Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

El enamoramiento aumenta los niveles de felicidad pero reduce los niveles de inteligencia, según un estudio

El amor romántico es un estado afectivo profundo y significativo. Desde el punto de vista biológico, ha servido como parte de la evolución para alentar a las parejas a permanecer juntas y atender a sus bebés indefensos. Y, en la sociedad moderna, el amor ha activado niveles más altos de compromiso en las relaciones románticas para disminuir el deseo de buscar otras parejas. En este sentido, el amor romántico es un aspecto esencial del bienestar y la experiencia positiva en la sociedad humana.

El dicho que dice que cuando se está enamorado se está “en las nubes” podría tener algo de cierto y Genial.guru te explica por qué.

En qué consistió el estudio

Un estudio realizado por investigadores del Instituto Leiden para el Cerebro y la Cognición halló que, aunque las relaciones románticas contribuyen a la felicidad, también podrían empeorar el control cognitivo. Los investigadores compararon la felicidad subjetiva, una medida indirecta de la existencia de experiencias positivas causadas por el enamoramiento, de participantes con o sin parejas románticas. Realizaron un estudio de morfometría de la materia gris basado en los efectos de estar en una relación romántica. Esto demostró que las personas que estaban en una relación romántica presentaron una mayor felicidad subjetiva, pero una menor densidad de materia gris.

Enamoramiento + felicidad = menos materia gris

Sí, el amor desestabiliza la inteligencia. La reducción observada en la densidad de la materia gris (en el estriado dorsal derecho) podría reflejar que, a su vez, hay un aumento en la importancia de la recompensa social dentro de la relación romántica. Esto quiere decir que estar en una relación romántica se asocia con experiencias positivas y una reducción del control cognitivo. Este último tiene que ver con la memoria, el razonamiento y la resolución de conflictos; es decir, las funciones ejecutivas del cerebro más importantes.

Las fases del amor y el control cognitivo

Por supuesto, el amor romántico tiene una causa neuropsicológica específica: la liberación de hormonas como la dopamina. Por lo tanto, el amor apasionado ese que se experimenta con todo fervor al inicio de una relación involucra muchísimos recursos cognitivos que no podrían regularse hasta el momento de la segunda fase del amor sosegado.

Adicción al amor

Los científicos hallaron que, similar a los pacientes dependientes de alguna droga, la persona que se encuentra en la fase inicial del amor romántico, al presentar un control cognitivo reducido, cae en un estado de adicción en el que se activa la zona de “recompensa” del cerebro. De este modo, el amor se convierte en un estado de absorción total entre dos individuos, quienes se encuentran siempre a la expectativa de lo que pueden obtener el uno del otro.

Recuperando el control cognitivo

Este estudio también demostró que, a medida que el concepto de “tú y yo” se transforma en el concepto de “nosotros”, el amor romántico tiene un impacto positivo en la existencia, aunque en un inicio el amor apasionado comprometa las funciones ejecutivas del cerebro. Cuando la relación se establece y se alarga, cuando se concreta el matrimonio y llegan los hijos, o, en el peor de los escenarios, cuando fracasa la relación, el cerebro tiende a recuperar su dominio.

Pero no todo es tan malo, el amor es reconocido como un sentimiento universal. Según los investigadores de este estudio, tener una pareja ayuda a aliviar el estrés y a prevenir sentimientos de angustia, lo que ayuda a una mejor sensación de bienestar. Por lo tanto, los sentimientos positivos, aquellos que provocan la reducción de la densidad de la materia gris, podrían realizar una función amortiguadora del estrés.

¿Has experimentado esa elusiva pero satisfactoria sensación que provoca el amor romántico y que no te permite pensar en nada más? ¿Crees que estar enamorado pone en riesgo tu inteligencia? ¡Queremos leer tus comentarios!