Genial

7 Razones que hacen que cada quinta mujer en el mundo se niegue a dar a luz

Según las estadísticas, en los EE. UU. y el Reino Unido, el 20% de las mujeres no tiene hijos. Unas no pueden tener hijos por razones de salud, mientras que otras tomaron esta decisión conscientemente. Estas mujeres intentan defender sus derechos políticos, luchan por el medio ambiente o simplemente carecen de instinto maternal.

Genial.guru averiguó cómo responden a la pregunta sobre las razones para no tener niños las mujeres que voluntariamente se negaron a dar a luz.

¡Atención! De ninguna manera te instamos a que sigas la filosofía del movimiento childfree, sino simplemente queremos familiarizarte con este fenómeno social.

Los beneficios sociales para las madres se consideran discriminación

Existe la opinión de que las mujeres que eligen no tener hijos son discriminadas no solo en el sentido social sino también político. La mayoría de las veces, las representantes de este movimiento reprochan el apoyo estatal a las familias jóvenes con niños.

Mientras tanto, muchas personas que cuidan de familiares enfermos o padres ancianos, también quieren recibir el apoyo estatal. El proceso de cuidar a un paciente enfermo es laborioso y requiere una gran cantidad de inversiones financieras personales, y el apoyo del estado es deficiente.

Negándose a tener hijos, las partidarias de esta idea expresan protesta política.

Dicen que no tienen instinto maternal

En la foto aparece Lucy Schultz con su novio Stephen y su mascota “adoptada”. La sesión de fotos se convirtió de inmediato en viral, y la chica se hizo famosa en Internet como la “mujer que dio a luz a un gato”.

La profesora Maria Vicedo-Castello analizó la historia de las ideas científicas sobre el instinto maternal y llegó a la conclusión de que no hay evidencia científica de que exista. En pocas palabras, ninguna mujer comienza a querer tener hijos automáticamente solo por ser mujer.

Las ideas sobre la familia se forman a lo largo de los años. Alguna persona quiere tener hijos, mientras que otra no los quiere. La falta de instinto materno no es un trastorno mental, sino una consecuencia del impacto de ciertos factores socioculturales en una persona. Tuvo lugar en cualquier época.

A menudo, las campesinas pobres dejaban a los recién nacidos en el campo o les quitaban la vida por una simple razón: no había suficiente comida. Bueno, además todo el mundo sabe sobre los intentos de las damas medievales de interrumpir el embarazo con la ayuda de infusiones de varias hierbas.

Ayudan a resolver el problema de la sobrepoblación

Cada día, la población mundial aumenta en alrededor de 250 mil personas, lo que equivale a 80 millones de personas en un año. Se cree que si la cantidad de personas en el planeta alcanza los 9 mil millones, la humanidad sufrirá no solo una crisis económica, sino también una crisis alimentaria. Ya se siente la falta de recursos en algunas regiones. Según diversas estimaciones, alrededor de 124 millones de personas en todo el mundo se mueren de hambre. En primer lugar, este problema concierne al continente africano. Por cierto, es allí donde la mujer promedio da a luz a 4-6 niños, lo que solo agrava los problemas alimentarios.

Una de las soluciones obvias es el rechazo de la procreación. Si hay muchas representantes del movimiento childfree, entonces la humanidad podrá “mantener el equilibrio”. En algunos países (por ejemplo, en China e Irán), el estado aplica la política de restringir la tasa de natalidad hasta el nivel de reemplazo de generaciones.

Otra razón similar es el cuidado del clima. Cada persona produce aproximadamente 58 toneladas de dióxido de carbono por año y una gran cantidad de basura. El movimiento de personas que toman la decisión de no tener hijos por razones ambientales se denomina antinatalismo.

Creen que contribuirán más a la sociedad si no tienen hijos

La canciller alemana Angela Merkel (en la parte izquierda) y la primera ministra británica Theresa May (en la parte derecha).

Según las estadísticas, la mayoría de las veces las personas childfree son mujeres educadas, ricas y ambiciosas que simplemente no quieren sacrificar su comodidad y su carrera por los niños. Por lo general, viven en la ciudad, no son religiosas y no respetan la división de funciones por género ni las tradiciones.

Muchos investigadores señalan que las mujeres sin hijos son menos “socialmente convenientes” ya que son más egoístas. Sin embargo, esto no impide que las representantes del movimiento contribuyan al desarrollo de la sociedad. Una de las evidencias más claras son personajes políticos y públicos conocidos:

  • Condoleezza Rice — ex Secretaria de Estado de los Estados Unidos;
  • Helen Clark — ex primera ministra de Nueva Zelanda;
  • Angela Merkel — canciller Federal de Alemania;
  • Theresa May — primera ministra del Reino Unido.

Tienen una mala herencia y no quieren transmitirla a la descendencia

El temor de que los niños hereden algún tipo de enfermedad a menudo supera el deseo de tener un hijo. Estamos hablando de enfermedades graves como la esquizofrenia y muchos otros. Para protegerse a sí mismos, los padres potenciales realizan un análisis genético que muestra la probabilidad de transmitir la enfermedad al embrión, y la decisión se toma en base a sus resultados.

En este sentido, la historia de la estadounidense Frances Culling, cuyo marido padeció la enfermedad de Huntington, es muy ilustrativa. Esta enfermedad afecta el sistema nervioso y es incurable. Las posibilidades de que este gen pudiera transmitirse a los niños eran de 50 %. El destino jugó una broma cruel con la familia: 5 de cada 5 niños estaban enfermos y 4 de ellos ya habían fallecido.

Quieren ser libres

Es bien sabido que el nacimiento de un niño limita la libertad de las mujeres. Especialmente si no tienen parientes o niñeras que puedan ayudar con el niño. Por esta razón, muchas posponen el nacimiento del niño o lo rechazan por completo. En otras palabras, son impulsadas por el deseo de libertad. Después de todo, las responsabilidades de los padres hay que cumplirlas no solo los primeros 18 años, sino toda la vida.

La maternidad es felicidad para unos, pero un verdadero desastre para otros

La reconocida video bloguera Jenny Mustard nos cuenta sobre su elección personal: “Tuve que explicar toda mi vida que no quiero tener hijos, y la respuesta que escuché fue la siguiente: “Lo querrás cuando tu reloj empiece la cuenta atrás o cuando seas mayor”. Actualmente la chica tiene 33 años y su reloj todavía no ha empezado la cuenta atrás.

Durante mucho tiempo, la mujer fue el objeto de un trato entre familias. Al conceder el permiso de matrimonio, los padres de los novios firmaban una especie de contrato de propiedad. La mujer debía obediencia a su marido, y no tenía elección sobre si tener descendencia o no.

En nuestros días, desde la misma infancia, a las niñas se les inspira la idea de que lo más importante en la vida es casarse con éxito y tener un bebé. De lo contrario, tendrán que compartir el destino de las viejas solteronas. Al crecer, muchas de ellas realmente encuentran la felicidad en la maternidad, y es normal. Pero hay quienes consideran al niño como un “punto” innecesario de su programa vital, lo que también debe considerarse normal.

Cameron Diaz también apoya la filosofía del movimiento childfree. La diva de Hollywood explica su posición de la siguiente manera: “Las mujeres temen decir que no quieren tener hijos, porque serán condenadas. ¡Pero yo no tengo miedo!”

La renuencia a tener hijos puede ocultar razones sociales y psicológicas más complejas. Por ejemplo, el sueño de realizar su propio potencial creativo o el miedo de no hacer frente a la responsabilidad.

Además, la causa de la decisión puede ser un conflicto de larga data con la madre o el padre. Por ejemplo, si eras el hijo mayor de una familia numerosa y tus padres delegaban sus funciones de cuidar a los más pequeños en ti, entonces son obvias las razones que te llevaron a las filas del movimiento childfree.

Las personas que no tienen hijos por su propia voluntad o por un giro del destino, a menudo son calificadas como deficientes. A pesar de la naturaleza progresiva y dinámica del desarrollo de la sociedad moderna, a pesar de su feminismo, este aspecto de la vida sigue siendo una controversia dolorosa. Y tú, ¿qué opinas sobre el movimiento childfree?