Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

5 Situaciones que permiten saber cómo reaccionar si un desconocido molesta a tu hijo con un comentario

Seguramente, todos los padres se han topado con algunos consejos no pedidos por parte de desconocidos que, sin cortarse ni un pelo, violan tu espacio personal educando tanto a los niños como a sus padres. Eso molesta porque se cuestiona la capacidad de los padres. Mientras que un niño sensible puede incluso asustarse por la situación.

Genial.guru estudió 5 situaciones habituales en las que puede verse cualquier padre y descubrió cómo protegerse de manera correcta y tratando la situación con tacto cuando se dan consejos que nadie ha pedido o cuando son innecesarios.

Un desconocido impone sus métodos de crianza

Imagínate la situación: en un buen día de primavera, tu hijo salta alegremente por los charcos, cuando de repente una persona desconocida hace un comentario fuera de lugar. Esta asume la responsabilidad del niño y considera que es su deber juzgar a unos padres “descuidados”.

En este caso, no debes meterte de lleno en la conversación con ese extraño, ya que, de hacerlo, te pondrás nervioso y mostrarás ser un mal ejemplo para tu hijo. Es mejor decirle a la persona que tienes todo bajo control: el niño va con botas de goma y tú permites que juegue así.

Después, tendrás que explicarle a tu pequeño por qué respondiste de ese modo para que él, en el futuro, pueda basarse en esta experiencia. Cuéntale que las botas de goma protegen los pies del agua y los pantalones pueden lavarse fácilmente en una lavadora.

Si el niño es mayor y puede responder por su propia cuenta a los comentarios de desconocidos, enséñele a decir lo siguiente: “Gracias por preocuparse, pero mis padres me permiten jugar así porque llevo botas de agua y mis padres lavan los pantalones en la lavadora”.

El niño se porta mal

Un desconocido hace un comentario porque el niño perturba la comodidad de los demás o los pone en peligro. Por ejemplo, tu hijo se está peleando o tira arena, y tú, como padre, estás distraído y no has tenido tiempo de detenerlo. Aquí debemos admitir que el desconocido actuó bien al intervenir en la situación y debes agradecérselo: “Gracias por darse cuenta antes que yo. Disculpe”. Esto enseñará al niño a agradecer y admitir su responsabilidad en los hechos. Enséñale a hacerlo, incluso si hizo algo malo sin querer. Después, cerciórate de explicarle que se portó mal, por lo que una mujer desconocida se vio obligada a pararlo o hacerle un comentario.

Un desconocido hace un comentario ofensivo a tu hijo

A veces, un extraño puede hacer un comentario del todo inapropiado que invade el espacio personal del niño y hasta lo ofende. Por ejemplo, una vecina sin tacto critica la apariencia de tu hija. Dichos comentarios con respecto al género, nacionalidad, salud, apariencia y similares deben detenerse con firmerza. No hay necesidad de iniciar un conflicto: lo más probable es que la vecina ya esté preparada para la disputa, por lo que no debes seguirle el juego ni desperdiciar tu energía. Dile con calma y confianza en ti mismo: “Mi hijo tiene derecho a jugar y aparentar como a él le guste. Y yo acepto su deseo de ser él mismo”. Después, explícale a tu hijo que la vecina no debe entrometerse de esta manera y que la apariencia es un asunto personal de cada uno.

Si el niño ya es mayor, enséñale a hacer valer sus derechos diciendo: “No pretendo que usted me entienda”, “No hablo con desconocidos”, “Los adultos no deben molestar a los niños”, “Eso es cosa mía” y similares.

Un desconocido advierte de un peligro

Sucede a veces que un desconocido, antes que los padres, percibió que un niño corría peligro. Por ejemplo, paseando por el parque infantil, te despistas un minuto para responder a un mensaje. Y justo en ese momento, tu hijo se sube a un tobogán roto. La mayoría de nosotros nos hemos visto alguna vez en una situación así, pero no todos sabemos cómo comportarnos adecuadamente. Por supuesto, debes explicarle al pequeño que no debe subirse a un tobogán roto, pero aún más importante es contarle que este desconocido atento solo quiso ayudar a evitar una posible desgracia. Si el extraño todavía no se ha ido, dale las gracias junto a tu hijo. Esto es necesario para que el niño entienda que no todas las personas en la calle son malvadas o peligrosas, entre ellas, también encontramos a muchas amables y atentas.

Un extraño hace un comentario a tu hijo sin una razón aparente

También a veces sucede que tu hijo se comporta con total normalidad, pero alguien le hace un comentario sin fundamento. Por ejemplo, mientras juega en un arenero, la vecina, madre de una niña, le pide a tu hijo que se vaya a jugar con los autos a otro lugar, aunque este no está molestando al resto de los niños. En una situación así, tienes que defender con firmeza y seguridad, tanto a tu hijo como sus derechos y tu competencia como padre. Contéstale a la madre amargada: “Mi hijo no ha ofendido a nadie de ningún modo y no tienes derecho a decirle qué tiene que hacer. Si algo no te gusta, siempre puedes encontrar otro parque infantil”, o bien “¿Con qué derecho estás echando a mi hijo? No nos vamos a ir a ninguna parte porque este es un lugar público”. Observándote, tu hijo aprenderá cómo responder a los comentarios inapropiados y podrá valerse por sí mismo al alcanzar la edad adulta.

¿Alguna vez has tenido que oír comentarios similares de extraños? ¿Cómo respondiste?

Natalia Breeva para Genial.guru
Compartir este artículo