Genial
Genial

Dejé a mi esposa porque me enamoré de alguien más y ahora no sé si tomé la decisión correcta

Que tu pareja de más de 15 años llegue un día a casa y diga que se enamoró de alguien más parece una historia sacada de una película, pero esta vez no lo fue. Un usuario de la red decidió dar el primer paso y admitir que se equivocó al ponerle punto final a su matrimonio. Ahora, no sabe si es demasiado tarde para regresar.

¿Qué decisión crees que debería tomar la esposa en este caso? Si estuvieras en su lugar, ¿qué harías tú?

Ella era lo opuesto a mi calmada y tímida esposa. Recuerdo que cuando conocí a mi mujer, fui yo quien la invitó a salir, y, cuando ya estábamos juntos, me confesó que yo le había gustado desde casi un año antes de que fuéramos pareja.

Con Ana, todo fue diferente. Ella fue abierta y honesta, y me confesó que yo le gustaba. Le dije que estaba casado y me respondió que solo se vive una vez, y que ella quería decirme cómo se sentía, sin importar si era recíproco o no. Me enamoré y le confesé a mi esposa que ya no lo amaba.

Me preguntó si había alguien más y le dije que sí. Para ella, eso fue suficiente. Nunca intentó hacerme cambiar de opinión sobre la separación. Sin embargo, sé que en ese momento ella se sintió herida y decidió sufrir en silencio. Jamás intenté consolarla porque no quería que se diera cuenta de que yo sabía qué tan lastimada estaba. Su orgullo siempre ha sido su posesión más sagrada.

Durante la separación, mi esposa fue quien me apoyó. Ella se encargó de que mis hijas no se negaran a verme, mantuvo mi imagen limpia y siempre les decía cuánto las amaba y que yo era un buen padre. Sabía que ella estaba herida y podía notar que me extrañaba, pero en ningún momento perdió su dignidad.

Fue por las fechas decembrinas cuando me di cuenta de todo lo que había perdido. Ana, mi novia, me sorprendió con un viaje a un destino cálido. Lo hizo porque yo estaba triste por tener que pasar la Navidad lejos de mis hijas por primera vez, ya que ellas decidieron celebrar con su mamá.

Ana siempre ha entendido que me pongo triste porque extraño a mis hijas e intenta de todo para animarme.

Mi esposa estaba adornando el árbol de Navidad y le pregunté si podía quedarme un rato. Me dijo que sí. Comencé a llorar en la cocina y, cuando me preguntó qué me pasaba, le dije que extrañaba a las niñas y que era muy raro celebrar sin ellas. Me consoló, me dijo que todo estaría bien y que deseaba que tuviera un buen viaje, que los cambios nunca son fáciles, incluso cuando nosotros los queremos hacer.

Ahora se está acercando otra Navidad; Ana volvió a agendar un viaje para celebrar lejos y yo ni siquiera protesté. Durante el último año, recoger a las niñas o llevarlas de regreso a casa son los momentos que más espero, porque es cuando puedo ver a mi esposa. He notado que está más feliz y ha aceptado bien los cambios en nuestras vidas. Siento algo de envidia.

En Genial, esta historia nos dejó con el ojo cuadrado, pero pudimos reflexionar y encontrar algunos tips para compartir con este exesposo con el corazón roto

  • Tómate un tiempo para encontrarte a ti mismo. Cuando estamos en una relación, es normal creer que la otra persona es quien nos complementa, por lo que, al separarnos, nos sentimos perdidos, como si nos faltara una parte para seguir funcionando. Es importante entender que eres un ser completo y que la ruptura puede ser un momento para conocerte mejor.
  • Ponte en el lugar de tu ex. Una separación siempre es difícil, sobre todo si es repentina. Validar las emociones de la otra persona y ver la situación desde su perspectiva puede ayudarte a pensar si pedirle una segunda oportunidad es justo o solo le causará más daño.
  • Acepta la responsabilidad de tus actos. Un engaño, o incluso una ruptura breve, puede provocar desconfianza en las personas involucradas. Es probable que quien se vio más afectado por los hechos no quiera dar otra oportunidad, y esa es una decisión completamente aceptable.
Imagen de portada Unknown author / Reddit
Genial/Pareja/Dejé a mi esposa porque me enamoré de alguien más y ahora no sé si tomé la decisión correcta
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos