Genial
Genial

15 Señales de alarma que podrían significar que tu pareja está tratando de destruir tu autoestima

Según los psicólogos, la autoestima y la confianza en uno mismo son cosas diferentes. Podemos tener mucha confianza en nosotros mismos y, sin embargo, tener una autoestima profundamente baja. Por ejemplo, muchas celebridades pueden actuar ante una audiencia de miles y luego dañarse a sí mismas con un estilo de vida poco saludable. En una relación, nuestra autoestima puede verse influenciada por nuestra pareja, que puede tener tanto la habilidad para destruirla como para edificarla en nosotros.

En Genial.guru nos sorprendió descubrir que incluso las mejores intenciones de nuestras parejas pueden causar problemas en nuestra relación. Echemos un vistazo más detallado a esas situaciones.

1. Toma demasiada iniciativa al tomar decisiones

Incluso si eres una persona a la que no le gusta tomar decisiones, a veces puedes sentir que es importante que ambos participen en la elección de algo. Si tu pareja decide por su cuenta, es posible que esté enviándote el mensaje de que no vale la pena preguntártelo, porque no sabes lo suficiente del tema o porque siente que tu opinión no es importante. Esto puede ir desde elegir nuevas cortinas para tu departamento hasta decidir a dónde ir de vacaciones: siempre elegirá por su cuenta.

2. Elige fotos para publicar en las redes sociales sin preguntar si te gustan

Es lindo cuando tu pareja dice que le encanta tu apariencia cuando estás cansada, enferma o en pantalones deportivos. Pero las redes sociales suelen ser algo público y, a veces, simplemente no quieres que otra persona vea fotos tuyas que no consideras tan agradables. Cuando tu pareja no te pregunta antes de publicar esas imágenes, puedes interpretarlo como su deseo de mostrarte en tu peor luz y ella en su mejor ángulo, llegando a ser un golpe explosivo para tu autoestima. Incluso si no significa nada más y solo quiere lo mejor para ti, siempre es mejor tomar juntos una decisión sobre las fotografías.

3. Te interrumpe mientras hablas

A veces, esto no quiere decir nada, ya que la gente simplemente está demasiado emocionada o tiene miedo de olvidar lo que tenía que decir. Pero interrumpir a alguien no solo es de mala educación, sino que hace que esa persona sienta que no estás escuchándola y que lo que está tratando de decir no es importante. ¿Hay algo peor que ese momento en el que te das cuenta de que a nadie le interesa realmente lo que quieres decir? Si sucede con frecuencia, comenzarás a sentir que debes dejar de hablar, porque ¿cuál es el punto de seguir haciéndolo?

4. Cuestiona tus decisiones

A veces se oponen a las cosas más pequeñas, como si pensaran que están siendo útiles al preguntarte siempre si tu atuendo es apropiado para el clima: “¿Estás seguro de que no necesitas botas más calientes?”. En ocasiones, incluso son demasiado persistentes: “Cariño, definitivamente no quieres cambiar de empleo. Es genial y creo que a mucha gente le encantaría trabajar allí”.

Por afuera, la persona puede parecer dulce y con buenas intenciones, pero después de la millonésima vez, puedes llegar a sentirte como: “¿Cree que soy un niño y no puedo tomar buenas decisiones?”. Debido a sus constantes dudas, puede hacerte pensar que no eres capaz de actuar de forma independiente, por lo que podría estar “ahogando” tu capacidad de decidir por ti mismo.

5. Adopta un lenguaje corporal negativo (como torcer los ojos)

El lenguaje corporal es un arma poderosa. A menudo, dice mucho cuando se trata de una comunicación cálida y privada. Torcer los ojos puede enviar el mensaje “Lo que acabas de decir es ridículo”, y puedes interpretarlo como: “Eres estúpido y te desprecio en mis pensamientos”. Si hablamos de lenguaje corporal, cruzar los brazos, mirar la pantalla del teléfono cuando un compañero está hablando o, en general, parecer distraído, también son formas en las que una persona podría estar pensando “No me importa”, “Deja de hablar”, o cosas incluso peores.

6. Es perezoso con cosas que significan mucho para ti

Quizá eres un cantante aficionado o un artista, y realmente quieres que tu pareja te apoye en esas actividades. O simplemente quieres que participe en algunas rutinas domésticas comunes o que salgan a caminar juntos. Pero la otra persona odia el arte y prefiere quedarse en casa en lugar de salir contigo, e incluso su lenguaje corporal dice: “Prefiero morir antes que hacer lo que tú quieres”.

En una relación, las parejas a veces necesitan aguantar y hacer un esfuerzo para brindar apoyo mutuo. De lo contrario, puede parecer que la persona no se preocupa por las cosas que son importantes para ti y que, tal vez, tu felicidad no es una prioridad suficiente para ella. Ser ignorado puede dañar tu confianza.

7. Brinda sugerencias constantemente

A menudo pensamos que las sugerencias constantes son una señal de que estamos prestando atención, que nos preocupamos por lo que está sucediendo y que somos útiles. En realidad, tu pareja puede ser tan persistente en sugerirte que hagas otras cosas en lugar de lo que quieres que algún día podrías sentir que no hiciste nada bien. Buenas intenciones, resultados negativos. Por el contrario, si la otra persona espera hasta que pidas específicamente una sugerencia, es una buena señal de que confía en tus elecciones.

8. Te habla como si fueras un niño

No es tan agradable cuando un adulto le habla al otro como si fuera un niño pequeño. Puedes sentirte demasiado avergonzado y menospreciado cuando tu pareja actúa así en público o incluso en privado. Esta actitud hace que la gente se sienta degradada y sin valor. Si tu pareja te habla de esta manera, no está mostrándote el respeto que te mereces.

9. Dice “no” a la mayoría de las ideas que tienes

Decir “no” es genial, y los psicólogos creen que la gente debería hacerlo más frecuentemente. Pero si tu pareja dice “no” a todas las ideas que tienes, en realidad no está alentándote ni apoyándote, y eso puede destruir tu autoestima. Cuando escuchas un “no” cada vez que sugieres algo o piensas en hacer algo interesante, es difícil sentir que tienes una buena idea. Terminas pensando que no tienes libertad para buscar tu propia felicidad, así como tu comodidad.

10. Vuelve a comprobar o a hacer cosas que ya se hicieron

Si fiscalizas a tu pareja y vuelves a revisar todo lo que acaba de hacer, literalmente estás diciéndole que ni siquiera se las arregla como es debido. Claro, es bueno volver a verificar las cosas de vez en cuando, especialmente si están relacionadas con los problemas de seguridad. Pero si el trabajo se hizo de buena manera, no debes disminuir los esfuerzos de tu pareja. Y si no puedes evitar hacerlo, al menos vuelve a lavar un plato o a hacer la cama cuando no esté cerca y no vea eso.

11. Siempre te deja adivinando, porque sus palabras y acciones no coinciden

Tu pareja puede sugerir salir a ver una película genial juntos o comprar muebles nuevos para la vivienda, y tú estás feliz porque lo pasarán bien o harán algo por la casa juntos. Luego, de repente, cambia de opinión y te sugiere que modifiques la fecha o cancela los planes sin siquiera dar una razón. Esto te hace sentir constantemente que tienes la culpa de esos cambios repentinos. ¿Quizá dijiste algo que la hizo cambiar de opinión? Este comportamiento socava enormemente tu autoestima.

12. Te da demasiados consejos u ofrece mucha ayuda

Si tienes éxito en algo, tu pareja puede sentirse competitiva y puede retenerte de hacerlo porque está celosa de tus logros. Este tipo de actitud devora toda tu confianza en ti mismo. Es posible que constantemente ofrezca su ayuda o siempre te dé consejos no deseados solo para demostrar que sabe más y que puede hacerlo mejor. Con esta interferencia, simplemente no puedes perseguir tus sueños o lograr el éxito, porque siempre tienes dudas. Empiezas a sentir que necesitas sus consejos todo el tiempo porque tus propios conocimientos y habilidades simplemente no son suficientes.

13. Se niega a discutir

Si tu pareja se niega a pelear, puede significar que no cree que valga la pena discutir por algo. Si siempre cierra el debate o dice cosas como: “Ni siquiera quiero discutir contigo”, está enviando el mensaje de que cree que siempre tiene la razón o que simplemente no le importa lo que tú tienes que decir al respecto. Esto puede alimentar una sensación de inutilidad en tu interior. No tienen que pelear literalmente, pero debería dejarte dar tu opinión por igual.

14. Pone fuera de lugar tus sentimientos

Tu pareja puede estar estresada por la vida, molesta por su trabajo o preocupada por algo. Pero no está bien que se desquite contigo. Cuando siempre está triste, infeliz o impaciente, te hace sentir que es tu culpa. Puede que simplemente lo aceptes como que no le agradas tanto o que no puedes hacerla feliz. Pero su felicidad no es tu responsabilidad, y ella, por supuesto, necesita expresar sus sentimientos. Pero siempre hay que comunicarlo de la forma adecuada para evitar una situación en la que tomes todo como algo personal solo porque careces de información.

15. Expresa amor condicional

Si continuamente necesitas ganarte el amor y la aprobación de tu pareja, eso podría hacer que te sientas como si no fueras lo suficientemente bueno o buena para ella. Te despiertas todas las mañanas tratando de hacer siempre las cosas correctas. Este comportamiento no es señal de una relación sana. Si tu pareja no se comporta como una persona cariñosa contigo, no deberías involucrarte en una relación en la que constantemente necesitas actuar para ser amado o amada. Mereces amor por ser quién eres, no por lo que puedes hacer.

¿Qué es lo que otras personas dicen que te hace sentir menos seguro? Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación.

Compartir este artículo