Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Mitos persistentes sobre el trabajo remoto de los que debemos deshacernos

El mercado laboral no deja de desarrollarse, y nuevos formatos están reemplazando a los tradicionales. Según algunas estimaciones, el año pasado, aproximadamente un tercio de todos los trabajadores de Estados Unidos trabajaban desde su casa. El trabajo remoto está dejando de ser algo fuera de lo común, pero a su alrededor todavía hay muchos mitos que distorsionan la realidad y, a veces, hacen daño.

Muchos empleados de Genial.guru trabajan de forma remota y, por lo tanto, saben de primera mano cuán tenaces son los estereotipos que leerás a continuación.

Mito 1: no hace falta tomar en consideración el horario de un trabajador “remoto” (de cualquier forma, está en su casa)

“De cualquier manera, estás en tu casa, ve a la tienda / lava los pisos / cuida al niño”. Casi todas las personas que trabajan desde su hogar tienen que escuchar cosas similares a esas. Si vives con alguien así, recuerda: su tiempo de trabajo no es diferente al tuyo. Al ocuparse de asuntos personales, altera su agenda y pierde dinero.

  • Soy freelancer, lo que para los demás significa ser desempleada. Me levanto a las 5:30, paseo al perro, hago ejercicio hasta las 8, preparo el desayuno para mi esposo, lo despido cuando se va al trabajo, cocino el almuerzo y la cena, y, después de comer, me siento a trabajar hasta las 22:00, haciendo, a la vez, pequeños descansos para limpiar, jugar con la mascota, comer, etc. Gano entre 300 y 450 USD. Me saca de quicio cuando mis familiares o amigos llaman para pedirme que cuide a sus niños o trabaje gratis. Y lo peor de todo es que se ofenden mucho si me niego, porque “¡IGUAL NO ESTOY TRABAJANDO!”.

Mito 2: el trabajo a distancia es ideal para personas con niños

El verdadero empleo en casa requiere de concentración y de la realización de cierta cantidad de trabajo. Para algunas profesiones (consejería, por ejemplo), también se necesita silencio absoluto. Tanto los bebés con un régimen inestable como los niños mayores que, al ver que su madre está en casa, piden su atención, no propician demasiado la dedicación al trabajo.

Mito 3: todos los que trabajan desde casa son perezosos, porque trabajan pocas horas al día y se les paga

Las opciones para trabajar de forma remota durante pocas horas al día en verdad son muchas, pero para obtener un pago comparable al del trabajo de oficina, por lo general tienes que trabajar de 6 a 8 horas. En cuanto a la opinión pública, sigue habiendo bastante gente que considera a los que trabajan desde su hogar como personas perezosas. Hay que estar preparado para eso y considerar sus consejos de encontrar un “trabajo normal” como un entrenamiento de independencia de las opiniones ajenas y de la defensa de las fronteras personales.

  • Mi hijo de 20 años gana 6 veces más que su padre. Y trabaja como freelancer... Es un programador. Y todos (excepto yo) se cansaron de agobiarlo por el hecho de que pasaba mucho tiempo frente a una computadora. ¡Y esa es su vida! ¡Su aire! Su pan. Me alegro de haber estado siempre de su lado, de haberlo apoyado y comprendido, aunque eso generó discusiones con todos los parientes. Me alegro de ser la amiga de mi hijo.

Mito 4: eres tu propio jefe

Prácticamente cualquier especialista remoto trabaja para alguien. Esta clase de empleo no es muy diferente de un trabajo de oficina común, y el profesional independiente depende de un cliente que establece exigencias. Muchos expertos remotos prefieren realizar varios proyectos a la vez, por lo que lidian con muchos jefes al mismo tiempo. Una ventaja de ser freelancer es la flexibilidad en la planificación del horario laboral y la posibilidad de rechazar proyectos poco interesantes.

  • Soy un arquitecto independiente. Me resulta tremendamente molesto que las personas que trabajan en una oficina piensen que no hago nada, mientras que los únicos que trabajan duro son ellos. Oye, tú te levantas a las 8:00, a las 9:00 estás en el trabajo, ¡y a las 5 ya te vas a tu casa! ¡Yo no me alejo de la computadora desde las 11 de la mañana hasta las 5 de la mañana siguiente! Me acuesto a dormir y, a las 6, un cliente de Corea del Sur ya me está pidiendo correcciones. No tengo tiempo ni para comer, tengo 3 teléfonos laborales, debo resolver problemas eternos con los impuestos y los bancos debido a los depósitos, salir a las instalaciones privadas a la 1 o 2 de la mañana debido al horario del cliente, etc. ¿No hago nada? Claro que no...

Mito 5: solo los programadores pueden encontrar trabajo en casa

Aquí hay solo una pequeña lista de las posibles vacantes de trabajo desde casa que podrías conseguir (además de trabajar en TI):

  • Periodista, redactor, editor, corrector, traductor.
  • Contador, abogado (consultoría en línea y documentación).
  • Profesor, tutor y entrenador.
  • Psicólogo.
  • Diseñador web, administrador de contenido, administrador de SMM y otras especialidades relacionadas con la búsqueda, administración de contenido de sitios y comunidades en las redes sociales.
  • Todo tipo de especialistas del trabajo con gráficos y videos: diseñadores, animadores, editores, etc.
  • Especialista en centro de llamadas.
  • Gerente de una tienda en línea.
  • Asistente personal.

Y si eres un experimentado pastelero, costurero o, por ejemplo, joyero, puedes publicitar fácilmente tu propia tienda o taller en las redes sociales o en sitios como Etsy.

Mito 6: trabajando en casa, puedes distraerte, revisar las redes sociales y no hacer nada (de todos modos, nadie te verá)

“Cuando haces, cobras”. Este es el principio básico de la mayoría de los trabajos en casa. Puede basarse en pagos por cada proyecto, por entrega o en el seguimiento de la cantidad de tiempo dedicado a una tarea a través de programas especiales. Para los freelancers, el compromiso es especialmente importante porque todos los problemas y fechas límite incumplidas se describirán en las opiniones de los clientes y afectarán la reputación profesional.

  • Soy un profesional independiente. Me motivo a mí mismo diciéndome que hasta que no lleve el trabajo a una determinada etapa deseada, no me iré a dormir. Así dejé de incumplir las fechas de entrega.

Mito 7: puedes trabajar como sea, vistiendo un pijama o solo ropa interior

Por supuesto que puedes trabajar en casa vistiendo una camiseta vieja y unos pantalones de deporte estirados. Pero diversas investigaciones muestran que, en esos casos, resulta difícil concentrarse y la productividad disminuye. Esto no significa que tengas que ponerte un traje de oficina para llevar a cabo tus encargues: ropa normal y una cabeza limpia serán suficientes. Además, será otro recordatorio para las otras personas de tu hogar de que estás trabajando.

  • Me resultaba muy difícil trabajar en una oficina, nunca dormía lo suficiente. Decidí hacer algo por cuenta propia, pero no puedo deshacerme de un hábito tonto. Me levanto a las 11 o 12, voy a la ducha, me peino, me maquillo, me visto con ropa de oficina y solo así puedo comenzar al trabajo. No logro concentrarme con la cabeza sucia y vistiendo ropa de casa. Así que termino tirada en el sofá con una falda, una blusa y zapatos de tacón, trabajando.

Mito 8: con el trabajo remoto no hay crecimiento profesional

El crecimiento profesional de un trabajador a distancia depende en gran medida del desarrollo de nuevas habilidades y cualificación general. Al mismo tiempo, el “buen servicio” y la experiencia pasan a un segundo plano. Los empleadores y los clientes miran el portafolio, las opiniones y las tareas de prueba. También hay menos oportunidades de progreso de un empleado ordinario a jefe que en las organizaciones tradicionales, pero hay más posibilidad de crecimiento profesional y financiero.

Mito 9: lo más difícil es obligarse a trabajar

No es tan fácil programarse para un trabajo fructífero en casa, en donde hay tantas tentaciones como una cama caliente por la mañana o una película no terminada por la noche. Pero quienes no pueden lidiar con eso por lo general no se quedan demasiado tiempo en el trabajo remoto. En realidad, lo más difícil es parar. Se te paga por el resultado, lo que hace que sea tentador quedarse trabajando más tiempo o tomar más cantidad de empleo. No hay una separación formal en el hogar, como sí sucede en la oficina: “Estoy en el trabajo / Me he ido a casa”, y debes obligarte a apagar la computadora para tomar un descanso.

Mito 10: el trabajo remoto es mejor en todo sentido que los formatos tradicionales

Si aún tienes la errónea idea de que trabajar en casa es el cielo en la Tierra, por favor, vuelve a leer todos los puntos anteriores.

  • Trabajé como freelancer. Horario flexible, buen dinero. Todos me consideraban una holgazana porque me quedaba en casa. Y conseguí un trabajo en una oficina. La gente es buena, quiero cantar y bailar. No sabía que se podía trabajar 8 horas y luego descansar. Y los clientes no me llaman a la una de la madrugada, duermo lo suficiente, el equipo me ayuda a mantenerme en forma y el lugar de trabajo está separado del dormitorio. Es posible almorzar en un lugar alejado de la computadora y no hay problemas con los clientes. Todo el mundo me trata con respeto y puedo dormir 7 horas al día. Tengo tiempo para los libros, para el descanso, para pasear y para socializar.

Bono: en caso de que pienses que hay más desventajas que ventajas

El trabajo remoto es simplemente otro formato, uno que aún no es muy familiar, y tiene sus ventajas y desventajas. No es adecuado para todos, pero los que lo conservan no tienen ninguna prisa por volver a un horario “normal”, menos flexible, a los viajes en el transporte público y a tener que comunicarse personalmente con sus colegas. Por lo tanto, si dudas en si intentarlo o no, evalúa la información anterior. Si ningún dato te asusta, ¡definitivamente vale la pena que pruebes!

  • Solía ​​trabajar en un horario de 10:00 a 19:00, me despertaba como podía, pasaba media tarde irritable y nerviosa, y explotaba por cualquier cosa. Decidí trabajar como freelancer. Me levanto a las 13:00, me ducho, desayuno, leo un libro, voy de compras o al cine. Me siento a trabajar a eso de las 18:00 o 19:00. ¡Qué mágico! A veces aparecen clientes convencionales que quieren reunirse por la mañana, pero no seré más pobre por un trabajo menos, y mis nervios son más valiosos. ¡Larga vida al trabajo remoto! ¡Larga vida al Internet!

¿Qué hay de ti? ¿Crees que podrías trabajar desde tu casa?

Imagen de portada Depositphotos, Depositphotos