Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

La emotiva y valiente historia real detrás de la película “Erin Brockovich”, por la cual Julia Roberts ganó un Oscar

A veces, la ayuda y la búsqueda de justicia vienen de donde menos se espera. Erin Brockovich es un buen ejemplo de ello, una mujer sin formación profesional en leyes que encabezó una batalla legal contra una corporación millonaria. Su historia fue merecedora de la película que lleva su nombre en el año 2000, pero ¿qué hay más allá de lo que vemos en el filme?

Genial.guru quiere compartir contigo cómo es que Erin Brockovich pasó de ser una madre soltera con problemas económicos a una reconocida activista y consultora legal.

Su vida antes de los litigios

Antes de convertirse en una conocida defensora del consumidor y ser interpretada por Julia Roberts en la pantalla grande, Erin Brockovich tuvo una vida casi como la de cualquier persona. Nació en Lawrence, Kansas, el 22 de junio de 1960 y fue la menor de cuatro hermanos en una familia de clase media.

Desde pequeña, fue diagnosticada como disléxica y eso influyó en que no fuera una estudiante particularmente buena. Después de graduarse de la preparatoria, estuvo brevemente en la Universidad Estatal de Kansas, pero luego ingresó al Wade College en Dallas, Texas, y obtuvo un grado asociado en Artes Aplicadas en 1980.

Junto a una amiga, decidió mudarse a Newport Beach, California y ahí comenzó a trabajar como aprendiz de gerencia para la cadena de almacenes Kmart, pero renunció luego de unos meses. En 1981, se convirtió en reina de belleza al participar en el concurso Miss Costa del Pacífico y resultar ganadora.

Cuando Erin tenía 28 años, se casó con su primer esposo, Shawn Brown, vivieron en diferentes partes de Estados Unidos y tuvieron dos hijos, Matthew y Katie, pero acabaron divorciándose en 1987 tras cinco años de matrimonio.

Erin se había convertido en madre soltera, así que para mantener a su familia, comenzó a trabajar en una firma de corretaje inmobiliario en Reno, Nevada. Allí conoció a quien sería su segundo esposo en 1989, un hombre llamado Steve Brockovich, pero su matrimonio duró apenas duró un año y Erin ya estaba embarazada de su tercera hija, Elizabeth.

El caso que la hizo famosa

Tras su divorcio, Erin sufrió un accidente automovilístico en el que resultó herida y tuvo que someterse a una cirugía de cuello. Después de eso, se fue a vivir al valle de San Fernando, en Los Ángeles, donde contrató al bufete de abogados Masry & Vititoe para que la representaran en su caso contra el conductor responsable del accidente. Erin consiguió una indemnización más pequeña de lo que esperaba, pero el abogado Ed Masry le ofreció un trabajo en su bufete.

Mientras Erin revisaba el papeleo de un caso de bienes raíces que implicaba a la empresa Pacific Gas & Electric (PG&E), notó algo que le pareció extraño; entre los archivos, encontró registros médicos y pruebas de sangre, algo bastante inusual para un caso que se suponía era netamente inmobiliario.

Curiosa por naturaleza, Erin pidió permiso a Masry para investigar más el asunto y visitó a los dueños de una de las casas que PG&E estaba intentando comprar en los alrededores de su planta en Hinkley, en el desierto de California. Entonces descubrió que la empresa había estado pagando los gastos médicos por las enfermedades de esa familia, algo que definitivamente no era casualidad ni una muestra de generosidad desinteresada.

Erin visitó a numerosas familias de Hinkley que consumían agua potable de la misma fuente y uno o más miembros de la familia habían enfermado, así logró vincular el alza en el número de enfermos y la presencia de cromo hexavalente (cromo VI) en el agua. Este compuesto tiene usos industriales como preservación de la madera y revestimiento anticorrosivo, pero debido a su poder oxidante, es altamente tóxico y cancerígeno.

La contaminación del agua con cromo VI se debió a una instalación de PG&E construida en 1952 como parte de una tubería de gas en la que usó este compuesto para evitar la corrosión en una torre de enfriamiento, pero el agua residual que resultaba del proceso era descargada en estanques sin algún tipo de revestimiento que hicieron que el cromo hexavalente se filtrara al agua subterránea y acabará por afectar un área de aproximadamente 3,2 por 1,6 kilómetros.

Construyendo un caso con audacia

Mientras el abogado Ed Masry se encargaba de construir una estrategia legal para el caso, Erin reunió evidencia de la relación de las enfermedades con la contaminación del agua, se involucró de cerca con todos los casos, memorizó sus historias y logró reunir a más de 600 personas para hacer una demanda colectiva que pedía una indemnización millonaria.

Para poder dedicar más tiempo al caso, Erin tuvo que dejar a sus hijos al cuidado de un vecino motociclista con el que tenía también una relación romántica. Sin embargo, le fue un poco complicado ganar credibilidad en el campo en el que se desempeñaba, no era una abogada luciendo un traje sastre formal y hablando protocolariamente, era más bien de un estilo llamativo, una madre soltera con gusto por los escotes y sin formación profesional en el área legal, pero con una astucia y seguridad que la ayudaban a conseguir lo que quería.

El estupendo trabajo de investigación y convencimiento que hizo Erin, sumado a la habilidad para las leyes de Masry, hizo que, en 1996, el caso se resolviera, obligando a PG&E a pagar 333 millones de dólares como indemnización a repartir entre sus demandantes, convirtiéndose en el acuerdo más grande jamás pagado en la historia de Estados Unidos hasta ese momento. El bufete de abogados recibió una parte de esa suma, 133,6 millones para ser exactos, mientras que la propia Erin recibió un nada despreciable bono de 2,5 millones de dólares.

Erin después de su primer gran triunfo

Para Erin, las batallas legales contra grandes corporaciones contaminantes se acabaron convirtiendo en un estilo de vida, en 2006 participó en otra demanda contra PG&E, esta vez por su sede en el condado de Kings, California, con 1 200 demandantes y 335 millones de dólares como acuerdo final.

De la mano del bufete Masry & Vititoe, Erin participó en varios litigios similares contra otras compañías y más adelante se convirtió en presidenta de su propia empresa Brockovich Research & Consulting, donde ofrece sus servicios como consultora legal en reclamos por contaminación, daños al ambiente y a la salud.

También estuvo involucrada en una demanda contra el Distrito Escolar Unificado en Beverly Hills por permitir que pozos petroleros operaran cerca de un campus escolar y afectaran la salud de estudiantes. Incluso ha sido activista en favor de la construcción responsable, luego de experimentar problemas por contaminación de moho en su propia casa.

Erin Brockovich, la película

El actor y productor Danny DeVito fue quien encontró el potencial en la historia de Erin para ser un éxito de Hollywood, así que compró los derechos de la historia en 1995 y, cinco años después, bajo la dirección de Steven Soderbergh, llegó a las salas de cine para convertirse en un éxito comercial y una de las películas más elogiadas del año 2000.

Otras curiosidades relacionadas con la película son:

  • Julia Roberts hizo historia al convertirse en la primera actriz en ganar un Premio de la Academia, BAFTA, Globo de Oro, Critics’ Choice Movie Award, National Board of Review y Screen Actors Guild Award por una sola actuación.

  • En la vida real, Erin se enfermó por las toxinas y estuvo hospitalizada un tiempo, esto se filmó para la película, pero lo eliminaron del corte final porque no querían que el personaje se convirtiera en un mártir.

  • LeRoy A. Simmons, el juez que estuvo a cargo del caso de PG&E, se interpretó a sí mismo en la película, aunque para ese momento, ya no ejercía como juez.

  • En la película, hay una escena donde el personaje de Erin está en una cafetería, ahí vemos un cameo donde aparece la Erin real como una mesera de nombre Julia (un guiño al nombre de la actriz que la interpreta) y en otra mesa hay un comensal que es nada menos que el auténtico Ed Masry.

  • Según la propia Erin Brockovich, la película se toma muy pocas licencias creativas, siendo aproximadamente un 98 % precisa con los hechos reales.

  • Al interpretar a Brockovich en la película, Julia Roberts se convirtió en la actriz mejor pagada de Hollywood de ese momento al recibir 20 millones de dólares por su actuación.

La película se enfoca solo en una parte de la vida de Erin, pero es bueno saber lo que hay más allá de lo que se ve en el filme. ¿A ti qué te pareció esta historia? Cuéntanos tu opinión en los comentarios.