Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Científicos explicaron por qué mantenemos a personas tan difíciles de tratar en nuestras vidas, y la razón es muy lógica

En muchas ocasiones leemos recomendaciones en Internet que nos motivan a alejarnos de seres complicados e incluso tóxicos, pero, la mayoría de las veces, no podemos hacerlo. Hay algunas personas difíciles a las que simplemente no podemos evadir, ni sería beneficioso borrarlas de nuestras vidas, y una investigación realizada en Israel descubrió quiénes son esos sujetos y por qué es casi imposible alejarnos de ellos.

Genial.guru analizó más en profundidad ese estudio para explicarte por qué solemos encontrarnos atrapados en esa situación y qué podemos hacer al respecto.

Hay personas complejas de las que no podemos escapar, no importa cuánto nos alejemos

La Dra. Shira Offer, socióloga y psicóloga de la Universidad de Bar-Ilan, en Tel Aviv, y el profesor Claude Fischer, de la Universidad de California en Berkeley, realizaron una investigación y descubrieron que hay dos razones por las que no puedes deshacerte de ciertas personas complicadas en tu vida: las necesitas, o no puedes ignorarlas socialmente.

De esta forma, nos encontramos con las personas más difíciles usualmente en contextos en los que no podemos escoger a los individuos con los que convivimos, como familiares y colegas del trabajo. Y con esto nos referimos a las suegras o a ese muchacho del trabajo con el que es mejor no discutir.

La investigación englobó a más de 1000 encuestados

Offer y Fischer encuestaron a 1 100 adultos de San Francisco. Les entregaron un cuestionario donde les pidieron que indicaran en una lista a las personas con las que estaban conectados, como aquellas con las que acudían a reuniones sociales, en quienes confiaban y a quienes acudirían por ayuda. Luego se les solicitó que nombraran y detallaran quiénes eran los sujetos más exigentes y difíciles en su vida. El 15 % de esta última lista lo ocupaban las personas de la primera.

Estas personas son aquellas que amamos o de las que no podemos deshacernos por presión social

Las personas que encabezaban las listas de sujetos “difíciles” eran mujeres y padres de edad avanzada. Las damas fueron nombradas mayoritariamente como difíciles, y los padres ancianos fueron catalogados como doblemente más complicados que los hijos adultos.

Son personas que forman parte de nuestros lazos sociales más cercanos, gente que necesitamos y, en muchas ocasiones, que incluso amamos, como familiares; y también personas que es imposible evitar por presión social, como colegas. Resulta tentadora la opción de tirar la toalla y liberarnos de las dificultades o toxicidad de esos sujetos, pero las normas sociales impiden que esta sea una alternativa viable.

Cuáles son las características básicas de estas personas

Las personas difíciles son fáciles de reconocer: son aquellas con las que mantenemos una relación compleja porque son las que reciben nuestro apoyo constantemente, pero no desean retribuir la amabilidad ayudándonos, como normalmente esperaríamos. Uno de los ejemplos más recurrentes es la figura de un padre anciano que defrauda a sus hijos en situaciones cotidianas, por ejemplo, al no tomar los medicamentos que sabe que debe tomar, lo cual genera conflictos.

También forman parte de este grupo los compañeros de trabajo, aquellos a los que no se puede ignorar en la oficina, como un miembro del equipo o un jefe.

Las mujeres encabezan la lista, pero por una razón muy noble

Sin embargo, hubo otro descubrimiento que llamó la atención de los científicos: la mayor parte de la lista de personas difíciles estaba compuesta por mujeres. Sin embargo, los encargados del estudio explicaron que la razón detrás de esto puede ser muy comprensible.

Las mujeres se preocupan y se vuelcan más hacia su familia. Ellas cumplen un papel más intenso en el hogar, y suelen tomar una responsabilidad más demandante para mantener en orden las relaciones familiares. Por ello es usual que se las vea como una fuente de discusiones, malentendidos y estrés.

Todos tenemos a alguien cercano con el cual es difícil relacionarse. En tu caso, ¿qué haces cuando ves que se acerca un conflicto con tus familiares, suegros o colegas? ¿Piensas que restringir tu ayuda y tiempo brindado puede ayudar a liberarte de ese peso social? ¡Cuéntanos qué opinas en los comentarios!

Ilustrado por Natalia Breeva para Genial.guru