12 Actitudes que impiden hacerse rico, aunque trabajes los siete días de la semana

“Las personas mayores siempre aconsejan a los jóvenes que ahorren dinero. Este es un mal consejo. No ahorres monedas. Invierte en ti mismo. Nunca ahorré un dólar en mi vida hasta los 40”, dijo Henry Ford. Sin darnos cuenta, absorbemos las actitudes de nuestros padres sobre el dinero y el ahorro. Pero no pensamos en el hecho de que algunos de ellos juegan en nuestra contra y nos impiden aumentar nuestros ahorros.

Genial.guru descubrió qué frases sobre el dinero y la riqueza deberían olvidarse como si fueran una pesadilla.

1. Un centavo ahorrado es un centavo ganado

La táctica de ahorrar para aumentar el capital es tan antigua como el mundo. Parece razonable solo a primera vista: cuanto más nos centramos en las formas de ahorrar dinero, menos pensamos en cómo ganarlo. Permítete una blusa nueva: privándote de pequeñas alegrías no acumularás una cantidad substancial en un año. En su lugar, dedica tus esfuerzos a desarrollar habilidades que te ayuden a asumir una posición más alta o a comenzar tu propio negocio.

2. El dinero echa a perder a las personas

La imagen de un pobre noble y espiritualmente rico que se opone al rico mezquino y sin principios todavía no ha sido erradicada de la mente de la gente. Por un lado, esto es un buen consuelo para quienes no tienen “fábricas, periódicos y barcos”. Por otro lado, este es otro obstáculo invisible que te impide ganar más.

Parece que tenemos miedo de perder nuestras mejores cualidades al aumentar los ingresos. Los propios ricos no ven la conexión entre el monto de la cuenta y las características personales. Henry Ford dijo: “El dinero no cambia a una persona, simplemente la expone. Si una persona es naturalmente egoísta, arrogante y codiciosa, el dinero solo enfatizará esto”.

3. La riqueza no se construye mediante un trabajo honesto

Algunos creen que uno solo puede hacerse rico a través de maquinaciones dudosas e intrigas encubiertas. Quizás hace unos siglos, esto era cierto. Pero hoy, el mundo se está volviendo cada vez más abierto y todos tienen la oportunidad de multiplicar los ingresos.

Por ejemplo, en 2007, la inglesa Julie Deane fundó Cambridge Satchel Company con solo £ 600 (aproximadamente 830 USD) de capital inicial. Quería enviar a sus hijos a una buena escuela y rápidamente se le ocurrió una opción para ganar dinero. La señora decidió hacer bolsos de cuero, como los de los personajes de Harry Potter. Hoy en día, la compañía vende sus accesorios en más de 120 países y coopera con Vivienne Westwood.

4. No puedes ganar todo el dinero del mundo

Como regla general, esta frase la pronuncian quienes no quieren o tienen miedo de trabajar demasiado. Warren Buffett, uno de los millonarios más citados, cree que se puede ganar dinero incluso durmiendo. ¿Qué significa? No tienes que trabajar 24 horas al día, 7 días a la semana, ni siquiera 12 horas al día. Basta con encontrar la forma de recibir dinero fuera de horario, es decir, tener ingresos pasivos (por ejemplo, alquilar un inmueble o monetizar un pasatiempo).

5. No imprimimos dinero

Esta frase, lanzada inadvertidamente por mamá o papá, te enseña a pensar que por el bien del bienestar material, tendrás que trabajar duro (e incluso trabajar de algo que no te guste). Es en parte por eso que creemos que el trabajo no tiene por qué ser interesante, lo que significa que puedes realizar tus funciones de acuerdo con el principio “así no más”.

La profesión y la afición pueden no coincidir, pero es necesario tener interés por el trabajo para poder hacerlo de manera eficiente. Esta actitud ayudará a enriquecerte, de esto está seguro el empresario y multimillonario Bernard Arnault: “El dinero es solo una consecuencia. Siempre le digo a mi equipo: ’No se preocupen por las ganancias. Si hacen bien su trabajo, tarde o temprano las ganancias aparecerán por sí solas’”.

6. Si a los 40 años no tienes dinero, entonces no lo tendrás

Puedes lamentar durante muchos años que en tu juventud elegiste la especialidad equivocada o quejarte de la falta de conexiones. Ve algunos ejemplos inspiradores: Sam Walton fundó Walmart a la edad de 44 años. Cuando Charles Flint fundó IBM, tenía 61 años.

A lo largo de los años, tenemos muchas preocupaciones: la familia y los niños ocupan la mayor parte del tiempo, y después del trabajo no queda energía. Pero también hay ventajas sobre los jóvenes: experiencia acumulada, título y capacidad para evaluar cuidadosamente el riesgo.

7. El dinero no compra la felicidad

El escritor Zig Ziglar comentó una vez: “El dinero no es lo más importante en la vida, pero en la escala de la necesidad, está bastante cerca del oxígeno”. Una cierta cantidad en la cuenta por sí sola no te hará feliz. Pero puedes comprar cosas que te traerán satisfacción y mejorarán tu calidad de vida.

8. La riqueza tiene un precio

Esta frase suena como las supersticiones de las abuelas: si una persona vive en abundancia, sufrirá de amor no correspondido o sufrirá de mala salud. Por lo tanto, inconscientemente, tenemos miedo de perder lo que tanto nos importa, cambiándolo por los ingresos.

Este prejuicio puede ser causado por querofobia o aversión a la felicidad, la creencia de que definitivamente tendrás que pagar por ella. La querofobia es un trastorno de ansiedad que requiere ayuda psicológica.

9. Para ser rico, tienes que nacer en una familia adinerada

Bill Gates, empresario, filántropo y fundador de Microsoft, dijo una vez: “Si naciste pobre, no es tu culpa; pero si mueres pobre, es por tu culpa”. A menudo (y equivocadamente) pensamos que los ricos tienen mucha suerte en la vida. Pero no todo el mundo ha estado rodeado de lujo desde la infancia.

Por ejemplo, la presentadora de televisión Oprah Winfrey pasó su infancia en un ambiente de pobreza rural, pero a la edad de 17 años se convirtió en la reportera más joven. El diseñador de moda y una de las personas más ricas del mundo, Ralph Lauren, tuvo que vestir la ropa de sus hermanos mayores. Cuando la recibía, la energía creativa y el deseo de crear algo propio se despertaban en él.

10. No me lo puedo permitir

La confianza en esto establece una barrera invisible: te parece que no puedes ganar más. Si obtienes menos de lo que te gustaría, intenta mirar a tu alrededor. Tal vez sea el momento de buscar una empresa en la que se aprecien más tus competencias.

Sergey Brin, emprendedor y cofundador de Google, cree que el problema radica en nuestro pensamiento: “Veo miedo existencial en los jóvenes. Yo no tenía eso. Ven enormes montañas donde yo solo veía una pequeña colina para subir”.

11. Suficiente para vivir y está bien

Esta es a menudo la opinión de quienes no quieren o tienen miedo de cambiar algo en sus vidas. La gente se acostumbra a ir a trabajos que no le gustan. Es más fácil para ellos vivir modestamente con el salario disponible que mejorar sus habilidades para obtener un puesto más alto o dominar una nueva especialidad.

Pensar así indica miedo al fracaso. Por desgracia, sin intentar correr el menor riesgo, es difícil aumentar los ingresos. Mark Zuckerberg afirma: “El mayor riesgo es no aceptar el riesgo. En el mundo acelerado de hoy, el rechazo de cualquier decisión arriesgada solo garantizará el fracaso”.

12. Ellos mismos ofrecerán y lo darán todo

La cuestión del salario surge en una entrevista o durante una promoción. Esta es una conversación emocionante y tendemos a ser demasiado tímidos. Por lo tanto, a menudo nos conformamos con una paga más baja de la que desearíamos y aceptamos inmediatamente la cantidad que nos ofrecen. Es poco probable que esto ayude a mejorar nuestra situación financiera.

En este caso, es óptimo pedir un salario deliberadamente más alto. Lo más probable es que el empleador lo reduzca y tú podrás recibir la paga que esperabas originalmente.

¿Qué dichos y actitudes populares sobre el dinero te molestan? ¿Por qué?

Compartir este artículo