Genial
Genial

10 Sitios misteriosos que aún no se sabe si existieron o no, pero que muchos siguen buscando

Algunas solo aparecen en mitos, mientras que otras fueron mencionadas en algunos registros históricos. Y, aunque que contamos con satélites artificiales capaces de registrar imágenes del mundo entero, todavía existen muchas localidades perdidas, de las cuales ni siquiera se han hallado ruinas o pruebas de que alguna vez formaron parte de una importante civilización antigua.

Genial.guru investigó acerca de 10 lugares que supuestamente han existido y que muchas personas siguen buscando por fama o dinero. No te pierdas el bono al final, donde encontrarás algunas ciudades perdidas que sí fueron halladas, lo que marcó un antes y un después en la historia de la humanidad.

1. La ciudad perdida de Z

En 1921, un explorador británico llamado Percy Fawcett realizó su primera expedición a Brasil para hallar una ciudad perdida a la que llamó “Z”. Esto sucedió debido a que, años atrás, había descubierto el Manuscrito 512, donde figuraba la existencia de una ciudad misteriosa y un posible hallazgo de unas construcciones arquitectónicas semejantes a las de la Antigua Grecia.

Según el manuscrito, la ciudad rebosaba de plata y poseía edificios altísimos, además de calles anchas que conducían hacia un lago, y un edificio con letras grabadas que se asemejaban a las del alfabeto griego. Esto hizo que, en 1925, Fawcett organizara una expedición final por la selva amazónica, advirtiéndoles a sus colegas y familiares que, si no regresaba, no enviasen a un grupo de rescate porque sufriría el mismo destino.

Nunca más se supo de él, aunque algunas versiones aseguran que fue asesinado por los nativos que rondaban por la zona, mientras que otros rumores dicen que perdió la memoria y pasó el resto de su vida como jefe de una tribu. Dicho misterio inspiró la producción de la película La ciudad perdida de Z, la cual retrata las aventuras de Percy Fawcett en el corazón del Amazonas.

2. Aztlán

Existen muchas versiones sobre la mítica ciudad de Aztlán, la cual se cree que fue una isla donde se originó el pueblo azteca, y cuya localización geográfica todavía genera debates entre los investigadores. Algunos piensan que se trata de la mismísima Tenochtitlan, mientras que otros la sitúan en las tierras de Xalisco.

Para el fray Diego Durán, quien fue el responsable de divulgar información sobre la mítica isla, la ciudad de Aztlán era una especie de paraíso o Edén, el cual se encontraba libre de enfermedades y cuyos habitantes poseían una larga vida. Sin embargo, el conquistador Cristóbal del Castillo aseguró que la ciudad de Aztlán era una isla dominada por un tirano llamado Aztatlán, quien ocasionó la expulsión de los mexitin, o antepasados aztecas que se opusieron a su poder.

3. Lyonesse

Así como América cuenta con ciudades míticas y misteriosas, Europa tampoco se queda atrás con respecto a poblados desaparecidos y sin vestigios de su existencia. Dentro de ellos podemos mencionar a Lyonesse, cuya localización se cree que era frente a las islas Sorlingas, sobre el océano Atlántico, cerca de Inglaterra. Según cuenta la leyenda del Rey Arturo, Camelot se situaba en Lyonesse, y se caracterizaba por su comunidad próspera y clima agradable.

La única mención sobre Lyonesse se halla en un anticuario hecho por Richard Carew, quien fue el primero en relacionar la mítica isla con la leyenda del Rey Arturo. En 1753, un historiador de Cornualles llamado William Borlase encontró una hilera de piedras cerca de las islas Sorlingas, las cuales podrían indicar la presencia de una posible construcción humana sobre un territorio hundido por el océano. Siglos después, se hipotetizó que las rocas podrían pertenecer a unas particiones de campos construidas durante la Edad de Bronce, aunque esto no concuerda, ya que, si ese hubiera sido el caso, se hubiera necesitado un ascenso del nivel de mar relevante en los últimos 3000 años.

4. Atlántida

Platón mencionó a la Atlántida en uno de sus escritos, asegurando que se trataba de una potencia militar de hacía nueve mil años atrás contando desde su época, y cuyo tamaño superaba al de Libia y Anatolia juntos. Según este filósofo griego, esta civilización era tan poderosa que dominó parte de Europa y el norte africano, hasta ser detenida por la ciudad de Atenas. Y fue ahí cuando surgió la mayor catástrofe natural de la historia, provocando que la isla, junto con su ejército completo, desapareciera en tan solo un día al ser cubierta por las olas del mar.

Debido a que la inundación dejó muy pocos sobrevivientes y causó bajas en las tropas atenientes, los habitantes griegos olvidaron el suceso. Sin embargo, su recuerdo fue preservado en Egipto mediante relatos y manuscritos, según lo indicado por un sofista llamado Critias. Por la descripción detallada que se realizó sobre la Atlántida, muchos investigadores piensan que esta civilización realmente existió, generándose diversos dilemas con respecto a su verdadera ubicación. Los escépticos, en cambio, señalan que el relato de Platón solo planteaba una cierta idea política, debido a que el filósofo estaba acostumbrado a transmitir su sabiduría mediante diálogos ficticios.

5. El Dorado

Durante la época de las conquistas españolas en América, los exploradores escuchaban diversas versiones sobre una ciudad repleta de minas de oro, donde existía un rey que se cubría el cuerpo con ese metal precioso y realizaba ofrendas en una laguna sagrada. Cabe resaltar que, en muchos pueblos indígenas, los conquistadores hallaban oro en abundancia, por lo que todo eso contribyó al nacimiento de la leyenda de El Dorado.

En un principio, se creía que la mítica ciudad dorada se localizaba en Perú, mientras que otros señalaban su ubicación en Colombia, e incluso en las Guayanas. Sin embargo, los investigadores piensan que los indígenas se aprovecharon de la debilidad que los españoles poseían por los metales, por lo que utilizaban eso a su favor para crear fábulas y leyendas sobre fantásticas civilizaciones donde sus sueños se harían realidad.

Aunque El Dorado fue meramente un mito inventado por los nativos, existieron algunas comunidades que poseían oro en abundancia. Una de ellas era el pueblo de Muisca, el cual realizaba ofrendas a la laguna de Guatavita, situada en la actual Colombia, y que, posiblemente, alimentó la fantasía de los españoles de poder vivir como reyes en pleno paraíso tropical.

6. Ciudad de los Césares

Otro sitio mítico de América del Sur es La Ciudad de los Césares, la cual se creía que se localizaba en algún lugar de Sudamérica. Supuestamente, allí residían aquellos españoles que fueron exiliados de las colonias o que naufragaron durante su traslado por el mar Atlántico. También existían rumores de que la ciudad fue fundada por un grupo de incas desterrados de su imperio para ocultar sus riquezas.

Según cuenta la leyenda, la Ciudad de los Césares estaba compuesta por torres de jaspe con techos de plata e iglesias con campanas de oro. Los habitantes vivían de forma opulenta y esplendorosa gracias a que contaban con muchas riquezas a su alrededor y nunca les faltaba nada. Todos esos rumores hicieron que diferentes conquistadores como Francisco César, Sebastián Gaboto y Ruy Díaz de Guzmán recorrieran el continente sudamericano intentando hallar la mítica ciudad perdida.

7. Agartha

El mito de Agartha surgió unos siglos después de que, en 1692, un astrónomo llamado Edmund Halley elaborara la teoría de la Tierra hueca, la cual afirmaba que existía un “sol interno” compuesto por tres conos concéntricos y un centro fundido en lava. Esto sirvió para que diversos escritores esotéricos crearan todo un mundo subterráneo con sus propias ciudades y habitantes. Se le atribuye a la escritora Madame Blavatsky el haber sido la primera en mencionar a Agartha en sus escritos, diciendo que fue fundada hace quince millones de años por habitantes del planeta Venus.

Se decía que Agartha tenía continentes, océanos, ríos y montañas similares a los de la superficie terrestre. Allí también convivían diversas razas de seres vivos, cuya inteligencia y conocimientos científicos sobrepasaban a las civilizaciones de la superficie. Incluso están los que aseguran que, bajo la tierra, se encuentran los antepasados del Homo sapiens, quienes tienen más de un millón de años.

Para acceder a la ciudad subterránea deben encontrarse las entradas ocultas esparcidas por el mundo. Algunos piensan que existe una en el Amazonas, y también se cree que se puede acceder desde el desierto de Gobi. Incluso se dice que existe una apertura en la cordillera del Himalaya. Sin embargo, es difícil acceder a esas puertas debido a que “se encuentran custodiadas para impedir que cualquier intruso se atreva a perturbar la paz de ese mundo interno”.

8. Kítezh

Existen diferentes versiones acerca de la ciudad de Kítezh, las cuales la describen como un lugar hermoso y con una amplia población. Una de ellas asegura que su fundador, el príncipe George Vsevolodovich, mejor conocido como Yuri II de Vladímir, ordenó la construcción de una pequeña ciudad situada a orillas del lago Svetloyar en Rusia.

Se cree que dicho sitio estaba compuesto por paredes de piedra blanca e iglesias con cúpulas doradas. También era posible hallar casas de piedra noble y torres con dibujos principescos. Algunos edificios estaban construidos con madera, pero no se deterioraban por el paso del tiempo ni por los factores climáticos.

Según cuenta la leyenda, los ejércitos mongoles intentaron invadir Kítezh. Sin embargo, la ciudad fue protegida contra el ataque enemigo al ser rodeada con agua, para luego ser hundida por completo, por lo que también se la conoce como “La Atlántida rusa”. Actualmente se dice que aún se escucha desde el lago Svetloyar el sonido de las campanas de la ciudad y los ruegos de los habitantes para proteger a Kítezh de todo peligro.

9. Shambala

Para el hinduismo, el Shambala es un lugar espiritual que se sitúa a lo lejos de las montañas del Himalaya, y donde nació Kalki, el último avatar del dios Visnú. Para el budismo, en cambio, el reino de Shambala se localiza al norte del río Sita, y está fragmentado por ocho cadenas de montañas.

Los budistas creen que, cuando el mundo entra en guerra, el rey de Shambala se manifiesta para purificarlo de toda maldad. Cada rey permanece hasta 100 años en el trono, y, cuando llegue el 32°, el mal atacará a Shambala con un enorme ejército de armas mortales.

Tenzin Gyatso, el actual dalái lama​, piensa que una persona solo puede ir al Shambala mediante una conexión kárnica, debido a que dicho lugar no es un sitio físico, sino espiritual. Ese territorio es puro, y solo pueden acceder a él aquellos seres que posean el mérito suficiente como para viajar a dicho lugar.

10. Hiperbórea

Los antiguos griegos creían que Hiperbórea se situaba al norte de Tracia, en las desconocidas tierras septentrionales. Según la mitología, el dios del viento, Bóreas, habitaba en Tracia, mientras que sus hijos vivían más hacia el norte, donde practicaban costumbres primitivas. Algunos aseguraban que ahí se hallaba el secreto de la juventud, y que el dios Apolo visitaba la ciudad cada diecinueve años para mantenerse siempre joven.

Hiperbórea despertó la curiosidad de muchas personas, generando diversas leyendas en torno al misterio de su existencia. Escritores como Lovecraft, Clark Ashton Smith y Robert E. Howard escribieron sobre Hiperbórea como si allí se hubiera originado la humanidad.

Bono: ciudades perdidas que sí fueron halladas, marcando un antes y después en la historia

En un principio se dudaba de la existencia de estas ciudades, hasta que se descubrieron sus ruinas, lo que generó un cambio significativo en la historia. Esos hallazgos hicieron que muchos investigadores alimentaran la creencia de que las civilizaciones mencionadas anteriormente pudieron haber existido, solo que todavía no fueron encontradas.

1. Kuhikugu

En la región del Amazonas, hace unos 1500 años atrás, existía un complejo arquitectónico conocido actualmente como Kuhikugu, y el cual, hasta hace unos pocos años, era llamado “asentamiento X11”. Durante 2013, y después de una década de investigación, se pudo trazar el contorno de Kuhikugu con apoyo de imágenes multiespectrales de satélite. Muchos la relacionan con la mítica ciudad Z, la cual, como ya mencionamos, le costó la vida a Percy Fawcett, aunque las descripciones difieren mucho de las anotaciones hechas por el desaparecido explorador.

En primer lugar, Kuhikugu posee una extensión de 20 000 km2, y, según muchos investigadores, se trataba de un conglomerado de aldeas y pueblos interconectados. La misma contaba con más de 50 000 habitantes, y las lagunas artificiales halladas en ella indican que se trataba de un pueblo pesquero. También se encontraron piezas de cerámica y una red bien organizada de caminos, los cuales se dirigían hacia una única plaza central.

Se cree que, a causa de las enfermedades traídas por los conquistadores europeos, la población disminuyó, ya que los habitantes abandonaran la ciudad y se dispersaron por la selva amazónica. Actualmente, el pueblo étnico Kuikuro está compuesto por descendientes de los antiguos habitantes, y, haciendo uso de sus conocimientos, ayudaron a los exploradores a recuperar los asentamientos antiguos de Kuhikugu.

2. Pompeya

Las catástrofes naturales pueden destruir grandes ciudades, y, si actualmente siguen ocurriendo tales sucesos, en la antigüedad eran aún peores, ya que no se contaba con los conocimientos necesarios para prever los desastres y evacuar a la población. Un ejemplo de eso es Pompeya, una ciudad del imperio romano que fue enterrada debido a una erupción volcánica producida en el año 79.

Se cree que Pompeya fue construida durante el siglo IX a. C., aunque otros estudios indican que fue en el siglo VI a. C. Griegos, samnitas y romanos conquistaron la ciudad, siendo esta última población la que la convirtió en un importante punto de referencia para el comercio marítimo.

Debido a que quedó enterrada bajo capas de cenizas, la ciudad de Pompeya fue dejada en el olvido. Recién en 1550 fue descubierta, pero tuvieron que pasar varios siglos para que pudiera ser desenterrada por completo. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y es uno de los destinos turísticos más populares de Italia.

3. Herculano

Junto a Pompeya se encontraba la ciudad romana de Herculano. Ambas fueron enterradas por las cenizas de volcán Vesubio, pero sus edificaciones se mantuvieron intactas a lo largo de los siglos hasta su descubrimiento y desentierro por parte de los arqueólogos.

En 1738, un ingeniero llamado Roque Joaquín de Alcubierre inició las excavaciones en un suburbio de Nápoles para descubrir a la antigua ciudad romana. Pero no fue hasta finales del siglo XVIII que se halló una gran cantidad de pinturas, trípodes, estatuas de bronce, cerámica y botellas de perfume.

En Herculano también pueden verse diversos edificios públicos, como los Fornicis, termas suburbanas, gimnasios, y termas divididas en masculinas y femeninas. Asimismo, el pueblo contenía un teatro y dos tiendas, además de diferentes casas que se conservaron tal cual fueron construidas.

4. Machu Picchu

La parada obligatoria de todo turista que visita Perú es Machu Picchu, cuyas edificaciones se amoldaron al desnivel característico de los Andes. Según algunos documentos del siglo XVI, esta ciudadela fue construida como un sitio de descanso para el gobernador inca Pachacútec (aunque también se cree que fue utilizada como un santuario religioso, o incluso como una fortaleza militar).

La ciudadela pasó al olvido durante el colonialismo español. No fue hasta el siglo XIX cuando un naturalista italiano, Antonio Raimondi, vislumbró las ruinas y le atribuyó su abandono a la escases de población. Otras versiones aseguran que fue un empresario alemán llamado Augusto Berns quien descubrió Machu Picchu y lo utilizó para extraer minerales. Pero fue recién en 1911 cuando un profesor llamado Hiram Bingham le dio importancia al lugar y pidió financiación para investigar lo que quedaban de las construcciones.

Debido a su peculiaridad arquitectónica, Machu Picchu es considerado una de las siete maravillas del mundo moderno. También es un santuario histórico peruano, el cual fue calificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En la actualidad, el lugar todavía conserva cierto misterio que atrae a turistas y famosos, y ha servido de fuente de inspiración para miles de historias ficticias.

5. Angamuco

Durante 2011, un equipo de investigadores rastreó una zona situada cerca de Morelia, en México, combinando la tecnología de escáner con láser y GPS para hallar unas antiguas ruinas. Así es como encontraron vestigios de una antigua ciudad conocida como Angamuco, la cual contaba con un gran centro conformado por miles de pirámides, plazas abiertas y más de 1500 restos arquitectónicos que la hacían toda una civilización cosmopolita.

En Angamuco había templos, un sistema de calles que facilitaba el tráfico, áreas de cultivos y zonas de bailes. La población estimada era de 100 000 personas, quienes fueron coetáneas de los aztecas. Su civilización fue decayendo por la conquista española, y, actualmente, sus descendientes conforman un pueblo indígena mexicano que habita en el estado de Michoacán.

¿Crees que algún día se encontrarán algunas de las ciudades perdidas que mencionamos? ¿Qué harías para localizarlas? ¿Cuál de todas te gustaría conocer? ¿Por qué? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Genial/Curiosidades/10 Sitios misteriosos que aún no se sabe si existieron o no, pero que muchos siguen buscando
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos