Genial
Genial

9 Secretos del detrás de cámaras de las telenovelas latinoamericanas más famosas

De los clásicos melodramas mexicanos, sabemos mucho. Enredos, romances, separaciones trágicas y encuentros tan intensos como las emociones de los televidentes que día a día seguían casi sin pestañear los vericuetos de sus historias favoritas. Sabemos el final de cada uno, quiénes fueron sus protagonistas y cuánto tiempo estuvieron al aire. Sin embargo, quizás no conozcamos tanto lo que ocurría detrás de esas formidables escenografías cuando se apagaban las cámaras. Sí. Hoy venimos a revelarte eso, ni más ni menos que el revés de la trama.

¿Cuál es o ha sido tu telenovela favorita? ¿Prefieres los finales felices o te inclinas más bien por los trágicos?

1. Basura artificial en María, la del barrio

Las escenas del basural se filmaban en el Bordo de Xochiaca, el mayor tiradero de basura ubicado en las afueras de la Ciudad de México. El equipo de producción caminaba por la zona junto a los actores, solo que la basura que revolvía y hurgaba María no era real.

En una entrevista a propósito de los 25 años de la telenovela, la productora aclaró que, por cuestiones de sanidad, ellos llevaban su propia basura para no tener que interactuar con desperdicios verdaderos.

2. Cambio a último momento en De frente al sol

Eduardo Santamarina no iba a ser uno de los actores de De frente al sol. Su personaje estaba pensado desde un principio para Ricky Martin, pero los representantes de la por entonces incipiente estrella no querían cortarle el cabello, y esta era una condición excluyente para Carla Estrada, la productora del melodrama.

3. No todo fue japonés para El pecado de Oyuki

La novela no se grabó en Japón. Aunque en un principio esa era la idea, e incluso parte del equipo de producción residió allí durante dos meses, la producción no tardó en darse cuenta de que vivir allí durante un año completo iba a ser muy complicado. De modo que Lucy Orozco, la productora ejecutiva, convenció al vicepresidente de Televisa, Víctor Hugo O´Farrill, de grabar solo los exteriores allá y el resto en México.

La productora logró recrear en 20 hectáreas de terreno varios barrios elegantes de Tokio y otras ciudades de Japón en el cerro del Ajusco, ubicado cerca de la ciudad de México. Se crearon calles completas, con postes de luz, señalamientos, pavimento y hasta una simulación del tren bala. El trabajo habrá sido sin dudas excepcional.

4. Cuna de lobos y un guiño muy original

Catalina Creel, la inolvidable villana de Cuna de lobos, telenovela que en su momento paralizó a todo México, cambió el famoso parche que llevaba en el ojo derecho al ojo izquierdo durante todo un capítulo.

Muchos creyeron que se había tratado de un error, pero en realidad fue intencional. La producción lo hizo a propósito para sondear la reacción del público. Recordemos que el personaje no estaba tuerto, solo era una mentira más de la malvada Catalina.

5. Salma Hayek no fue la primera opción para protagonizar Teresa

En un comienzo, Lucy Orozco pensó en Gabriela Roel para protagonizar la versión de Teresa de 1989, pero cuando la vio en persona, notó que su perfil era demasiado afable y no combinaba con el que tenía pensado para la inteligente y manipuladora Teresa, que finalmente fue interpretada por Salma Hayek.

6. Lucero le quitó el protagónico a Graciela Mauri en Chispita

Al principio, Lucero no iba a ser Chispita, para ella tenían pensado un papel de niña villana. Durante una entrevista para un programa de espectáculos, la actriz habló de sus inicios en la actuación y de cómo rechazar su primera oportunidad en televisión la convirtió en el ícono de los melodramas. Sucede que cuando habló con el productor Valentín Pimstein para rechazar el papel, él le ofreció ser Chispita, que hasta ese momento estaba pensado para Graciela Mauri.

La por entonces niña de 12 años recuerda que pensó que le había quitado el trabajo a quien por aquel tiempo era su ídola. Pero el productor le aseguró que, de todas formas, Graciela ya se veía un poco mayor para interpretar ese papel.

7. Para Bárbara Mori, Rubí no fue una joya

No hay dudas de que Rubí llevó a la bella actriz uruguaya a la cima de su carrera y le dio proyección internacional. Sin embargo, ella misma reveló en sus redes que mientras esta producción se encontraba al aire, no era feliz y, aunque se veía una mujer fuerte mientras daba entrevistas, la realidad era muy distinta.

Según sus propias palabras: “Rubí fue el proyecto más importante, era famosa, exitosa y me pagaban muy bien. Sin embargo, yo llegaba a mi camerino, me veía al espejo y me ponía a llorar, porque me sentía sola, vacía y triste”.

8. Un castigo muy polémico para Elena Olivares en Muchachitas como tú

Tiaré Scanda tuvo una fuerte discusión con el productor de Muchachitas como tú, Emilio Larrosa, por lo que su personaje estuvo en estado de coma por dos meses, y solo “despertó” en el capítulo final. Esa fue la verdadera causa del coma de Elena Olivares.

Dicen las malas lenguas que el productor castigó a la actriz por no querer someterse a las pruebas que exigía su personaje. En este caso, Tiaré no quería posar en bikini en una de las grabaciones en la playa y por eso él la castigó con el coma.

9. Un final imprevisto para Rubí

El final de la novela, en el que se ve a la sobrina de Rubí siguiendo el legado seductor y manipulador de su tía, surgió de improviso. En realidad se tenía pensado que Rubí terminara caminando sola y con aspecto miserable luego del accidente que le había quitado su belleza para siempre.

Genial/Historias/9 Secretos del detrás de cámaras de las telenovelas latinoamericanas más famosas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos