Genial
Genial

10 Mitos que nos asustaron durante toda la vida y resultaron ser mentira

En Internet, y en general, circulan innumerables noticias y creencias. Seguro has escuchado frases como “es malo despertar a un sonámbulo” o “los murciélagos son ciegos”, pero hay evidencia científica de que son totalmente falsas. Muchas de estas ’noticias’ se abordarán el 13 de abril en Chile, durante el Festival de Ciencia Puerto de Ideas Antofagasta, donde un panel de expertos en ciencias desmitificará las más conocidas leyendas urbanas.

Genial.guru comparte las evidencias científicas de los 10 mitos más conocidos que resultaron ser erróneos.

1. Tomar una ducha o bañarse en la piscina después de comer produce cortes de digestión

Esta es una creencia que circula desde hace muchos años, pero la realidad es que la nomenclatura hace que nos confundamos. Lo cierto es que, el corte de digestión no existe, pero sí los cambios bruscos de temperatura, generando un shock periférico al impactar con el agua fría. Por lo tanto, la comida no es el problema. Además, el proceso de digestión puede durar hasta 4 horas, es decir, se borra la otra teoría de que debemos esperar 2 horas antes de entrar al agua.

2. El chocolate es afrodisíaco

La reconocida Clínica Mayo elaboró un estudio desmintiendo este mito, aclarando que, “ni el chocolate ni ningún otro alimento son capaces de estimular el apetito sexual”. Más bien, los expertos coinciden en que el mensaje de los “alimentos afrodisíacos” es una estrategia publicitaria que se ha mantenido desde hace más de un siglo.

3. Los chocolates producen acné

¿Cuántas veces nuestras madres nos dijeron esta mítica frase: “Si comes mucho chocolate, te saldrá acné”, pero un estudio en The Journal of the American Medical Association en 1969 lo desmintió. El estudio consistió en que, durante 2 meses, 65 personas con acné moderado comerían dulces, unos con chocolate y otros, no. Al término de la evaluación, concluyeron que “la ingesta excesiva de grasa y chocolate no alteró la producción de sebo”.

4. Es peligroso despertar a un sonámbulo

El sonambulismo o deambular mientras se está dormido está considerado como un trastorno. Este, suele aparecer entre los 4 y 6 años, con frecuencia en los hombres. Profesionales advierten que el mayor peligro no es el trastorno, sino los accidentes que se producen de él, recalcando que no es peligroso despertar al sonámbulo y se recomienda para evitar la desorientación o la angustia.

5. Los murciélagos son ciegos

Durante nuestra niñez, solo escuchamos cosas negativas sobre los murciélagos. En este caso, los únicos mamíferos voladores sí pueden ver todo lo que les rodea, incluyendo las luces polarizadas del sol, que usan para orientarse. El origen del mito surgió cuando los murciélagos comenzaron a chocar contra las ventanas. El problema es que, “su ultra sonido de ecolocalización en una superficie como el vidrio no se refleja, pensando que no hay nada”, explicó el biólogo Juan Luis Allendes en su libro Murciélagos de la región metropolitana.

6. Solo usamos el 10% de nuestro cerebro

El mito de que solo usamos el 10% del cerebro apareció en 1936 en el prólogo del libro de Dale Carnegie Cómo ganar amigos e influir sobre las personas. Hasta se pensó que Albert Einstein dijo esto, pero nunca se pudo probar. Todo tendría que ver con la explicación de “9 de cada 10 células en el cerebro son de apoyo y asistencia al otro 10% de células, las neuronas, que se encargan de pensar”. La confusión continúa hasta hoy, pero hay estudios de imagenología donde se observa una actividad total del cerebro.

7. El azúcar genera hiperactividad en los niños

Esta es otra frase que se repite cuando un niño está jugando o realizando actividades de forma prolongada. Lo cierto es que los expertos no coinciden en que el azúcar genera ’hiperactividad’ en los niños, pero sí problemas de salud como diabetes, caries y obesidad. La nutrióloga infantil Paula Balboa, dijo que “la frase no tiene ningún fundamento” y es cierto, pues se han publicado menos estudios sobre el caso, aunque se sigue buscando el vínculo entre el azúcar y la hiperactividad.

8. Si tragas chicle, se queda pegado en tu estómago

El mito de que tragar chicle se pega a las paredes del estómago o dura 7 años dentro de él no es cierto. La verdad es que nuestro organismo está capacitado para enfrentar situaciones complejas, entre esas, que nos traguemos un chicle por error. La composición de la goma de mascar es a base de edulcorantes, goma y condimentos, junto con sustancias blandas no tóxicas ni peligrosas. Científicos comprobaron que esta goma de mascar no es nociva para la salud, no provoca daños al cuerpo y este lo elimina a los pocos días, y no en 7 años.

9. Es malo comer las yemas de los huevos

El principal argumento de esta frase es porque, supuestamente, la yema tiene mucho colesterol. De todas maneras, las investigaciones dicen que el colesterol aumenta por el consumo excesivo de grasas trans y grasas saturadas, por lo que las yemas de los huevos no tienen ninguna culpabilidad. Más bien, los huevos son altos en proteínas y vitaminas y es uno de los alimentos que más recomiendan los nutricionistas a las personas con exceso de peso, para que pierdan grasa más rápido.

10. Si no te abrigas, te resfriarás

Otro clásico de los mitos. Las madres siempre dicen que si no nos abrigamos, nos podemos resfriar. En realidad, el frío disminuye nuestras defensas, generando efectos virales en el cuerpo que hacen que nos enfermemos más durante el invierno. Por eso, la recomendación para combatir el resfriado es tapar nuestra boca al toser, lavarnos las manos con jabón y evitar estar en lugares cerrados por mucho tiempo.

¿Conoces otro mito que la mayoría de las personas todavía cree? ¡Te leemos en los comentarios!

Imagen de portada sweetlouise / Pixabay
Compartir este artículo