Genial

Esta perrita arriesgó su vida para salvar a sus compañeros militares en Afganistán, y se convirtió en el miembro más valiente del ejército

6-15
166

Los perros nos han entregado su amor incondicional a lo largo de miles de años. Han sido nuestros compañeros en momentos de soledad, consuelo en situaciones duras y motivo de alegría en distintas ocasiones. Pero algunos de ellos incluso se han arriesgado para salvar nuestras vidas sin pedir ningún tipo de honor cambio. Ese es el caso de Layka, una perra que salvó a muchos soldados en Afganistán, y a la que la vida le dio una segunda oportunidad para ser feliz.

Genial.guru quiere compartir contigo la historia de esta perrita cuyo valor salvó muchas vidas, arriesgando la suya en el proceso.

Quién es Layka

Layka es una perra pastor belga malinois de 8 años, la cual fue criada para convertirse en un miembro del servicio militar. Fue entrenada para especializarse en la detección de explosivos tácticos, y, a una corta edad, fue enviada a Afganistán para comenzar su servicio. Allí se unió a un pelotón que la trataba con amor, como si fuera un soldado, una compañera más.

Sus amigos militares casi la perdieron en un combate

En 2012, durante una operación, el equipo de Layka se encontraba en una aldea afgana atacando a un complejo enemigo. La perra fue enviada a un edificio para rescatar a posibles compañeros heridos y para buscar explosivos. Entonces, se encontró con un combatiente adversario. Layka recibió numerosos disparos por querer proteger a sus compañeros, pero logró inhabilitar al agresor. Poco después fue rescatada y llevada directamente a recibir atención médica.

Un soldado no quiso dejarla atrás: la adopción de Layka

La perra soldado fue sometida a más de tres cirugías para reconstruirle el hombro derecho, pero los médicos no pudieron salvar su pata izquierda, por lo que tuvieron que amputársela. Sin embargo, su espíritu luchador e increíble vitalidad no dejaron que su vida terminara por ello, y tampoco sus amigos soldados.

Hubo uno en particular que decidió no dejarla atrás: el sargento Julian McDonald, quien, agradecido con Layka por haberlo salvado, inició su proceso de adopción. Algunos temían que, siendo una perra de combate, fuera peligroso acogerla en casa para que conviviera con una familia, pero Julian la conocía muy bien, y luchó por tenerla a su lado. Por suerte, ¡lo consiguió!

Un nuevo comienzo

Layka recibió una nueva oportunidad para vivir, y llegó a su nueva casa con la alegría que la caracteriza. Aprendió a caminar con 3 patas, y regularmente asiste a terapia para sanar sus hombros. Su historia de heroísmo le valió ser premiada como el can más heroico de Estados Unidos en 2016, el “Perro héroe militar”, lo que también la llevó a aparecer en la portada de National Geographic.

Otros héroes anónimos

Pero ella no es la única. Muchos perros soldados arriesgan su vida cada día para salvar la de sus compañeros. Ellos son considerados miembros igual de importantes en cada pelotón, y su pérdida provoca un profundo dolor en sus compañeros humanos. Layka es un ejemplo de que los lazos de amistad que creamos con los perros son respetados por ellos hasta el final.

¿Cuál fue el acto de amor más grande que tu mascota hizo por ti? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

6-15
166