Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

El retriever Charlie se quedó ciego, pero un nuevo amigo logró que recuperase la alegría por la vida

En 2016, a un golden retriever de 11 años de edad llamado Charlie, le diagnosticaron un glaucoma. Desafortunadamente, a la mascota tuvieron que hacerle una doble enucleación: perdió ambos ojos. Tras pasar un tiempo, su dueña embarazada Chelsea propuso a su esposo tener otro perro, el cachorro Maverick. Y la nueva mascota de 4 meses se ha convertido en un verdadero salvador para Charlie.

Genial.guru se conmovió con esta historia de verdadera amistad, digna de admiración, entre ambos perros.

La dueña de Charlie contó que Maverick apareció en su familia a las puertas de Año Nuevo e inmediatamente encontró un lenguaje común con el perro más longevo. Pronto empezaron a pasar mucho tiempo juntos.

Un día, el cachorro notó que su amigo adulto era un poco diferente a él: Charlie no lograba encontrar cualquier juguete perdido. Entonces, Maverick comenzó a llevárselo a su amigo, dejándolo justo debajo de la nariz de Charlie.

Muy pronto, las dos mascotas se hicieron inseparables: casi nunca se alejan el uno del otro mientras dan un paseo. Su ama, incluso en broma, los llama “perros de arnés”.

Y así es como se veía Charlie antes de la operación. Era un perro muy activo: adoraba los paseos, le encantaba correr, nadar y jugar mucho.

Después de la operación, el retriever de 11 años se volvió mucho menos activo, muy preocupado por haber perdido la visión. Sin embargo, su nuevo amigo logró no solo devolverle la alegría de la vida, sino también regalarle una segunda juventud.

Charlie y Maverick se adoran mutuamente. Nunca se aburren. Maverick no solo ayuda a su compañero mayor, sino que también trata de tomar ejemplo de él.

La conmovedora historia de esta pareja se conoció después de que su propietaria enviase una foto conjunta de los dos perros a la cuenta de WeRateDogs en Instagram.

“Estos son Charlie y Maverick. Charlie perdió la vista debido a un glaucoma, pero después Maverick se convirtió en su pequeño ayudante”, rezaba el pie de foto, que rápidamente se llevó varios miles de Me gusta.

La publicación en la cuenta se ha vuelto increíblemente popular, por lo que WeRateDogs propuso a los dueños de Charlie y Maverik que creasen para los perros su propia cuenta de red social. Esto fue precisamente lo que hicieron. Ahora, más de 160 000 usuarios de Instagram siguen la vida de estos amigos de cuatro patas.

¿Alguna vez en tu vida te has topado con ejemplos de amistad verdadera y sincera entre los animales?

Imagen de portada weratedogs
Compartir este artículo