Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

11 Preguntas hechas en las entrevistas de trabajo que confunden al 90 % de las personas

La búsqueda de empleo siempre es un desafío. No podemos predecir cómo será la entrevista y sobre qué se nos preguntará. Entretanto, en el arsenal de los gerentes de recursos humanos hay una serie de preguntas que no siempre son claras para los candidatos. Revisamos aquellas que suelen causar más dificultades para los solicitantes y encontramos las respuestas correctas a ellas.

Genial.guru no tiene dudas: siempre es más fácil resolver cualquier problema si se siguen los consejos de los profesionales. Para evitar malentendidos y sorpresas desagradables en las entrevistas de trabajo, estudiamos los foros de los reclutadores y recibimos las respuestas a sus, a veces inesperadas, preguntas de primera mano.

1. El retrato de un candidato

Al hacer esta pregunta, el reclutador en realidad te permite hacer una breve presentación de ti mismo y decirle por qué eres el candidato ideal para el puesto. Al contestar, trata de no compararte con otros. Enfatiza tus logros y fortalezas. Elige aquellos que sean relevantes para ese trabajo. Para eso, estudia los requisitos de las características personales que se buscan, piensa en qué es lo que te puede ayudar a resolver tus futuras obligaciones con éxito y cuenta sobre eso. Hablando de tus logros, usa números concretos. Por ejemplo: “Desarrollé una base de clientes, llevándola de 0 a 80 empresas mayoristas y minoristas”, “9 de cada 10 de mis estudiantes aprobaron el examen de física con las notas más altas”, “Pasé las 15 auditorías de la oficina sin infracciones”.

2. La relación con los superiores anteriores

A los reclutadores les encanta hacer esta pregunta porque la respuesta dice mucho sobre tu personalidad y tus valores laborales. Debes ser honesto, pero no estás obligado a decir toda la verdad hasta el final. Sé previsor en tu respuesta. Evita lo negativo: no hables mal de los superiores, los colegas o la empresa.

Por ejemplo, puedes decir que quedaste decepcionado por la falta de perspectivas de crecimiento profesional. Describe algunos de tus éxitos en su trabajo y luego cuenta cuáles son tus objetivos actualmente. Será genial si puedes conectar tu respuesta con la razón por la que el puesto que estás solicitando es mejor para ti.

3. Pausas en el trabajo

A veces, en una carrera laboral, debido a diversas circunstancias, pueden ocurrir largas pausas. Al hacerte preguntas sobre las brechas en tu historial laboral, el gerente de recursos humanos quiere verificar tu deseo, motivación y capacidad para trabajar. Piensa en cómo unir esos componentes en un todo. No mientas: esta información es fácil de verificar, y ya no será posible revertir ese momento.

Para evitar este problema, al crear tu currículum utiliza las siguientes técnicas:

  • Especifica los años, no los meses de trabajo, si has estado en el cargo por más de un año. Por ejemplo, es mejor poner “2015-2017” en lugar de “mayo de 2015 — agosto de 2017”.
  • No incluyas toda tu experiencia en el currículum. Es permisible limitarse a los últimos 15 años en la búsqueda de un puesto directivo y 10 años en la búsqueda de otros.
  • Incluye la experiencia ganada durante el receso: ¿qué hiciste cuando no estuviste trabajando? Los trabajos como freelance o voluntario se consideran una labor legítima y pueden incluirse en el currículum. Enuméralos de la misma manera que tus otros lugares de trabajo: indicando la empresa, el puesto, la descripción de los deberes y las fechas de trabajo.

4. Debilidades

El experto en negocios Bernard Marr aconseja hablar en respuesta a una pregunta sobre tus debilidades sobre algunas pequeñas imperfecciones de tu carácter que no estén directamente relacionadas con la posición deseada.

Por ejemplo, si planeas obtener un trabajo como contador, será más apropiado decir que tienes dificultades para hablar en público que admitir que te cuesta concentrarte. Cuenta sobre cómo estás tratando de resolver ese problema. El empleador quiere ver que conoces tus fortalezas y debilidades y que estás dispuesto a trabajar para mejorar.

5. Nivel de conocimiento de la empresa

En primer lugar, esta pregunta tiene como objetivo evaluar el nivel de interés del candidato en la empresa, qué tan activo es, la seriedad de su intención de obtener el trabajo. También ayuda a comprender el enfoque de la planificación de la carrera, la motivación principal de la persona al elegir un puesto. Para no quedar mal en una entrevista, trata de averiguarlo con anticipación:

  • el año de la fundación de la empresa;
  • qué productos y servicios ofrece;
  • en qué mercados opera;
  • cuántos empleados trabajan en ella;
  • la misión y los valores de la compañía.

Muchas veces, estos datos se pueden encontrar en el sitio web corporativo de la empresa. Cuanto más explores los logros anteriores y los valores de la empresa, y la información básica sobre sus productos o servicios, tanto más podrás demostrar un deseo sincero de trabajar en ella.

6. Detalles de la biografía

Esta pregunta ayuda a los gerentes de recursos humanos a determinar la forma del comportamiento del solicitante y cómo se comunica con los demás. Al responder, céntrate en tu experiencia profesional, en las cualidades personales que te han ayudado en tu carrera y en aquellas que son relevantes para la posición deseada.

Debes estar preparado para contar los aspectos más destacados de tu biografía laboral. Utiliza la sencilla fórmula: “presente — pasado — futuro”. Primero, comparte quién eres en este momento, qué haces, qué puedes hacer. Luego, cuenta sobre lo que te llevó a tu posición actual: el conjunto de tus habilidades y experiencia. Al final, habla sobre tus planes y perspectivas.

7. Los planes profesionales

Muchas compañías tienen una cierta lógica del desarrollo profesional, por lo que hay que responder esta pregunta de manera honesta y abierta. Es la forma del gerente de tratar de comprender si tus planes se corresponden con las expectativas y las capacidades de la organización, si podrás realizarlos dentro de la empresa, y también ver qué objetivos te has fijado para ti mismo, qué quieres de tu carrera.

Esto ayuda a identificar las posibles discrepancias fuertes en las expectativas ya en la etapa de la entrevista. Después de todo, es importante que ambas partes entiendan esto de antemano. Eso ayuda a que nadie pierda su tiempo y evitar decepciones en el futuro.

8. Periodos cortos de trabajo

A menudo, los empleadores consideran el cambio frecuente de empleo (menos de 2 años en una empresa) como inestabilidad e irresponsabilidad del candidato. Generalmente, del nuevo empleado de la empresa se espera una larga relación laboral. Esto puede deberse a una larga capacitación y adaptación de los empleados. Si tienes lagunas en el currículum, presenta esta experiencia como un proyecto con resultados específicos que pudiste lograr.

Si hubo razones para un despido que no dependieron de ti, asegúrate de indicarlo brevemente en el currículum. Después de todo, no siempre podemos elegir cuándo renunciar a un trabajo. Es algo que se puede deber a la naturaleza del diseño del trabajo, o a las decisiones de la administración que eliminan departamentos completos. Si tu empleador anterior te despidió por incompetencia o por cualquier otra irregularidad de tu parte, y en la entrevista están enfatizando ese punto, cuenta sobre las acciones que tomaste para corregir la situación. Es posible que hayas hecho cursos de capacitación o que hayas revisado seriamente tu comportamiento.

9. Interés por el trabajo

Esta pregunta le ayuda al empleador a comprender no solo el nivel de tu motivación y tus expectativas, sino también a determinar qué tan razonables son estas. Intenta demostrar lo mucho que tu experiencia, habilidades y cualidades personales coinciden con la posición de la empresa y su cultura corporativa.

Al empleador le gusta ver el interés de un candidato que sabe claramente lo que quiere. Si no has podido encontrar suficiente información, no dudes en hacer tus preguntas al final de la entrevista.

10. Malas decisiones en la carrera

Los gerentes de contratación hacen esta pregunta para comprender cómo reaccionas ante los fracasos, cómo los manejas y qué tan rápido te recuperas. Habla sobre qué lecciones aprendiste de tu error, cómo pudiste aplicar la experiencia obtenida y cambiarte para mejor. ¿Tal vez aprendiste a ser más organizado? ¿O a apegarte a unos estándares más altos que antes?

No le eches la culpa a los demás, esto puede sugerir que no sabes responsabilizarte por tus acciones. No te comprometas con hechos francamente negativos. Por ejemplo, la historia de cómo perdiste una importante reunión con un cliente porque te quedaste dormido después de regresar de una fiesta y te olvidaste de poner la alarma, claramente no es una buena opción.

11. Falta de vida personal y familiar

El propósito de esta pregunta es crear un retrato psicológico más o menos preciso del candidato. Se cree que las personas que tienen una familia son más responsables, equilibradas y menos propensas a las acciones inesperadas. Por eso, el estado civil “casado” del candidato, será una ventaja en igualdad de otras condiciones.

Si esta clase de preguntas te resultan muy desagradables y te parecen demasiado personales, es importante no comportarse de una manera agresiva y desviar delicadamente la dirección de la conversación. Si realmente estás interesado en el potencial puesto de trabajo, lo mejor de todo es mantener un tono cortés y hablar de las prioridades actuales de tu vida.

¿Te has encontrado con preguntas similares en una entrevista de trabajo? ¿Cómo las respondiste? ¿Qué preguntas te pusieron en un callejón sin salida?

Ilustradora Anastasiya Pavlova para Genial.guru
Compartir este artículo