Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Autora de Genial.guru comprobó si es posible lavarse el cabello sin champú y cuánto dura el efecto

El método de cuidado del cabello no poo (“sin champú”) se ha vuelto muy popular en las redes sociales. Miles de chicas de todo el mundo comenzaron a negarse a lavarse con productos tradicionales, y lo que las impulsó fue el deseo de mejorar el estado de su pelo. Este movimiento plantea que, en lugar de cosméticos, se utilicen ingredientes naturales o simplemente agua para lavar la cabellera.

Genial.guru realizó un experimento y una de nuestras autoras probó no lavarse el cabello durante una semana. Sin embargo, antes de llegar a eso, te invitamos a leer más sobre los resultados de algunas muchachas que lograron liberarse de los “malos hábitos” con respecto al lavado del pelo.

1. Alexis, de EE. UU., lleva un año sin usar champú

Anteriormente usaba cosméticos de la tienda de 3 a 4 veces a la semana, pero la apariencia de mi cabello no me agradaba en lo absoluto: día tras día se volvía más seco y sin vida, aunque regularmente compraba diferentes acondicionadores y mascarillas “milagrosas”. Un día, por casualidad, encontré un video en Internet donde precisamente se decía que mi cabello podría verse sin vida debido a estos productos. Sonaba como una locura, ¡pero decidí probarlo!

Además de que todos los productos de limpieza para el cabello ayudan a deshacerse de la suciedad y el polvo, también quitan la grasa natural de nuestra piel. Es por eso que nuestro organismo comienza a producir más para compensar la pérdida. En pocas palabras, es un círculo vicioso: tú lo limpias, y el organismo lo produce nuevamente.

Después de dejar de usar champú, la piel de tu cabello comenzará a regular este proceso y tendrás que soportar el pelo grasoso aproximadamente por un mes. Es lo más complicado, pero no puede evitarse.

La última vez que lavé mi cabello con champú fue el 12 de marzo de 2018. Desde entonces, uso solamente agua, pero cuando siento que mis mechones necesitan hidratarse adicionalmente, hago una mascarilla de coco natural, aceite de semilla de uva y karité.

Gracias al método no poo cambié completamente la estructura de mi cabello. Mi cuero cabelludo aprendió a funcionar correctamente y a secretar lo necesario, y no un exceso de grasa. Personalmente pienso que cualquiera podría usar este método, pero hay que tener paciencia para sobrellevar ese período en el que el cabello se ve muy sucio. Nunca hubiera pensado que mi pelo se vería tan bien como hoy en día sin ayuda de un producto especial, champú o acondicionador.

2. Patricia, de Eslovaquia, no usa champú desde hace medio año

Antes tenía que lavar mi cabello dos veces a la semana. Usaba cosméticos que prometían contener únicamente ingredientes naturales, pero, por supuesto, no siempre era así. A mis mechones constantemente les hacía falta brillo y lucían grasosos, pero la gota que derramó el vaso fue la aparición de caspa. Fue en ese momento en el que me di cuenta de que tenía que cambiar algo.

Durante dos meses estudié el método no poo, y descubrí que es 100 % natural, ya que evita que utilices champú, acondicionador u otros productos de ese tipo.

El limón le da brillo al cabello, además de elasticidad, y ayuda a la piel a secretar grasa en la cantidad necesaria. El jugo del cítrico puede mezclarse con agua y utilizarse como acondicionador.

El comienzo del experimento, cuando solo se puede usar agua para limpiar el cabello, fue uno de los peores períodos de mi vida. Tuve suerte de que, en ese momento, me encontraba de vacaciones y no tenía la oportunidad de verme con las personas, porque mi pelo se veía fatal. A las 5 semanas noté cambios serios, pero para bien. Ese es el tiempo que mi cabello necesitó para deshacerse por completo de la influencia de las sustancias químicas.

Ha pasado medio año desde que comencé con este experimento. Muy a menudo simplemente enjuago mi cabello con agua, pero se pueden preparar mascarillas de limpieza. Vale la pena usarlas una vez a la semana. Por ejemplo:

  • La primera semana: lavar con huevo.
  • La segunda semana: usar polvo de henna y mezcla de hierbas.
  • La tercera semana: harina de centeno.
  • La cuarta semana: bicarbonato y vinagre de manzana (solamente uso el vinagre con este método de lavado, ya que se necesita para neutralizar el alto pH del bicarbonato de sodio).

Hay que cepillar el cabello tres veces al día (en la mañana, en la tarde y en la noche) para estimular su crecimiento. Primero cepilla las puntas, subiendo suavemente hasta llegar a las raíces. Lo más importante es comprar un cepillo de madera de alta calidad, de preferencia con pelos de jabalí, ya que distribuye la grasa de la piel por los mechones, evitando que estos se sequen.

Pienso que este método es adecuado para todos los que buscan cambios, a quienes no les gusta el estado de su cabello, quienes no creen en la publicidad y no quieren hacerles caso a los mercadólogos. Por cierto, este método no es para las personas perezosas, porque el cuidado no poo ocupa mucho tiempo: hay que cepillarse frecuentemente, buscar ingredientes naturales y crear cosméticos de cuidado con tus propias manos.

3. Experimento de la autora de Genial.guru

Me llamo Paola, y me encanta hacer experimentos. Al inspirarme con las historias de algunas chicas, decidí arriesgarme y probar lavar mi cabello con bicarbonato y vinagre de manzana. El bicarbonato de sodio es conocido por sus propiedades de limpieza, así que suponía que haría un buen trabajo a la hora de eliminar el exceso de grasitud del pelo.

El vinagre de manzana se aplica para el enjuague. La ausencia de componentes sintéticos en la composición de estos dos productos hizo que mi mezcla fuera ecológicamente limpia.

Mis mechones son de longitud mediana, por eso tomé dos cucharadas de polvo y las disolví en un vaso de agua. A continuación, apliqué el bicarbonato en mi cabeza y masajeé minuciosamente. Me pareció que no hubo ningún cambio, por eso decidí volver a hacer el procedimiento. El cabello en mis manos comenzó a chirriar de limpio, y me di cuenta de que el efecto se había logrado.

A continuación, vertí acondicionador en mi cabello: la solución de vinagre (una cucharada de vinagre disuelta en un vaso de agua), y finalmente agregué agua a todos los ingredientes. Hay que hacer esto minuciosamente, porque, al parecer, no vertí el agua necesaria y la piel de mi cabello me dio comezón durante todo el día. Mientras el pelo estaba húmedo sentía el “aroma” del vinagre. Sin embargo, en cuanto se secó, este desapareció.

Me pareció que los mechones se volvieron más secos al tacto. Pienso que fue por lavarlos hasta que chirriaran y por enjuagar mal el cabello. Pero, en cualquier caso, si tienes el pelo seco o teñido, este método no será adecuado para ti. Este remedio limpia tan bien que después de varias aplicaciones se puede lavar el color. Se puede usar solo una vez a la semana.

Honestamente, nunca había pensando que era posible lavar el cabello con algo más excepto champú: no creía en las recetas naturales tan populares. Sin embargo, mi experiencia demostró lo contrario: incluso después de tres días, los mechones lucían limpios. Así qué, ¡vale la pena continuar con el experimento! El siguiente método que pondré a prueba será un producto natural de yemas.

¿Estarías dispuesto a dejar de usar champú para optar por un método más complejo, pero completamente natural? Cuéntanos en los comentarios.