Genial
Genial

Por qué decirle frases como “no te rindas” a otra persona es una de las peores cosas que puedes hacer

No todas las personas somos iguales, y lo que puede funcionar para una, puede perjudicar a otra. Muchas frases que son consideradas “de aliento”, con una supuesta connotación “positiva”, pueden tener efectos negativos en algunos, provocando presiones innecesarias y hasta depresión en algunos casos.

Por eso, Genial.guru quiere contarte por qué estas frases pueden generar un efecto contrario al deseado y por qué sería mejor evitarlas.

1. “No te rindas nunca”

Muchas veces se cree que renunciar es un sinónimo de fracasar; sin embargo, no es así. Hay ocasiones en que “rendirse” (o, en este caso, podrías utilizar el término “dejar de hacer algo” en su lugar) puede ser más eficaz que seguir intentando hacer algo solo por la presión social a la que uno está sometido.

2. “No des un paso atrás”

A veces, dar un paso atrás es dar dos hacia adelante. Al dejar de lado un objetivo muy complicado y focalizarse en una meta más realista y accesible pueden lograrse mejores resultados, además de generar un mejor estado emocional en la persona.

3. “Esfuérzate más”

Si bien el esfuerzo a la hora de conseguir un objetivo es fundamental, muchas veces se cree que su presencia es necesaria o que es parte ineludible del camino que se debe transitar. Pero a veces no depende del esfuerzo propio, sino de saber aceptar y jugar con las cartas que se nos presentan.

4. “Si no sufres, no ganas”

Es normal que a veces nos cueste renunciar a algo porque sentimos que estamos tirando a la basura todo lo que hemos invertido en ese proyecto. Esto hace que sea más difícil desprenderse de lo que estamos haciendo, negándonos la posibilidad de poder evaluar otras formas o métodos para llegar a buen puerto.

5. “Lo imposible solo tarda un poco más”

Lo imposible puede no llegar nunca. Aferrarse a deseos o metas inalcanzables daña nuestra salud psicológica cuando se vuelve algo prácticamente imposible de lograr. A veces es más sano salir de allí, retroceder y buscar otra alternativa.

6. “Cuando una puerta se cierra, otra se abre”

Hay un refrán que dice que cuando una puerta se cierra, otra se abre. En este caso, el pensamiento es que si uno se encuentra completamente compenetrado intentando abrir una puerta cerrada que no está pudiendo abrir, se pierde la posibilidad de ver otras opciones disponibles.

7. “Puedes hacerlo mejor”

Si bien la idea de autosuperarse es útil para muchas personas, para otras puede generar depresión al sentir desmerecido su esfuerzo. El no estar al nivel de las expectativas impuestas por uno mismo (o por la sociedad) puede conducir a la infelicidad y, a su vez, a un estado depresivo.

¿Cuál es tu experiencia lidiando con este tipo de frases?

Compartir este artículo