Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Tuvo un parto difícil y perdió la memoria, pero su esposo logró mantener a la familia unida

Con las malas noticias nacen nuevos caminos, y esta historia de la vida real es una prueba de ello. Se trata de una pareja que pasó por diferentes obstáculos que pusieron a prueba su amor. Tras el nacimiento de su bebé y complicaciones durante el embarazo, la madre perdió la memoria, dando inicio a una vida completamente diferente. Steve, el autor del libro But I Know I Love You, fue quien tuvo que tomar las riendas de su familia, probando que el amor no se trata solo de bombones y flores, sino también de estar ahí para la persona querida sin importar qué.

Genial.guru decidió compartir contigo cada detalle de esta conmovedora historia.

Una historia llena de perseverancia

Esta historia empezó en 2012, cuando, después de descubrir que estaban esperando su primer hijo, Steve Curto y su prometida, Camre, recibieron la noticia de que ella estaba sufriendo de preeclampsia a sus 7 meses de gestación, una condición de presión arterial alta que se presenta en las mujeres embarazadas y que puede ser muy peligrosa, tanto para la madre como para el bebé.

Una noticia que cambió todo

Durante una visita al médico, la madre primeriza entró en un estado de eclampsia, por lo que sufrió una crisis epiléptica y tuvo que ser intervenida de emergencia.

El nacimiento del bebé

Camre tuvo que ser sometida a una cesárea para poder salvarlos tanto a ella como al bebé. Ahí fue cuando nació Gavin, el pequeño de la pareja. Pesó apenas 1 800 gramos, pero, a pesar de las complicaciones, estaba saludable.

Las consecuencias

Para Camre, la situación fue diferente. Durante el procedimiento quirúrgico sufrió un daño cerebral a causa de un derrame que impidió que le llegara suficiente oxígeno al cerebro. Este tuvo lugar cerca de la zona encargada de la memoria, y, como consecuencia, ella perdió sus recuerdos por completo.

El comienzo de la lucha

A pesar de que Camre se veía y sonaba normal para Steve, ella no podía recordar absolutamente nada de su pasado, y tampoco era capaz de crear nuevos recuerdos. Es decir, perdió su memoria de corto y largo plazo. Sin embargo, el nuevo padre no se rindió y se quedó con su pareja e hijo. Con la ayuda de las enfermeras del hospital aprendió a alimentar y a bañar al bebé. A ella le tomó 25 días poder salir del lugar, mientras que al pequeño Gavin le tomó 35, por haber nacido tan prematuro.

“No sé por qué estoy aquí, pero sé que te amo”

Mientras el nuevo padre se enfocaba en cuidar a su bebé, Camre se mudó con sus padres para empezar su recuperación, a pesar de que tampoco los recordaba a ellos. Su mamá la ayudaba a orientarse, recordándole a cada minuto quién era ella y que tenía un esposo y un hijo. Después de un tiempo, Camre volvió a la casa que compartía con Steve, y, junto con una terapista, comenzaron a recordarle todos los días quién era ella y quién era él.

Aunque Camre no recordaba nada, confió en Steve, porque algo en su interior le dijo que estaba haciendo lo correcto. En efecto, un día, durante el proceso de recuperación, le dijo a su prometido: “No sé dónde estoy. No sé quién eres. No sé por qué estoy aquí, pero sé que te amo”. Estas palabras fueron más que suficiente para que Steve se llenara de determinación e intentara hacer todo lo posible para salvar a su familia.

Sin importar los obstáculos, siguieron adelante

La pareja se casó y, con el correr del tiempo, Camre fue diagnosticada con epilepsia. Pero con la ayuda de su esposo pudo mejorar. Por otra parte, no fue hasta un año después que ella pudo memorizar el nombre de Steve y el de Gavin. Hasta el día de hoy, Camre continua trabajando con su terapista ocupacional, practicando trucos que mejoran la memoria, como escribir palabras y repetirlas. Además, se prepara para lidiar con las situaciones comunes del día a día.

Ya han pasado más de 7 años desde el inicio de esta aventura, y esta familia es la prueba de que el amor verdadero, la constancia y la fe pueden contra cualquier adversidad.

¿Conoces alguna historia similar? ¿Cuál fue el acto más grande que has hecho por amor? Cuéntanos en los comentarios.