualidad cambió tu vida? ¡Cuéntanos en los comentarios!