Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Según un estudio, los hombres son más sensibles al recuerdo del dolor que las mujeres

7-25
283

Aunque en muchas películas y series, personajes como Rambo parecen no tener registro alguno del dolor, y los vemos recibir todo tipos de golpes y heridas sin emitir una sola queja, los hombres “reales” podrían estar muy lejos de esos estereotipos heroicos. Y esta no es solo una opinión de las mujeres, ya que un estudio llevado a cabo por dos universidades canadienses respalda esta afirmación.

Genial.guru, siempre atento a las investigaciones que permiten comprender mejor a los seres humanos, quiere compartir contigo los resultados de un estudio que suma argumentos en contra de la postura de quienes siguen considerando que “los hombres no pueden llorar”.

La masculinidad

Nuestros abuelos y padres crecieron con un mandato bien claro: los hombres no lloran, no sienten miedo ni dolor. Las manifestaciones de fragilidad no eran propias de ellos, por lo tanto, debían ocultarlas, negarlas y contradecirlas con excusas que no siempre resultaban creíbles. Pero solo se trataba de una puesta en escena que la sociedad les imponía. Porque, en realidad, los hombres sí lloraban, sí sentían miedo y sí experimentaban dolor.

Para las nuevas generaciones, las cosas, por suerte, parecen estar cambiando. El cuestionamiento a la idea de que el “sexo fuerte” es el masculino les permite a los hombres tener un comportamiento más genuino, y eso, sin duda, modifica el modo de relacionarse con las mujeres y el lugar que ocupan en una relación. Se podría decir que eso les quita un gran peso de encima.

El estudio

Un estudio llevado a adelante por la Universidad McGill y la de Toronto Mississauga, ambas canadienses, se propuso analizar el modo en que los hombres sienten el dolor. Para ello, se eligió a un grupo de varones y mujeres que fueron expuestos a una sensación dolorosa en la piel causada por un brazalete. En la jornada siguiente, se midió la sensibilidad de esas personas en la zona en la que el accesorio había estado el día anterior.

El resultado obtenido a través de esta sencilla prueba les permitió a los investigadores llegar a una serie de conclusiones interesantes.

Resultados

A causa de las reacciones obtenidas, se concluyó que los hombres mostraron una mayor sensibilidad en la zona en donde había estado el brazalete, tan solo porque estaban esperando que el dolor experimentado en la jornada anterior se repitiera.

Esto llevó a que los investigadores confirmaran que la memoria incide en la forma en que experimentamos el dolor. Por lo tanto, este es un punto que se debe tener en cuenta en los estudios que tienen como foco lograr avances en el tratamiento de dolores crónicos.

Conclusiones

¿Qué lugar ocupa el recuerdo a la hora de sentir dolor? ¿El malestar que sentimos está hecho solo de tiempo presente? ¿O también de pasado? Estos interrogantes, sin duda, darán lugar a nuevos trabajos que tendrán a este como una de sus fuentes.

Para explicar el porqué de esta diferencia entre los géneros a la hora de percibir el dolor, los especialistas señalaron como responsables a las hormonas sexuales. La testosterona, según comprobaron, tiene un fuerte vínculo con el modo en que los hombres recuerdan una sensación incómoda o de malestar. Por esta razón, su relación con el dolor pasado es más intensa.

¿Qué piensas de los resultados obtenidos por el estudio? ¿Coincides en que los hombres tienen un umbral de dolor más alto que las mujeres? ¿O crees que deberían realizarse otras investigaciones para llegar a una conclusión que no deje lugar a dudas? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

7-25
283