Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Ryan Reynolds usó un ridículo suéter y lo convirtió en un tierno gesto solidario

Ryan Reynolds es uno de los artistas más carismáticos del momento. Ya sea en la pantalla del cine o en sus redes sociales, a menudo logra sacarnos muchas carcajadas con su humor único. Y estamos tan acostumbrados a ver a este actor intentando hacernos reír en cualquier oportunidad que aparece, que podemos olvidar que es una persona con defectos, virtudes y un lado solidario que está dispuesto a hacer visibles fundaciones que persiguen causas nobles, como la de ayudar a pacientes pediátricos.

Genial.guru quiere hablarte sobre la forma en la que este artista, con su buen humor, le dio un giro a una broma que le hicieron un año antes para colaborar en una campaña que ayuda a los niños que se encuentran en hospitales en Navidad.

Todo empezó con una broma hecha en 2018

Como ya mencionamos en otro artículo, a Ryan Reynolds le gusta jugarles broma a sus seres queridos. Pero, en 2018, fue el quién resultó ser víctima de una. Sus amigos, los actores Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal, decidieron hacerle tomar una cucharada de su propia medicina invitándolo a una fiesta cuya consigna era usar “divertidos suéteres navideños”, y su sorpresa fue muy grande cuando notó que era el único en la reunión que llevaba esa vestimenta. Fue engañado, y el resultado no le hizo nada de gracia, tal como puede verse en la fotografía. Pero, lejos de avergonzarse, decidió compartir el momento en Instagram con la frase: “Estos idiotas me dijeron que era una fiesta de suéteres”, y a su lado puede verse a Jackman y a Gyllenhaal sonriendo victoriosos. La alianza de los actores contra Ryan había funcionado, o eso creyeron hasta un año después, cuando Reynolds sacó del armario esa prenda y la convirtió en algo genial.

El retorno del suéter

Un año después, Ryan Reynolds volvió a utilizar ese abrigo de colores chillones con un gigante moño dorado, pero, en esta ocasión, fue por una causa noble. El actor compartió un video que, a través de animaciones, habla sobre la historia de aquel suéter. Se puede ver cómo al inicio, esta prenda estaba en un local esperando a ser comprada, pero nadie la quería porque se veía “fea”. Hasta que un día, un “misterioso hombre” que fue invitado a una fiesta de suéteres navideños la adquirió. Pero ese no es el final de la historia: en el video puede verse la decepción del abrigo y su dueño al llegar a la fiesta y notar que nadie usaba algo como él.

Está bien, es una animación un poco fantasiosa de lo que sucedió aquella noche del año anterior, pero ¡vaya! El final es distinto, porque cuando apuntan la cámara al suéter avergonzado, en la fotografía no aparece aquel Reynolds con el ceño fruncido que vimos en Instagram, sino que, a continuación, podemos ver una fotografía real del actor orgulloso usando su indumentaria, mientras aparece la frase “Todas las fiestas merecen un final feliz”. En las últimas imágenes del video pueden verse más fotografías de pacientes pediátricos en el hospital utilizando muy felizmente réplicas de aquel suéter. Todos ellos fueron regalados por Reynolds con la esperanza de difundir un poco la alegría festiva en Navidad.

Una buena causa que busca ayudar a los niños

En el video aparece la Fundación SickKids, una entidad sin fines de lucro que busca ayudar a los niños enfermos. Además de difundir el trabajo de la organización, Reynolds pidió la colaboración del público para que los niños que no pueden volver a sus hogares tengan la oportunidad de tener unas felices fiestas en los hospitales. No conforme con ello, el actor prometió igualar las donaciones previas a Navidad que la fundación recibiera.

Lo cierto es que no es la primera vez que Reynolds colabora con esta fundación. Desde 2016 se ha esforzado en difundir SickKids con el objetivo de apoyar la lucha contra los mayores desafíos en la salud de los niños. “A través de Deadpool he conocido a muchos niños con cáncer. Sabía que él tenía muchos lectores, por el cómic, solo que no sabía que los chicos lo leían tanto. Ven algo maravilloso en este personaje que cambia su percepción de la enfermedad, y creo que eso es importante”, contó el actor en una entrevista a la hora de explicar su activismo en la causa.

Ahora, este suéter no se ve nada ridículo, y más si también lo usa Hugh Jackman

Y, como si eso ya no fuera suficiente, para ayudar a promover la causa, Hugh Jackman accedió a ponerse el suéter que el año anterior usó para burlarse de Reynolds. Publicó la fotografía en sus redes sociales y la acompañó con el siguiente texto: “No puedo creer que acepté usar la ropa interior a juego también”. Vaya, esperamos que no sea un nuevo tema para alguna campaña benéfica de 2020.

Con astucia, Ryan Reynolds supo transformar una broma en un final feliz para que aquel suéter que se veía “ridículo” se transformara en algo especial. Por lo que, al difundirlo, seguramente esperó que la solidaridad transformase aquel difícil inicio para los niños enfermos en los hospitales en un “final feliz”, tal como dice la leyenda de la campaña.

¿Qué iniciativas solidarias se llevan a cabo en tu país durante las fiestas? Cuéntanos, y también comparte en los comentarios una foto o historia con la prenda más ridícula que hayas usado alguna vez. Quizá sea un buen momento para sacarla del armario.