Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Decidiremos cuál de estas patitas peludas ganaría si disputaran ser tu mascota

Normalmente, a la hora de adoptar a una mascota, las opciones se reducen a un gato o a un perro. ¡Y vaya que es una decisión difícil! Algunos prefieren a los felinos, otros a los amigos caninos, y muchos aún no logran decidirse. Algo que podría ayudar a tomar una decisión sería poner las cartas sobre la mesa y atreverse a decir en voz alta todas las alegrías y encantos que ofrecen estos animales... y algunos dolores de cabeza que nos hacen pasar y que, en ocasiones, hacen que los queramos aún más.

Genial.guru decidió que ya es momento de saber cuál de estos rivales ganaría si estuviesen disputando tu amor. Es por eso por lo que enumeró los defectos y virtudes con verdades generalmente conocidas de los perros y gatos.

1. A los gatos puede no gustarles que los bañes, pero siempre los verás más limpios que a los perros

2. Un perro siempre espera tus caricias, mientras que el gato solo te dará ese privilegio cuando él lo desee

3. Los gatos son mucho más independientes que los perros

4. Y, por si fuera poco, no necesitan tanto espacio como nuestros amigos perrunos

5. Ante cualquier sospecha, un perro estará allí para protegerte, mientras que un gato... aguarden, ¿a dónde se fue?

6. Los gatos parecen la versión felina de los ninjas, mientras que los perros... bueno, mejor que se queden como son

7. Nuestros amigos felinos pueden estar más tiempo solos, lo cual es muy cómodo para las personas que deben ausentarse de casa por varias horas

8. Si no quieren que trabajes, no trabajarás

9. ¿Hay algo más agradable que sentirse querido con una compañía perruna que festeja nuestra llegada aunque nos hayamos ido solo unos minutos?

10. Ninguno de los dos se hará cargo de sus travesuras

11. No importa cuál sea la situación, una mascota siempre nos dará su compañía y nos hará sentir mejor

12. Tal vez, el gato no precise jugar contigo tanto como un perro

13. Los perros se dejan domesticar mucho más fácilmente que los gatos

14. En algo en lo que no pueden competir es en su apariencia, ya que la belleza de los dos es nuestra debilidad

15. Todo indica que los gatos no se llevan bien con la Navidad, lo que explicaría por qué tiran el árbol cada año (pero sus travesuras hacen la fiesta más divertida)

Resultado:

¿Estás satisfecho con el resultado? ¿O quién crees que debió ser el vencedor? ¿Tienes mascotas? Comparte sus nombres en los comentarios y, si quieres, una foto para que todos podamos apreciarlas.