Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

10 Datos sobre “estos días” que acabaron siendo simples prejuicios

7-57
15k

Una mujer experimenta en toda su vida cerca de 450 ciclos menstruales, perdiendo aproximadamente 60 ml de sangre en cada uno de ellos. Además, este “inconveniente” no es nada económico: en total gasta alrededor de 4 800 libras esterlinas (más de 6 000 USD) en artículos de higiene personal femenina. Con frecuencia, no solo no nos paramos a pensar en este tipo de estadísticas, sino que tampoco conocemos lo obvio sobre nuestro cuerpo y nuestra salud. Especialmente, sobre el ciclo menstrual.

Genial.guru refuta en este artículo los mitos más populares sobre los días del ciclo femenino. Espera que esto ayude a muchas a deshacerse de los estereotipos haciendo la vida cotidiana de las mujeres un poco más sencilla.

Mito № 1: no puedes darte un baño

Algunas chicas se niegan a sí mismas el placer de tomar un baño durante “estos” días. Unas piensan que el agua caliente aumenta el sangrado, otras temen contraer una infección. Pero en este período en el cuerpo femenino no sangra ninguna herida, sino que el endometrio simplemente se separa del útero. El agua puede llegar solo al principio del canal vaginal (al igual que en los demás días del ciclo) y simplemente no penetrará más allá del cuello uterino.

Un baño templado durante la menstruación puede ser beneficioso. El agua caliente mejora la función del sistema vascular, relaja los músculos y alivia los cólicos menstruales. Por lo tanto, es probable que después de iniciar tratamientos con agua te sientas mucho mejor. Por supuesto, previamente debe estar la bañera limpia y, si aún así estás preocupada, utiliza un tampón o copa menstrual.

Mito № 2: no se puede nadar en la piscina y en aguas abiertas

Muchas mujeres están convencidas de que esta práctica es antihigiénica, pero es un concepto erróneo. En primer lugar, un tampón o copa menstrual no permitirá la fuga ni entrada de agua en el interior (aquí no funcionarán las toallas femeninas, se empaparán). En segundo lugar, la natación, al igual que el ejercicio físico, alivia el dolor.

Contraer una infección vaginal en la piscina también es poco probable. Según las estadísticas, las que se propagan con mayor frecuencia a través de la piscina son las enfermedades gastrointestinales, conjuntivitis y otras de la piel. Para evitar la irritación de una piel delicada, toma una ducha inmediatamente después de nadar y cambia la ropa interior por una limpia.

Mito № 3: los ciclos de las mujeres que viven juntas se sincronizan

Sobre esto escribió por primera Martha McClintock en un artículo de 1971 en la revista Nature. A su juicio, las amigas, familiares o compañeras de habitación, tienen “estos” días, más o menos, al mismo tiempo. La razón que lo explicaría, según su opinión, es el intercambio de feromonas especiales que produce el cuerpo femenino.

Estudios más recientes han refutado la relación entre los ciclos menstruales y la frecuencia de comunicación personal, cuestionando las hipótesis de McClintock. Resulta que ella no tuvo en cuenta varios factores que lo acompañan, mientras que otros experimentos similares arrojaron otros resultados. Hasta la fecha, la sincronización de los ciclos menstruales no se ha confirmado en la comunidad científica y se considera un mito.

Mito № 4: mejor posponer teñirse el pelo

De lo contrario, el tinte se quedará con manchas y el peinado se verá desordenado. En los foros de Internet, esto se explica por las fluctuaciones en los niveles hormonales. Los científicos se interesaron por esta cuestión y averiguaron lo siguiente: incluso si durante la menstruación el cabello es un poco más caprichoso de lo normal, esto no afecta a la producción de sebo.

Según los datos de los investigadores, el cabello rebelde es fruto de un cuidado inadecuado o de una predisposición genética. Los estilistas están de acuerdo: se puede teñir el cabello cualquier día que te venga bien.

Mito № 5: las bebidas fuertes pueden alterar el ciclo

No hay una opinión unánime sobre esta cuestión: el secreto está en la cantidad. Las mujeres que de manera regular se pasan con la cantidad son más propensas a las menstruaciones irregulares, la anovulación y la amenorrea. El consumo excesivo de alcohol afecta negativamente, no solo al sistema reproductivo, sino también al cuerpo en general.

Pero si quieres tomar una copa de vino por una ocasión especial o un par de cócteles en una fiesta en “estos” días, no te preocupes. Los estudios revelan que el consumo moderado de bebidas fuertes no interrumpe las fases del ciclo y no tiene un efecto negativo en la salud de la mujer.

Mito № 6: una sesión de tatuaje, la depilación y una visita a una esteticista también deben posponerse

Algunos profesionales del tatuaje advierten pidiendo abstenerse de las sesiones durante la menstruación porque el tatuaje puede “estropearse”. Los esteticistas tampoco recomiendan realizar algunos tratamientos (por ejemplo, inyecciones de la toxina botulínica). En realidad, la calidad del tatuaje, así como el efecto de los tratamientos, depende del profesional. No vale la pena posponer la visita al salón de belleza en “estos” días, pero recuerda: las sensaciones pueden ser un poco más dolorosas.

Mito № 7: el dolor en la parte inferior del abdomen debe aguantarse

Sí, casi todas las mujeres sufren de este dolor, pero se manifiesta con una intensidad diferente. De la dismenorrea sufren entre el 45 y el 93 % de las mujeres en edad reproductiva. Al mismo tiempo, experimentan un dolor severo entre el 3 y el 33 %: fiebre alta, vómitos, mareos y otros síntomas hacen que las mujeres se vean afectadas en su estado durante 1-3 días.

Si las manifestaciones de dismenorrea impiden llevar una vida plena y te alejan de ella, debes acudir a un ginecólogo para que defina un tratamiento al respecto. Por lo general, dura tres ciclos menstruales y el efecto se prolonga entre 2 y 4 meses. Después de eso, el dolor regresa, pero se vuelve menos pronunciado.

Mito № 8: durante la menstruación es imposible quedarse embarazada

Uno de los mitos más comunes sobre “estos” días. La fertilidad en este período, realmente, se encuentra en su nivel más bajo: su punto máximo se produce entre 12 y 16 días previos al comienzo del siguiente ciclo. No se debe olvidar que en algunas mujeres el ciclo no dura 28 días, sino 21, o bien puede ser irregular.

Al mismo tiempo, los espermatozoides conservan su capacidad de fertilización en el cuerpo de una mujer entre 5 y 7 días , lo que hace que la ventana fértil se ensanche. Una relación sin protección en este caso puede coincidir con el período de ovulación y provocar un embarazo.

Мito № 9: el ciclo depende de las fases de la Luna

Este prejuicio se origina en la antigüedad, mientras que las investigaciones modernas no encuentran conexión alguna entre las fases de la Luna y las fechas del inicio de la menstruación. A esta conclusión, en particular, llegó un equipo de analistas que estudió 7,5 millones de ciclos femeninos. La explicación es más bien sencilla.

El ciclo lunar dura 29,5 días, mientras que el período menstrual, de media, puede variar entre 21 y 35 días. Además, la duración del ciclo puede cambiar a lo largo de la vida de una mujer. La fase lunar y el ciclo menstrual pueden, más o menos, coincidir si la duración de este es de 29-30 días, siendo esta una simple coincidencia.

Mito № 10: es peligroso retrasar la menstruación con pastillas anticonceptivas

Cada mujer, al menos alguna vez, quiso posponer “estos” días una o dos semanas. Pero se decidieron por esto solo en los casos más extremos, considerando que esto podría dañar el cuerpo. La ciencia demuestra que una “falta” en una menstruación no conlleva consecuencias peligrosas. Esto lo afirman los expertos de la Red Nacional de Salud de las Mujeres de EE.UU (National Women’s Health Network). En ciertos casos, esto incluso puede ser beneficioso, por ejemplo, cuando una mujer experimenta manifestaciones pronunciadas de dismenorrea. Por supuesto, este método no debe utilizarse constantemente.

¿Qué otros mitos sobre la menstruación conoces? Escribe en los comentarios y trataremos de encontrarles una refutación (o confirmación) en artículos posteriores.

Imagen de portada Depositphotos
7-57
15k
Compartir este artículo