Cómo tener una conversación difícil y tener éxito

Psicología
hace 3 años

En una conversación difícil se tiene que estar arduamente preparado. Frecuentemente, el encuentro con tu interlocutor puede aplazarse por un largo tiempo. Pero los científicos no aconsejan acumular en uno mismo emociones negativas y debatir frecuentemente con aquellas personas que provoquen tales emociones. Las conversaciones oportunas de cuestiones problemáticas influyen en mantener relaciones constructivas con tus seres queridos, amigos y colegas.

Genial.guru recopiló algunos consejos de psicólogos sobre lo que vale la pena hacer para sobrellevar una conversación difícil de manera tranquila.

1. Fortalecer la identidad

“¿Qué les estoy diciendo siempre, chicos? Soy de la realeza”.

Antes de un encuentro, vale la pena aceptar tus lados fuertes y débiles. Toda persona comete errores, por eso, también se necesita reconocerlos. Si nosotros nos consideramos a nosotros mismos como perfectos, y nuestra opinión es la única correcta, entonces podemos agravar el conflicto. No necesitas tener miedo a aceptar tus errores y darle la oportunidad de hacerlo a tu interlocutor. Al saber tus propias ventajas y desventajas se puede estar más seguro de llevar una difícil conversación conservando el equilibrio interior.

2. Establecer contacto visual

Al tener un encuentro, los psicólogos aconsejan no perder el contacto visual. Para esto es necesario que los ojos de los interlocutores se encuentren al mismo nivel. Si una persona está sentada, entonces es mejor tomar asiento; si, está de pie, debes levantarte. Entonces, tu oponente estará más contento de entablar una conversación, sintiendo que lo escuchan con atención.

3. Hablar bajo y sin prisas

Los psicólogos confirman que una conversación tranquila y clara causa un buen efecto. Esta técnica te permite ubicarte frente a tu compañero y conservar la calma. Es importante escuchar con atención a la otra persona, expresar claramente tus sentimientos y objetivos que quieres alcanzar con esta conversación.

4. Mantener el tema central de la conversación

Si te distraes con otra pregunta durante una conversación importante, puedes perder su esencia. Para reducir la posibilidad de la aparición de conflictos adicionales, es conveniente examinar solamente aquel tema por el cual se convocó al encuentro. Vale la pena expresar tus pensamientos de manera clara y concisa para que el sentido llegue hasta el interlocutor. También los especialistas aconsejan parafrasear con tus propias palabras lo que dijo la persona. De tal manera, él sabrá que fue escuchado.

5. “Ponerse en los zapatos” del interlocutor

Los mejores tutores de negocios y carreras profesionales del consejo de entrenadores de Forbes ofrecen “ponerse en los zapatos” de la persona con la que se necesita hablar, durante la conversación. Esto implica ponerse en el mismo lugar y entender por qué él tiene tal punto de vista, que lo llevó ante tal situación. Tal método te ayudará a entender mejor a tu interlocutor y encontrar un equilibrio.

6. Utiliza el “yo” en primer lugar para la expresión de tus propios sentimientos

“¡Yo lo podría hacer... pero no quiero!”

Otra jugada que permite la expresión correcta de tus sentimientos es utilizar en la conversación “Yo opino...”. En lugar de “tú estás equivocado” puedes decir “yo pienso de otra manera”, “me lastima (ofende), cuando tú haces (dices) eso”.

7. Sé el actor principal en la conversación

“No estoy tratando de hacerte daño”.

Si tu interlocutor no te quiere escuchar y, además de eso, intenta mostrar que tiene la razón, puedes llevar la conversación a un curso más positivo. En tal caso, es necesario aceptar la posición “y” (“para ti esto y para mí esto”), ofreciéndole a tu interlocutor una variante mucho más adecuada que será agradable para ambos. Si consigues cambiar el rumbo de la conversación hacia el lado correcto, será mucho más fácil alcanzar los objetivos de la plática.

8. Determina las dificultades

Al determinar las causas de los problemas que han surgido será mucho más fácil resolverlos. Cada persona tiene determinadas barreras que tiene miedo de cruzar. Esto puede ser el rencor o una experiencia desagradable del pasado. Estas causas valen la pena ser identificadas durante una conversación e intentar evitarlas, haciendo hincapié en lo que es mejor para tu interlocutor. La conversación debe de llevar a un resultado positivo para ambos interlocutores. Si tal variante es la inadecuada, vale la pena buscar variantes alternativas individuales para una solución del problema por separado.

9. Otorga la información en forma de “sándwich”

Si necesitas debatir un momento desagradable, se puede explicar en forma de “sándwich”, en donde el pan por ambos lados será la aplicación de un elogio o una conversación sobre las buenas cualidades de una persona. Y como el “relleno”, se presentará el fondo del asunto. Por ejemplo, en lugar de decir “Lo hiciste mal”, vale la pena decir : “Eres muy bueno, pero tu acción fue incorrecta. Estoy seguro de que podrías hacerlo mejor”.

10. Acuerda un receso

Si de antemano hablas sobre la posibilidad de pequeñas interrupciones durante una conversación, puedes evitar serios escándalos. Cuando las emociones estén calentándose, es mejor tomar un tiempo fuera. Durante este, los oponentes podrán reflexionar sobre la situación, tranquilizarse y después de unos cuantos minutos, reanudar la conversación.

11. Termina la conversación con un tono positivo

Cada conversación va por su propio escenario, y este no siempre puede ser uno favorable. Si la situación lo permite, los psicólogos recomiendan, al final de la conversación, decirle a tu interlocutor algo agradable. Esta técnica te ayudará en un futuro a mejorar las relaciones.

Bono № 1

Un usuario de la red Pikabu realizó un experimento: durante la presentación de su tesis, él registró su ritmo cardíaco. Y por la gráfica que vemos abajo, está claro que la mayoría de las personas están preocupadas al empezar a hablar. Después, en el transcurso de la conversación y las respuestas a las preguntas del interlocutor, el ritmo cardíaco tuvo una menor frecuencia y gradualmente se fue normalizando. Lo que significa que los más difícil es comenzar una conversación.

Bono № 2: frases que se convertirán en una varita mágica en momentos particularmente difíciles en una conversación

Para no calentar las emociones durante una difícil conversación: los entrenadores y psicólogos han señalado unas cuantas frases. Ellas te ayudarán a sintonizarte adecuadamente con tu interlocutor y enfriar las cosas.

Al programar una reunión de asuntos importantes, es mejor utilizar tales frases:

  • Quiero discutir algo contigo. Esto nos ayudará a trabajar mejor juntos.
  • Yo quiero hablar contigo sobre esto y escuchar tu punto de vista.
  • Necesito tu ayuda para decidir esta cuestión, ¿tienes un par de minutos para hablar?
  • Yo pienso que tenemos distintos puntos de vista de lo que sucedió. ¿Puedo escuchar tu opinión sobre la situación?

Durante una conversación con un ser cercano, tales frases y preguntas serán apropiadas:

  • ¿Qué es lo que necesitas?
  • ¿Qué es lo que te hace feliz?
  • ¿Cómo te sientes?
  • Yo tengo miedo de que...
  • Yo estoy triste porque...
  • Vamos por un helado o un café (esta pregunta te ayudará a pasar a un momento más agradable y tomar un tiempo fuera)
  • ¿Debemos discutir eso / resolver el problema?

Y, nuevamente, te repetimos: recuerda estos consejos

¿Qué secretos conoces para salir bien librado ante una conversación difícil? Compártenos tu útil experiencia en los comentarios.

Comentarios

Lecturas relacionadas