Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una pareja fabricó un museo en miniatura para sus jerbos, y el resultado nos parece adorable

Una pareja creó un pequeño museo de arte para sus jerbos mascotas, Pandoro y Tiramisù. Filippo Lorenzin y la artista Marianna Benetti construyeron una galería en miniatura hecha a mano. Los detalles son increíbles. Llamaron la atención de los animalitos y de todo el que tuvo la oportunidad de verlo antes de que los jerbos lo masticaran. Por eso dejaron su obra bien documentada en una cuenta de Instagram.

Genial.guru te muestra las adorables fotos de los jerbos admirando su museo. Quizá te inspire a crear algo parecido para tus mascotas.

Arte para jerbos

Filippo Lorenzin es curador de un museo en Londres y vive con su pareja, una artista llamada Marianna Benetti. Decidieron usar su tiempo de forma creativa y fabricaron un museo con cuadros realizados por ellos mismos. Lo curioso es que los hicieron en miniatura y para sus mascotas, una pareja de jerbos: Pandoro y Tiramisù.

Los cuadros que cuelgan del minimuseo no son dibujos al azar. Se trata de recreaciones de famosos artistas, como El beso de Gustav Klimt, La joven de la perla de Johannes Vermeer, El grito de Edvard Munch y Mona Lisa de Leonardo da Vinci. Los materiales que usaron son seguros para jerbos: cartón principalmente, madera y papel.

“Señor, aléjese de la obra de arte, por favor”

Una vez dentro del nuevo espacio, parece que los jerbos no dejaron rincón sin revisar. Y por supuesto, admiraron las obras de arte hechas exclusivamente para ellos. El pequeño museo de diseño minimalista incluso tiene bancos para descansar y un letrero que dice: “Por favor, no lo mastique”. Aunque esto último resulta un poco difícil para los jerbos.

No solo los animalitos disfrutaron de la exposición, pues una vez que la pareja publicó las fotos en línea, la iniciativa se hizo viral. La respuesta tan positiva fue toda una sorpresa para los creadores. “Esperamos que esto los haga recordar una buena experiencia que hayan tenido en un museo”, dice Lorenzin.

“Caos en la galería”

Como se esperaba, Pandoro y Tiramisù no tardaron mucho en comenzar a masticar su museo. Sus dueños estimaron que duraría alrededor de dos semanas pues el arte es efímero, según parece, o es solo que a la pareja de jerbos les gusta comer.

¡Y a seguir jugando!

Además del museo, Pandoro y Tiramisú tienen otras formas de divertirse. Sus dueños no paran de inventar entretenimientos para los dos pequeños, como figuras de cartón para derribar. ¿Quién ganará la batalla entre villanos y jerbos?

¿Te gustó la idea que tuvieron Filippo y Marianna para entretenerse y entretener a sus mascotas? ¿Tú qué crearías para que tu mascota disfrute un buen momento? No olvides comentar.