Genial
Genial

Un joven de Malí salvó la vida de un niño y se convirtió en la prueba viviente de que el destino paga sus deudas

El nombre Mamoudu Gassama resonará en los oídos de la gente durante mucho tiempo. Él es un joven de Malí que, en cuestión de segundos y tras haber cometido un acto verdaderamente valiente, se convirtió en un héroe, por lo que ya recibió la ciudadanía francesa y el reconocimiento de las personas de todo el mundo.

Genial.guru te contará con admiración sobre un hombre que definitivamente merece ser famoso.

Sobre lo sucedido

Este joven de 22 años dijo que iba a un partido de fútbol cuando vio a un niño colgando de un balcón. Sin vacilación, Mamoudu se apresuró a salvarlo. Subió al cuarto piso del edificio sin ningún tipo de protección y en menos de 30 segundos logró interceptar al pequeño de las manos de un hombre que lo sostenía por un brazo, rescatándolo así de esa pesadilla.

El sujeto que estaba intentando ayudar al pequeño en ese momento, no podía hacer lo mismo que Mamoudu porque la división entre los balcones de lo impedía. Un movimiento brusco en una situación así podía tener consecuencias terribles.

Muchas personas que estaban en la acera lograron presenciar la situación.

Todo sucedió el 26 de mayo de este año, a las 8 pm, y los rescatistas llegaron a la escena cuando el pequeño ya estaba a salvo. Su única lesión fue una uña rota, mientras que el propio Gassama solo sufrió algunos arañazos.

"Por suerte, había alguien con un buen estado físico que tuvo el valor de ir a buscar al niño", dijo un representante del servicio de bomberos.

El merecido reconocimiento

Los testigos presenciales que filmaron lo que estaba sucediendo con sus teléfonos celulares, publicaron el video en la red, donde instantáneamente se volvió viral y sumó cerca de 8 millones de reproducciones en un solo día. Por su capacidad de escalar paredes, el joven maliense inmediatamente fue apodado "Hombre Araña".

El coraje de Mamoudu no pasó desapercibido para las autoridades francesas. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ya le han expresado su gratitud. El joven fue reconocido como un héroe y galardonado con una medalla por su valentía. Sorpresivamente, recibió la ciudadanía francesa, y un empleo en el servicio de bomberos y rescate.

De primera mano

El maliense dijo que había llegado a Francia para comenzar una nueva vida y, sobre el incidente, respondió modestamente: "Me encantan los niños y no quería que este pequeño saliera lastimado. Corrí y comencé a buscar la forma de salvarlo. Gracias a Dios, fui capaz de subir por los balcones para hacerlo. Cuando entramos al departamento, me temblaba todo el cuerpo. Me senté en el suelo y tardé varios minutos en recuperarme".

Un poco sobre él

¿Quién es Mamoudu Gassama? Tiene 22 años y, hasta el 2013, vivía en la ciudad de Yagin, en el suroeste de Malí. Salió de ese país como un inmigrante ilegal y, en 2014, después de un segundo intento, pudo llegar a Italia. Su primer viaje fue frustrado por los guardias fronterizos.

Llegó a Francia solo porque allí vivía su hermano. Y cuando Mamoudu se estableció en París, tuvo que sobrevivir trabajando esporádicamente en distintas obras de construcción. Esa es, probablemente, la causa de su buen estado físico. Sin embargo, su situación era muy mala: vivía en un hostal y dormía en el piso.

En la reunión con el presidente francés, confesó: "No tenía medios de subsistencia y no recibía ayuda de nadie. He vivido muchas cosas, nos atrapaban y nos golpeaban, pero aun así no perdí la esperanza".

Esta es una historia sobre una casualidad para nada casual. Gassama estaba en el lugar y en el momento correctos, por lo que el destino lo recompensó generosamente por sus buenas acciones. Y ahora podemos decir sin titubear: no todos los héroes usan capas.

Genial/Historias/Un joven de Malí salvó la vida de un niño y se convirtió en la prueba viviente de que el destino paga sus deudas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos