Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Sociólogos descubrieron que ser hijo único no hace que un niño sea menos sociable

6-25
649

Si tienes un pequeño en casa y te has cuestionado la posibilidad de tener otro hijo, seguramente sabes que se trata de un tema muy delicado, porque se toman en consideración todas las dificultades que otro niño implica, las cuales no son pocas. Sin embargo, al mismo tiempo, temes que la educación de tu hijo se vea afectada o limitada por la falta de compañía. Si esas dudas son habituales en tu cabeza, déjanos decirte que un nuevo estudio puede inclinar la balanza hacia una de las dos opciones.

Genial.guru quiere compartir contigo noticias alentadoras sobre criar a un hijo único que seguramente te ayudarán a aclarar tus dudas y a tomar una decisión sintiéndote más confiado.

Las presiones sociales

Uno de los tantos motivos por los que un padre o madre comienza a dudar sobre si sería buena idea tener otro bebé es porque muchas personas, sobre todo las mayores, quienes ya educaron a sus hijos, los catalogan como egoístas, porque “no piensan en lo bueno que sería para el pequeño contar con un hermanito con quien jugar y que le brinde compañía”. Pero ¿realmente es egoísmo? ¿Es empático pensar en tener un hijo solo para que el otro tenga una vida plena sin contar si podemos cubrir todas sus necesidades? ¿Sin tener en cuenta que los padres necesitan tiempo para sí mismos, para cargar energías y descansar de la agotadora tarea de criar a un niño?

Dicho conflicto era fundamentado por unos cuantos análisis, estudios e investigaciones de expertos que aseguraban que, si un niño crecía sin hermanos, sus habilidades para socializar podrían verse afectadas. Entre esos análisis se encontraba un estudio del Dr. Douglas Downey, un reconocido profesor de la Universidad de Ohio, experto en sociología, en estratificación social, en educación y familia. Dicha investigación, realizada en conjunto con la Doctora en Sociología Donna Bobbitt-Zeher, con más de 20 mil niños en etapa preescolar, concluyó que los profesores calificaron de forma negativa a los pequeños sin hermanos en las áreas de habilidades interpersonales, autocontrol y conductas problemáticas.

Entonces, ¿es más beneficioso que un niño tenga hermanos?

Los doctores Douglas Downey y Donna Bobbitt-Zeher reconocieron un problema en el estudio mencionado con anterioridad: este estuvo basado en evaluaciones de maestros, y estos podían no ser jueces confiables en ese sentido. Así que realizaron una nueva investigación en la que la elección del objeto de estudio cambió. Para esa ocasión se tomó en consideración a 13 mil estudiantes estadounidenses de 7° a 12° grado. Cada uno nombró hasta 5 niñas o niños que eran sus amigos. Los estudiantes que no tenían hermanos fueron nombrados alrededor de 5 veces, al igual que aquellos que sí los tenían. La investigación utilizó una métrica llamada “nominación de pares” y se basó en datos del Estudio Longitudinal Nacional de Salud del Adolescente para obtener sus resultados.

Los niños sin hermanos poseen tantas relaciones sociales como los que sí los tienen

Este estudio, el cual surgió como una respuesta al anterior, demostró que todo posible resultado registrado en una etapa preescolar desaparece con el crecimiento y las relaciones sociales afianzadas en la escuela. Esto significa que la interacción con otros niños en grupos escolares basta para subsanar y agudizar las habilidades sociales de las que una persona pudiera o no carecer antes del inicio de la vida escolar, y, de este modo, emparejarlas con las de un niño con hermanos. “Veo los dos estudios como una progresión natural que muestra lo que les sucede a los hijos únicos que no tuvieron mucha interacción antes del jardín de niños”, dijo el Dr. Downey.

Así, los resultados y hallazgos de esta investigación desafían por completo el pensamiento habitual de que un hermano es un pequeño compañero con el que se pueden practicar las habilidades sociales, las cuales no se vuelven mejores que las de los hijos únicos conforme la vida escolar va avanzando. Una brecha que, si está presente, se elimina por completo alrededor de los 7 u 8 años de edad.

Bono: los hijos únicos también son más creativos

Al tema de las diferencias entre hijos únicos y niños con hermanos se sumó otro estudio que relacionó al entorno familiar con el desarrollo estructural del cerebro, para descubrir si alguna diferencia en los comportamientos de ambos casos tenía una base neuronal. Los resultados revelaron que los hijos únicos mostraron puntajes más altos en la flexibilidad (una área o dimensión de la creatividad), lo que significa que estos suelen ser más creativos que aquellos que tienen hermanos.

El estudio se realizó con 303 participantes, 126 hijos únicos y 177 con hermanos, todos adultos jóvenes altamente educados de China. Se evaluaron las diferencias en la cognición y la personalidad y las desigualdades anatómicas estructurales del volumen de la materia gris, utilizando la morfometría basada en vóxel, una técnica de análisis en neuroimagen.

Ahora puedes sumar estos hallazgos a tu decisión, sea cual sea esta. Cuéntanos, ¿por qué decidiste tener uno o más hijos? O, igual de válido, ¿por qué decidiste no tenerlos?

Imagen de portada Hey Arnold! / Nickelodeon
6-25
649