Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Una joven pidió la ayuda de su padre y él no tardó ni 20 minutos en llegar, mostrando que no hay apoyo como el de un padre

Las personas que tienen la fortuna de contar con el apoyo de sus padres, saben que no hay un amor más incondicional y sincero que el que ellos pueden regalar. Sin importar la edad que tengas, el cariño que un padre te demuestra con sus acciones no tiene comparación con ninguna otra cosa en el mundo. “Papá siempre va a estar ahí”, fueron las primeras palabras de una joven que compartió en Facebook la pequeña historia de lo que le había sucedido en un día difícil, al encontrarse con su llanta ponchada en medio del tránsito. Con su relato, mostró un gran ejemplo de lo importante que es valorar y agradecer a los padres por toda su entrega y dedicación.

Dora Pérez Alemán compartió con Genial.guru los detalles de su historia, la cual demuestra que, sin importar las circunstancias, el apoyo de los padres siempre estará ahí para acompañarnos en cada paso del camino.

“Papá fue el primero que pasó por mi mente”

Parecía un día normal pero, para la sorpresa de Dolly, como la llaman de cariño desde que tiene memoria, habría un par de inconvenientes. Ella acababa de dejar a su hija en la guardería y estaba manejando a una velocidad alta. En realidad no había notado nada raro, hasta que un coche se detuvo a su lado y la alertó sobre su llanta. Aunque pudo llamar a su esposo para que la ayudara a resolver el problema, ella pensó en su padre de manera automática, pues siempre ha estado para ella y la ha hecho sentirse segura desde pequeña. “Honestamente, no pude pensar en alguien más para ayudarme. Papá siempre apoya a quien puede. Lo hace sin pretextos y sin esperar algo a cambio”, comentó.

El apoyo incondicional de un padre

Cuando Dolly llamó a su padre para contarle del incidente con su coche, le preguntó si estaba muy ocupado. Su padre se preocupó inmediatamente y le preguntó si algo había sucedido, si ella estaba bien o si necesitaba algo. Dolly le comentó lo de su llanta y le dijo que no había querido bajarse a revisarla porque estaba muy solo por ahí. No habían pasado ni 20 minutos de la llamada, cuando su papá ya estaba listo para ayudarla. Al llegar, se disculpó por demorarse, pero explicó que le había preparado unos taquitos para que comiera bien y le entregó un plato cubierto con papel aluminio y un tarro lleno de café.

“Papá tiene corazón de oro. Realmente siempre lo recuerdo ayudando a todo el mundo. Me conmovió mucho su detalle de los taquitos porque él es así, ¡es imposible no quererlo!”, dijo Dolly. Verlo ahí, dispuesto a ayudarla, fue una sensación incomparable, y solo podía pensar en cuánto le gustaría que su padre le durara toda la vida.

Dolly se aguantó las ganas de llorar, pues verlo ahí con su cabello lleno de canas, pero con las mismas fuerzas de siempre, la hizo pensar en que su padre siempre estaba ahí, sin importar las circunstancias. Aunque ya no era el mismo hombre lleno de energía que ella recordaba; el amor, la protección y la fortaleza que él entregaba, seguían siendo igual de infinitos. Cuando el señor terminó de reparar la llanta, su hija estaba profundamente agradecida, y en lo único que podía pensar era en el deseo que tenía de que ese gran hombre fuera eterno.

Cuando era niña, Dolly fue atropellada por una bicicleta y su padre corrió para cargarla; cuando se enteró de que sería abuelo, ella tenía mucho miedo de decepcionarlo, pero su padre la abrazó y le hizo saber que él siempre amaría todo lo que viniera de ella; durante su embarazo se cayó en la calle y, aunque no sabe de dónde sacó la fuerza para lograrlo, su padre también estuvo ahí para ayudarla a ponerse de pie. “Pase lo que pase, papá siempre estará ahí para darme su protección, seguridad y amor. Desearía tanto regresarle lo mucho que me ha dado como hija, que nos ha dado como familia... hacerlo más feliz y quitarle todo tipo de preocupación”, señaló Dolly.

Cortesía de Dora Pérez Alemán para Genial.guru

La importancia de valorar a un padre

Cortesía de Dora Pérez Alemán para Genial.guru

El amor siempre ha estado presente en esta familia. Especialmente, entre Dolly y su padre, existe una relación muy cercana y sólida. Desde que era pequeña, su papá se encargó de que su hija y sus dos hermanos aprendieran a ser independientes y supieran cómo defenderse ante las adversidades de la vida. Les enseñó sobre el significado de la humildad y lo maravilloso que es ser auténtico y empático con las personas. “Recuerdo mucho a un padre amoroso, respetuoso y lleno de bondad”, dijo Dolly.

Cortesía de Dora Pérez Alemán para Genial.guru

“Mi padre es mi fortaleza, sabiduría... es mi eterno y gran amor por siempre. Los padres son los seres más importantes para cualquier persona. Comenten errores como cualquiera, pero siempre tratan de dar lo mejor de sí mismos para sus hijos. Bien dicen que, hasta que eres padre, logras comprender muchas cosas. Lo más preciado que podemos hacer es cuidarlos, amarlos y protegerlos como ellos lo hicieron con nosotros.

En cualquier momento estaremos en su lugar y, todo lo bonito que les dimos a ellos, regresa a nosotros con nuestra descendencia. Por eso es importante darles amor honesto y desinteresado”, añadió. Sin duda alguna, esta historia se convirtió en una reflexión para muchos y, como dice Dolly, “Los padres pueden tener la edad que sea, pero si se trata de sus hijos, sacan la fortaleza más poderosa que existe, esa que viene desde su interior... el amor”.

¿Qué opinas de esta historia? ¿En qué momento importante te apoyó tu padre? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo