Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Una asesora de imagen cuenta los 5 aspectos por considerar antes de comprar zapatos

6-55
104k

Aunque para algunos parece solo un estereotipo, no hay lugar a dudas de que el calzado es uno de los accesorios con más protagonismo en el mundo de la moda; no importa si son deportivos, flats, stilettos, de punta, alpargata, etc. Lo cierto es que, con una buena elección, los zapatos pueden ser tu mejor aliado en cuanto a comodidad, moda, apariencia y estilismo.

Genial.guru quiere compartirte algunos consejos que Laura Malpeli de Jordaan, una asesora de imagen, nos proporciona para adaptar las tendencias del calzado a las necesidades personales.

1. Las piernas

La relación de las piernas y los tacones

Existe una correlación entre el tacón y las piernas. Por ejemplo, “una mujer con piernas gruesas, que use una falda y la combine con calzado de tacón fino, hará que sus piernas se vean más gruesas y el tacón más fino, en comparación”, aconseja la especialista. Por su parte, los tacones altos también generan un efecto visual que adelgaza las piernas.

Piernas delgadas / anchas

El calzado que va más con las piernas delgadas es aquel con detalles en los tobillos, como los botines. También puedes buscar zapatos que se amarren justo en los tobillos, lo que hará que las piernas se ensanchen visualmente. Los zapatos de rejilla de igual manera pueden ayudarte a hacer lucir las pantorrillas. En cuanto a las piernas anchas, se debe evitar el calzado que haga hincapié en los tobillos

Piernas cortas / largas

Respecto a las piernas cortas, no es recomendable usar zapatos cerrados ya que no ayudan a brindar armonía a tu cuerpo y lo hace ver desproporcionado. El calzado que hace hincapié en los tobillos también suele cortar de manera drástica las piernas, por lo que es mejor evitarlos. En cuanto a las mujeres con piernas largas, cualquier tipo de calzado les va bien.

2. Situaciones personales

El calzado que usemos no será el mismo, ni debería serlo, para trabajar durante el día, que el que elijamos para una fiesta por la noche. En el ámbito laboral, elegir un accesorio poco apropiado afecta la imagen que los demás pueden percibir de nosotras. Por eso es importante evitar los diseños demasiado informales y abiertos en entornos más conservadores para no mostrar tanta piel.

La altura de los tacones también es importante, sobre todo en función de la cantidad de horas que los usemos. Los expertos de la salud sugieren que los tacones midan entre 3 y 5 cm para que se pueda distribuir el peso y los pies no se vean sobreexigidos por demasiada inclinación o, por el contrario, calzado plano. Si queremos usar tacones más altos con frecuencia, una alternativa son las plataformas, ya que permiten agregar centímetros y equilibran el peso en el pie.

3. Color

Parecería increíble, pero quien tiene conocimiento sobre los efectos visuales del color en relación con nuestro cuerpo sabe que el tono del calzado también es un factor determinante en la percepción del pie de quien los usa. Es decir, si nuestro pie es largo y delgado, un tono demasiado oscuro acentuará esta característica en vez de lograr el efecto visual contrario. Podemos hacer uso del tono nude o un zapato oscuro pero que esté interrumpido por algún detalle, como ser peep toe, tener ornamentos, otro color o cierto relieve en alguna parte del accesorio.

El color nude, por su parte, también suele alargar las piernas, por lo que si eres una persona de estatura pequeña, los tacones en este tono irán bien porque suelen mezclarse con el color de la piel. Claro, por supuesto que la elección del tono del calzado también dependerá de los colores en el atuendo.

4. Efectos visuales de la punta del calzado

Las puntas de los zapatos pueden modificar la percepción del pie, haciendo que se vea más ancho o angosto, corto o largo. Los zapatos en punta tienden a estilizar el empeine y crean un efecto de alargamiento de piernas si se combinan con medias y pantalón en el mismo tono, por lo que se recomienda para personas pequeñas. No obstante, no se recomienda para quienes tengan piernas muy delgadas, a menos que los zapatos tengan detalles o “cortes visuales” en el diseño, como los detalles en los tobillos antes mencionados que generan el efecto contrario.

Por su parte, el calzado con punta cuadrada ensanchará visualmente, por lo que resulta ideal para mujeres de pies largos, pero debería evitarse en tobillos anchos. Los zapatos con punta redondeada también ensanchan, pero no tanto como los cuadrados. Además, pueden ser más cómodos si los comparamos con los de punta triangular. Si en la punta también tienen plataforma, dará la percepción de estilizar todavía más.

5. Estilo

El estilo es probablemente el aspecto más importante por considerar. No importa qué tanto nos dicte la moda sobre una u otra cosa, el estilo es el que terminará por definir el tipo de zapato que mejor nos haga sentir según nuestro objetivo. Toda mujer tiene su propio estilo y el ideal es respetarlo.

La imagen personal es la narración y externalización de la identidad de cada una de nosotras. Una mujer más “femenina” quizá prefiera usar tacones más que vestirse con pantalones y calzado tipo flat; pero la mujer más sencilla y natural, seguramente estará más cómoda en calzado sin tacones o, quizá, con tacones bajos. Lo ideal es seguir ese instinto que todos tenemos y que es dictado por nuestro estilo y personalidad.

Contrario a la famosa frase “de la moda lo que te acomoda”, el verdadero reto para una mujer que, como nosotras, ama el estilo y la moda, es adaptar las tendencias intermitentes a su propia personalidad y necesidades. De acuerdo a estos consejos, ¿cuál crees que es el tipo de zapato que más te identifica?

Ilustrador Marat Nugumanov para Genial.guru
6-55
104k
Compartir este artículo