Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Comportamientos pasivos-agresivos que pueden arruinar una relación

En ocasiones, no siempre una relación tóxica conlleva maltrato físico, sino el psicológico y emocional. Sin embargo, es difícil identificar la conducta pasiva-agresiva que puede tener una persona, por lo que es importante detectar las señales antes de que perjudique tu vida por completo.

La violencia silenciosa es igual de nociva para la salud, por lo que Genial.guru revela en esta nota cómo detectar la conducta pasiva-agresiva en una relación y qué hacer para actuar con serenidad.

1. Te somete a la “ley del hielo”

Uno de los síntomas que presenta una persona con conducta pasiva-agresiva es el de evitar ciertas situaciones molestas. En una relación, aplica la “ley del hielo” cuando algo le molesta de su pareja, dejando de hablarle o ignorándole cuando esta le dirige la palabra.

Un investigador llamado Paul Schrodt realizó un estudio en parejas con conductas demandantes-evasivas, concluyendo que dichos comportamientos solo generaban insatisfacción y, en caso extremos, un divorcio. Para Schrodt, mientras más polarizada se vuelve una pareja, más difícil resulta abandonar estas actitudes dañinas.

2. Finge que siempre está distraído/a

Otra característica principal de un pasivo-agresivo es el “olvido” o la posposición de encargos. En el caso de tu relación, puede que le hayas pedido un favor a tu pareja y esta lo haya hecho de mala manera o, directamente, se le haya “olvidado” porque tenía “cosas importantes que hacer”.

Esto se debe a que tu pareja teme confrontar a los demás y, en vez de rechazar el favor que se le pidió, simplemente lo pospone o manifiesta enojo cuando le preguntan por qué hace las cosas a medias.

3. Disimula sus enfados

Un pasivo-agresivo jamás expresará abiertamente sus sentimientos. Siempre buscará una manera de disimular sus enfados ante ciertas situaciones, ya sea evadiendo responsabilidades o, incluso, demostrando una resistencia pasiva ante una tarea impuesta.

En el ámbito psicológico, esta clase de personas evitan la comunicación directa con su entorno y sienten miedo a la intimidad. Sin embargo, es necesario cambiar dichas conductas para poder solucionar el problema, especialmente en una relación afectiva.

4. Es un hábil maestro del sarcasmo

Para expresar una situación de forma satírica, las personas utilizan el sarcasmo, una variante de la ironía que disfraza el insulto. Por ejemplo, si tu pareja te ve con un conjunto y piensa que no te queda bien, de seguro dirá: “ese atuendo te va de lujo”, pero con un tono de burla.

Al no poder expresar sus sentimientos y obviar ciertas situaciones que lo incomodan, el pasivo-agresivo se vuelve un experto en el sarcasmo. En este aspecto, el Manual de diagnóstico y estadístico de trastornos de personalidad establece que estas personas poseen una autoconfianza muy pobre que camuflan bajo una bravuconería superficial.

5. Se victimiza

Para una persona pasiva-agresiva, la causa de sus problemas es el mundo entero. Si no logra sus metas, ya sea culminar una carrera, conseguir un empleo o ganar una beca, la culpa la tendrán otros y no él o ella por su falta de esfuerzo.

En este aspecto, esa persona se victimiza constantemente, creyendo que las reglas u obligaciones son las que le impiden autorrealizarse como persona. Y al no ocurrir las cosas como quiere, adquiere una visión pesimista de la realidad.

6. Nunca puede ayudarte en nada

Una relación se basa en la convivencia y ayuda recíproca. Sin embargo, el pasivo-agresivo nunca estará disponible para ti. Como hemos visto en ítems anteriores, tiende a posponer tareas, aplicar la ley del hielo y victimizarse por todo.

Puede que, en un inicio, tu pareja demuestre entusiasmo sobre algo en particular de forma muy exagerada. Sin embargo, a la hora de la verdad, se mostrará hostil y tendrás que realizar las tareas por ti mismo, sabiendo que con su ayuda podrías solucionar ese problema más rápido.

7. Tiende a la predestinación

Tanto por su conducta evasiva y tendencias a la victimización, tu pareja siempre tenderá a la predestinación, el cual consiste en prever de forma anticipada ciertas situaciones relacionadas consigo mismo o con la relación en general.

Generalmente, la predestinación se relaciona al ámbito religioso. Si tu pareja cuenta con conductas pasivas-agresivas y, además, es un ferviente seguidor de su religión, quizás piense que está predestinado al fracaso eterno, relacionándose así con la victimización citado en el ítem anterior.

8. Disfruta provocándote a propósito

A raíz de que un pasivo-agresivo no manifiesta de forma directa sus emociones, siempre buscará una manera de provocarte daño, confundirte o herir tus propios sentimientos. Esto puede llegar a ser frustrante porque es difícil detectar dichas actitudes, y más cuando intentas entablar una conversación abierta para proponer soluciones de convivencia en su relación.

Algunos expertos, como Murhpy y Oberlin, señalan que las personas con estas conductas utilizan la ira para obtener poder y, generalmente, la confunden con la autoestima. Asimismo, también poseen problemas de dependencia emocional y, generalmente, busca dominar o competir contra esa persona para controlar su vida.

9. Te culpa por su infelicidad

Al victimizarse por completo, la persona pasiva-agresiva siempre buscará una forma de culpar a su pareja de todas sus desgracias. Puede que la tuya haya usado ese recurso para hacerte sentir mal y obtener mayor control sobre ti.

En el ámbito psicológico, la culpabilidad hacia una pareja hace que esta cambie a como le gustaría que fuese en realidad o, incluso, lograr algún objetivo en concreto, ya sea posponer una salida con amigos o dejar de visitar a la familia solo para pasar tiempo juntos.

10.Siempre negará su conducta pasivo-agresiva

Como cualquier persona con algún problema o trastorno de personalidad, un pasivo-agresivo negará por completo su conducta cada vez que se lo señala. Esto se refleja ante una actitud caprichosa y desconcertante, el cual habrás presenciado en tu pareja durante sus discusiones.

Todo esto va siempre acompañado de otros comportamientos de negatividad como descontento, quejas triviales, irritabilidad, terquedad, resistencia a la conversación, ignorancia a la situación y otras características pertenecientes a un negativista.

Qué hacer ante una actitud pasiva-agresiva de nuestra pareja

Si has detectado todas las señales, es momento de que tomes riendas de la situación para hacer de tu relación más llevadera. Es cierto que la primera reacción es actuar de forma impulsiva ante este comportamiento, pero eso solo acentuará dicha conducta.

Lo que debes hacer cuando tu pareja manifiesta comportamientos pasivos-agresivos es lo siguiente:

  • Expresa tus inquietudes con claridad, sin molestarte con tu pareja.

  • Actúa de forma efectiva en relación con sus expectativas

  • No caigas en su juego. Es decir, intenta no adquirir una conducta pasiva-agresiva porque, de todas formas, caerás en un círculo vicioso.

  • Intenta calmarte y espera a que se calme, para, así, hablar más tranquilos sobre sus dificultades o sentimientos que puedan tener en común

Y por supuesto, no intentes cambiar a la otra persona. Lo primordial es saber reaccionar ante las actitudes de tu pareja. Si la situación se agrava, lo mejor es consultar con un profesional.

¿Has detectado algunas de estas señales en tu pareja? ¿Cómo han resuelto la situación? Cuéntanos en los comentarios.

Sergey Raskovalov para Genial.guru