Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Cosas que los perros tienen en común con los humanos

¿Alguna vez te has sorprendido por la inteligencia de tu perro? ¿O porque pareciera que solo le falta hablar para ser una persona más? Bueno, pues esto es muy probable, ya que los canes tienen muchas más similitudes con los humanos de lo que podrías imaginar. Ellos son capaces de contar, de comprender lo que dices y de amarte profundamente. No son ideas tuyas, ¡es ciencia pura!

Genial.guru le encantan los perros y también se sorprende por todas las cosas que los hacen tan parecidos a los seres humanos, por lo que quiere compartir esta importante información contigo.

1. Los perros tienen emociones similares a las de un niño

¿Alguna vez te has sorprendido porque tu perro se comporta de forma adorable y hace cosas de manera espontánea? Esto no es casualidad. El neurólogo Gregory Berns analizó cuidadosamente el comportamiento de los canes y de su cerebro a través de resonancias magnéticas, y en sus escritos concluyó que nuestros amigos peludos tienen la capacidad de experimentar emociones positivas, como el amor y el apego, lo que podría indicar que tienen un nivel de sensibilidad comparado al de los seres humanos, específicamente al de los niños. Esto, según Berns, tiene un gran impacto en cómo debemos tratar a los perros, pues considera que debemos ser mucho más compasivos con ellos.

2. Los perros también mudan sus dientes

Cuando somos niños, todos mudamos los dientes, aproximadamente entre los cinco y los seis años de edad. Y los perros, también. Ellos, al igual que los seres humanos, cuentan con dientes de leche, los cuales, al caerse, permiten que los permanentes aparezcan. De hecho, un dato curioso es que a través de sus dientes podemos conocer su edad de manera aproximada. Sin embargo, esto puede variar entre las razas, ya que, en algunos casos, la dentición puede atrasarse.

3. Ellos se contagian de los bostezos

¿Te ha pasado alguna vez que, al ver bostezar a alguien, inmediatamente bostezas? Eso también les sucede a nuestros amigos peludos. Investigaciones hechas sobre los bostezos en humanos aseguran que las personas más empáticas son quienes tienden a contagiarse más de esta reacción. Cuando ven a alguien hacerlo, las conexiones en el cerebro responsables de la empatía y las habilidades sociales se activan. Lo mismo sucede con los perros, pero ellos lo hacen como un comportamiento social empleado para controlar el estrés. Interesante, ¿verdad?

4. Al igual que las personas, los perros entran en fase REM durante el sueño

Tristemente para nosotros, los perros duermen más que los seres humanos. Eso sí, ellos también pasan por diferentes etapas del sueño: de vigilia, REM (Rapid Eye Movement, o “movimiento ocular rápido”, en español) y sin movimiento ocular rápido. Y sí, ellos también sueñan, y lo hacen en la etapa REM. Sus sueños, según los científicos, están relacionados con cuestiones caninas, como perseguir aves. Además, aseguran que el tamaño del perro determina el de su sueño. Los más pequeños tienen periodos de sueño más breves, mientras que los más grandes tienen sueños menos frecuentes, pero mucho más prolongados.

5. Tú tienes huellas dactilares, y ellos, su nariz

Tu mejor herramienta para identificarte son tus huellas dactilares. No existe un ser humano en el mundo que tenga huellas idénticas a las de otro. Y los perros no podían quedarse atrás. Su nariz tiene esta misma cualidad: ninguna es similar a otra. Además, esta no cambia, por lo que, aunque alguien le quite su collar a un can, jamás podrá borrar el patrón de su nariz.

6. Nuestros genes evolucionaron de manera paralela

Los perros no solo ocupan un lugar enorme en nuestros corazones, sino que también forman parte de la evolución de las personas. Investigadores de la Universidad de Harvard rastrearon las huellas genéticas de la evolución a través de los genomas de perros, humanos y ratones, y descubrieron que las personas comparten más de su ADN ancestral con los canes que con los roedores. Esto es de gran ayuda, pues, de esta manera, la genética del perro serviría para comprender las enfermedades humanas.

7. Los perros también se enamoran

Así como las personas nos enamoramos, también los perros pueden crear lazos con sus similares y con nosotros. Esto se debe a que la oxitocina, la hormona del amor, tiene el mismo efecto en ellos que en nosotros, lo que nos permite tener comportamientos relacionados con la confianza, la generosidad, la empatía o la compasión. Gracias a ella, personas podemos mantener relaciones sociales con otras especies, como los perros. De igual forma, nuestros queridos canes pueden mantener una relación con los humanos y con otros animales.

8. Poseen la capacidad de contar

Si ves que tu perro no se conforma con los premios de comida que le das, es porque, seguramente, está contándolos. Esto lo confirmó el psicólogo Stanley Coren, miembro de la Universidad de Columbia Británica, quien, tras realizar un estudio, concluyó que los perros tienen la capacidad mental de un niño entre dos y dos años y medio. A través de su investigación encontró que son capaces de contar hasta cuatro o cinco, además de comprender y aprender 165 palabras, a excepción de los superperros, los cuales pueden aprender hasta 250 palabras. De igual forma, determinó que pueden detectar errores aritméticos, como 1+1=3, o 1+1=1. Unos verdaderos genios peludos.

¿Has notado alguna de estas cualidades en tu perro? ¿Qué otra cosa hace que te parezca verdaderamente sorprendente? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo