Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Datos que prueban que el 14 de febrero no es un día solo para dar y recibir amor

Todos conocemos muy bien el Día de San Valentín, también llamado “Día de los Enamorados”. Inicialmente, era una fiesta católica, pero ahora, este evento se celebra en muchos países del mundo, independientemente de su religión. Ya se sabe que en este día hay que mostrarles a los seres queridos nuestros sentimientos, darles regalos y celebrar el amor.

Sin embargo, este día tiene muchas otras particularidades interesantes de las que probablemente no hayas oído hablar nunca. Con mucha curiosidad, Genial.guru investigó y encontró algunos datos que esta festividad tan especial esconde, los cuales quiere compartir contigo.

1. La primera carta de amor de San Valentín fue escrita en el siglo XV

Durante 1382, Geoffrey Chaucer, un escritor inglés, redactó un poema al cual llamó Parlamento de los pájaros. En él mencionó por primera vez este día especial para celebrar el amor. Es por eso que, desde que se conoció este poema, comenzó a celebrarse tal festividad.

Más adelante, unos 18 años después, en Francia, el rey Carlos VI inició las “corte del amor” con el fin de crear una competencia que se realizaría todos los domingos de cada mes, en las cuales los hombres lucharían para conseguir una pareja entre las doncellas de la corte. Unos años después, el Duque Carlos I de Orleans, tras haber sido derrotado durante la batalla en Azincourt y encarcelado en la Torre de Londres, escribió una carta para su esposa, la cual es considerada la primera de San Valentín de la cual se tiene conocimiento.

2. Por otra parte, se cree que San Valentín de Roma inició esta tradición

Según cuenta la leyenda, Valentín era un sacerdote que organizaba los casamientos de los soldados romanos durante la época de Claudio II, a pesar de que este había prohibido contraer matrimonio en todo el Imperio. El emperador creía que las bodas distraían a los soldados del servicio. Por esta desobediencia, San Valentín fue ejecutado. Sin embargo, hoy es imposible saber si estos eventos tuvieron lugar en la realidad o no.

3. No en todos los países se celebra el mismo día

Aunque el 14 de febrero es la fecha más internacional y común para la celebración del Día de los Enamorados, en Brasil, este tiene lugar cada 12 de junio, porque es el día de San Antonio, quien era famoso por casar a las personas durante su época. En el caso de Bolivia, es el único país de su entorno que no celebra San Valentín como tal, sino que recurre al Día del Amor y la Amistad cada 21 de septiembre. En Egipto, por otra parte, el día que las parejas tienen marcado en rojo en el calendario es el 4 de noviembre. Los más románticos son los uruguayos, quienes celebran el Día de los Enamorados el 21 de septiembre, y San Valentín el 14 de febrero.

En algunos países musulmanes, en particular de los EAU, el Día de San Valentín está bajo la prohibición más estricta. La fiesta se considera pecaminosa, ya que va en contra de los fundamentos del islam. Incluso se castiga con multa a las personas que realizan propaganda de las tradiciones occidentales disolutas.

4. En Japón, las chicas regalan chocolates

Como toda festividad importada, la adaptación de San Valentín en el país del sol naciente no fue del todo ortodoxa. El 14 de febrero, únicamente las mujeres les hacen regalos a sus parejas en una fiesta conocida como Tanabata. No se conocen las raíces exactas de esta tradición, pero dicen que surgió por un error de un traductor que trabajó en una compañía de confitería que suministraba dulces a Japón. Y, por sus tradiciones culturales, las mujeres japonesas se vieron obligadas a olvidarse de esperar siempre la iniciativa de los hombres, haciendo del día de San Valentín el único en el cual una chica puede confesarle libremente sus sentimientos a un muchacho que le gusta.

No se puede imaginar el día de San Valentín en Japón sin chocolate. Las chicas siempre les regalan a los hombres chocolate negro, y no solo a sus novios, sino a los amigos y conocidos. Incluso si una mujer quiere regalar alguna otra cosa, tiene que adjuntar al obsequio una caja de chocolate negro. Pero las damas no sufren en vano. Los chicos les devuelven la deuda el 14 de marzo, en el llamado “día blanco”. En esa ocasión, los caballeros les regalan a las mujeres chocolate blanco como muestra de su simpatía. Gracias a tales fiestas, un nuevo concepto de “deuda de chocolate” apareció en Japón.

5. En Francia existió la tradición de quemar imágenes de hombres

Los franceses tenían una interesante tradición para celebrar el Día de San Valentín. Los jóvenes solteros se reunían en casas y gritaban frente a las ventanas el nombre de su pareja elegida para que luego ambos fueran a una cita. Todo suena muy romántico, pero hasta cierto punto. El encanto de la tradición se echó a perder cuando un hombre decidió rechazar a la “Valentina” elegida. Esto les pareció muy ofensivo a las mujeres. Fue entonces cuando se les ocurrió la idea de hacer una gran hoguera y quemar en ella la imagen del hombre ofensor. Y así nació esta nueva tradición: quemar imágenes de chicos, hasta que las autoridades decidieron prohibir esa costumbre.

6. El dinero no es un problema, especialmente en Estados Unidos

Cada año se venden más de 36 millones de cajas de bombones en forma de corazón en todo el país norteamericano. Alrededor del 55 % de los estadounidenses celebra el Día de San Valentín y gasta alrededor de 18,2 mil millones de dólares, incluidos unos 1,7 mil millones solo en dulces. Alrededor de 189 millones de rosas se venden en Estados Unidos el Día de San Valentín.

El hombre promedio gasta 130 dólares el Día de San Valentín, mientras que las mujeres gastan alrededor de 70. Pero no todo es tan bueno para las chicas: muchas están solas en ese día, y casi el 18 % de las mujeres tiene que enviarse flores a sí misma.

7. En Jamaica se celebran bodas al desnudo

En Jamaica, el 14 de febrero se olvidan de la timidez. En 2001, una compañía de viajes local organizó una atracción audaz para los clientes: una ceremonia al desnudo. Los novios solo llevaban sus anillos de boda.

El experimento tuvo gran éxito, y, desde entonces, se convirtió en una tradición celebrar ceremonias nudistas en el Día de San Valentín. Ahora hay muchas personas que desean combinar dos fiestas en una, y obtener un álbum de fotos de boda muy colorido.

8. Por qué se regalan flores

En la era Victoriana, las personas expresaban sus emociones a través de la floriografía o el lenguaje de las flores. El rey Carlos II de Inglaterra aprendió esta tradición durante su visita a Persia, y la extendió por toda Europa. Incluso comenzaron a extenderse listas especiales en las que se indicaban todos los significados posibles de cada flor. En el lenguaje de las flores, darle a alguien claveles amarillos es lo mismo que decir “Me decepcionaste”, y los jacintos púrpuras dicen “Lo siento”. Las rosas rojas, como habrás adivinado, expresan un amor apasionado.

9. Las mascotas también reciben regalos

Nuestras mascotas también necesitan amor. Y, a veces, reciben más cariño que las propias personas. Una compañía productora de artículos para animales llamada Pectube realizó una encuesta. Como resultado, se descubrió que el 54 % de los dueños de mascotas compraría regalos y consentiría a sus animales durante un día tan especial como el 14 de febrero.

10. En Verona, la gente sigue escribiéndole cartas a Julieta

La gente se queja, pide consejos o simplemente comparte su felicidad en cartas en muchos idiomas. Durante el período festivo, cientos de mensajes dirigidos al “Club de Julieta” se envían a Verona. “Querida Julieta, tú, como nadie más, entiendes el amor ...”, así es como comienzan las cartas con peticiones de consejo.

Estas son procesadas por cincuenta voluntarios que traducen los textos en diferentes idiomas, los guardan en el archivo y, de acuerdo con sus experiencias y sentimientos personales, responden firmando al final como Julieta.

11. La tradición de “tarjetas de San Valentín avinagradas”

Esta tradición irónica existió en Inglaterra a principios del siglo XIX. Una tarjeta avinagrada de San Valentín era una tarjeta con una caricatura, la cual hacía gracia de la persona a quien se dirigía. En la Inglaterra victoriana, aquellos que querían “ofender” a alguien enviaban este tipo de presentes el 14 de febrero.

Dicen que la razón principal de la aparición de tales tarjetas fue por estándares de comportamiento muy estrictos que no permitían expresar abiertamente reclamos a otra persona. Esta tradición se convirtió en una especie de protesta, ya que permitía expresar una opinión propia, pero de forma anónima. Las tarjetas avinagradas existieron hasta los años 40 del siglo XX. Sin embargo, con el comienzo de la guerra, la tradición perdió su popularidad: nadie más quería burlarse de la costumbre de enviar mensajes de amor, ya que las personas necesitaban ese sentimiento más que nunca.

12. Mensajes anónimos en Dinamarca

En Dinamarca, uno de los juegos más intrigantes se reserva para el 14 de febrero. Se trata de los poemas anónimos que los hombres daneses les envían a sus pretendidas. Los chicos escriben frases de amor, notas románticas y poemas divertidos conocidos como gaekkebrev.

Dado el carácter anónimo de las cartas, el espacio que queda vacío en el remitente es aprovechado para redactar una pequeña rima por cada una de las letras que compone el nombre del admirador secreto. Si la chica logra adivinar quién es el hombre que se esconde detrás de esos versos, este será correspondido con un huevo de Pascua, abriendo así una oportunidad para la primera cita.

13. San Valentín es muy popular para propuestas y bodas, pero, quizás, no muy adecuado

¿Qué mejor día para una propuesta de matrimonio que uno literalmente dedicado al amor y al romance? El Día de San Valentín es uno de los más populares para hacer la gran pregunta, ya que, según una investigación, aproximadamente 1 millón de parejas se compromete el 14 de febrero.

Sin embargo, según estudios, no es muy buena idea casarse en San Valentín. La investigación dirigida por la Universidad de Melbourne encontró que aquellos que se casan el 14 de febrero son de 18 a 36 % más propensos a terminar en divorcio que la gente que celebra su boda en fechas normales.

Pero todos sabemos que las estadísticas no siempre tienen la razón, y, si te gusta ese día, no dudes en comprometerte y casarte con tu pareja. Al final, lo único que realmente importa es tener amor en tu corazón.

14. En China, la cantidad de rosas regaladas es importante

El continente asiático está lleno de costumbres, y este día especial no se escapa de ellas. La cantidad de rosas que se regalan en San Valentín no es un juego. Cada flor tiene su propia connotación con respecto a cuánto se quiere a una persona. Este tema es tan delicado que dar una flor incorrecta puede incluso generar ofensas en la persona que las recibe.

Dicho esto, al momento de regalar una rosa, las cantidades importan: una sola significa que eres única, 14 rosas son tomadas como “fácil llega, fácil se va”, y 77 rosas se dan para pedir matrimonio.

¿Qué piensas sobre el Día de San Valentín? ¿Te gusta celebrarlo? ¿O te parece demasiado sobrevalorado? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!