Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

16 Cosas que no hay que hacer en un aeropuerto para ahorrar dinero, tiempo y nervios

La mayoría de los viajes comienza en un aeropuerto, y allí hay muchos aspectos a tener en cuenta, desde el equipaje hasta el control de pasaportes. Pareciera que todo el mundo sabe que no hay que llegar tarde a un vuelo, bromear sobre tener bombas en la maleta y beber alcohol en exceso arriba del avión, pero hay razones poco obvias por las cuales la estadía en un aeropuerto puede volverse desagradable, haciendo que el viaje en sí corra peligro.

Genial.guru quiere compartir contigo algunos consejos de viajeros experimentados sobre lo que hay que evitar hacer en un aeropuerto para no estropear un viaje desde el principio.

1. Llegar 3 horas antes de la salida

El check-in y el despacho del equipaje comienzan 2 horas antes de los vuelos nacionales, y de 2 a 3 horas antes de los vuelos internacionales. Los pasajeros que llegan mucho antes están condenados a hacer tiempo mientras esperan a los empleados de la aerolínea. Y está bien si eso pasa en el aeropuerto Changi, en Singapur, donde hay actividades para hacer mientras esperas, pero no tanto cuando vuelas desde ciudades de Asia y Sudamérica.

2. Llevar el teléfono y el cambio en los bolsillos

Después del check-in, debes pasar por un detector de metales. Antes de pasar por él, a menudo pueden pedirte que pongas las monedas y el teléfono móvil en una bandeja. Para no demorarse en la búsqueda, coloca las cosas de metal en una bolsa y ponla en tu equipaje de mano.

Durante la inspección, muchos pasajeros también se quitan las joyas y las ponen en la bandeja. Simplemente no vale la pena hacerlo, porque la mayoría de los escáneres de los aeropuertos están configurados para buscar metales con propiedades magnéticas. El oro y la plata pertenecen a los diamagnéticos, cuya susceptibilidad magnética es extremadamente pequeña, y el detector no responde a ellos. Sin embargo, algunos aparatos aún pueden escanear las joyas. En tales casos, se configura un nivel de sensibilidad que no responde a una cantidad de metal pequeña.

3. Comer en el aeropuerto antes del despegue

Los precios en los puntos de comida de los aeropuertos superan los de la ciudad de 1,5 a 2 veces. Por ejemplo, en un Burger King promedio, una Whopper cuesta 3 USD, mientras que, en un aeropuerto, puede llegar a salir hasta 4,50 USD. Los propietarios de las cafeterías y los restaurantes justifican esto por la alta renta y los estrictos requerimientos de las autoridades reguladoras. No se sabe si estos precios se regularizarán alguna vez, pero, mientras eso sucede, los viajeros ahorrativos comen antes de llegar allí, para no tener que pagar precios exorbitantes.

4. Informar sobre el exceso de equipaje

Antes del despacho del equipaje, los bolsos y las maletas se pesan en el mostrador. Si el tablero muestra un exceso de peso y el empleado de la aerolínea permanece en un tenso silencio, simplemente no digas nada. Por lo general, hacen la vista gorda por unos 2 o 3 kg adicionales de equipaje y no cobran el exceso. Otra cosa son las aerolíneas de bajo costo; en ese caso, debes estar preparado para pagar por exceder la norma.

5. Despachar objetos de valor

Según la agencia de noticias suiza SITA, en 2019, casi 4,5 millones de bolsos y maletas despachadas fueron dañadas o robadas. Por lo tanto, las cosas valiosas y frágiles (una computadora portátil, una cámara, dinero o documentos importantes) solo deben llevarse en el equipaje de mano.

6. Poner las cosas electrónicas y los líquidos del equipaje de mano en la parte inferior de la bolsa

En la inspección previa al vuelo, a menudo se solicita colocar los dispositivos electrónicos y los líquidos de hasta 100 ml en una bandeja especial. Si se encuentran en el fondo de la bolsa, debes pararte en el medio del área de inspección, desarmar el equipaje de mano y sacar las cosas necesarias. Esta situación puede evitarse si el equipaje se arma correctamente:

  • La ropa y los zapatos deben colocarse de manera compacta en el fondo de la bolsa.

  • Los documentos y el dinero deben colocarse en los bolsillos interiores.

  • Los dispositivos electrónicos grandes y líquidos de hasta 100 ml en una bolsa transparente deben ponerse en la parte superior (una cámara, una laptop, un disco duro externo o una batería portátil).

  • Los auriculares y los cargadores deben colocarse en los pequeños bolsillos externos.

7. Pasar las medicinas del equipaje de mano al despachado

El límite de 100 ml para líquidos en el equipaje de mano no aplica para alimentos para bebés o medicamentos. Estos pueden llevarse en cantidades suficiente para todo el tiempo del vuelo.

Además, los pasajeros tienen derecho a transportar:

  • Un termómetro que no contenga mercurio para medir la temperatura corporal.

  • Un termómetro de mercurio embalado en un recipiente y sellado con un sello especial.

  • Un tonómetro de mercurio para medir la presión: 1 por pasajero y siempre en un estuche.

  • Peróxido de hidrógeno: no más de 100 ml de una solución al 3 % por pasajero.

  • Encendedor desechable: 1 pieza.

  • Medicamentos con receta y certificado de un médico.

8. Envolver el equipaje de mano con film transparente

Los oficiales de detección tienen derecho a abrir tu equipaje de mano y examinar cuidadosamente el contenido. Al envolver una bolsa con una capa gruesa de película adhesiva, como hacen muchos, corres el riesgo de perder mucho tiempo en un procedimiento simple.

9. Preocuparse por los peligros de los escáneres para la salud

Existen en 2 tipos de escáneres corporales:

  • Basados en la retrodispersión: constan de 2 detectores de rayos X, cuyos rayos no pasan a través del cuerpo, sino que se reflejan entre sí. El resultado es la visualización en diferentes colores de sustancias que difieren en densidad. En la imagen, los músculos serán claros, y el metal será oscuro.

  • Escáneres de microondas: cabinas con antenas giratorias. Utilizan ondas milimétricas y crean una imagen más clara y realista en la pantalla.

Los fabricantes han informado que ambos tipos de escáneres son seguros para la salud. El poder del primero es comparable con la dosis de radiación que recibe un pasajero en 2 minutos de vuelo, y el del segundo, con la radiación de tu teléfono inteligente.

10. Discutir con los oficiales de seguridad

Las reglas para el transporte de líquidos están explicadas literalmente en todas partes: en los sitios web de los aeropuertos y los transportistas, en los sitios de venta de pasajes en línea e incluso en los boletos aéreos. Sin embargo, aun así, hay pasajeros que llevan su perfume o crema favorita de más de 100 ml de volumen en el equipaje de mano. Por desgracia, los oficiales de seguridad tienen todo el derecho de confiscar esos productos o no dejar pasar a un pasajero en caso de negarse a entregarlos.

Otros inconvenientes son procedimientos de detección prolongados, numerosos escáneres de seguridad, y empleados que, a veces, parecen excesivamente exigentes. Resulta particularmente molesta la necesidad de quitarse el cinturón y las botas. Esto último hay que “agradecérselo” a Richard Reid. El 22 de diciembre de 2001, llevaba zapatos explosivos con tacones altos en un vuelo. Afortunadamente, el delincuente fue detenido, pero, desde entonces, en aeropuertos con registros estrictos se ven obligados a escanear los zapatos por separado.

A menudo, los pasajeros temperamentales no soportan la presión y comienzan a entrar abiertamente en conflicto con los trabajadores del servicio. Tal emocionalidad puede ponerle fin a un viaje. Si un pasajero evade un chequeo, interviene activamente en el proceso o amenaza con producir daños físicos, los oficiales de control deben llamar a la policía y entregarle al infractor.

11. No verificar el tablero de salida

El tiempo y el número de puerta se registran en la tarjeta de embarque. Pero a menudo sucede que cambian en el último momento. Al mismo tiempo, los pasajeros que llegan con anticipación pasan una o dos horas libres en el Duty Free y se olvidan de mirar el tablero de salida. En tal situación, hay muchas posibilidades de llegar tarde al vuelo. Para evitar que esto suceda, acostúmbrate a verificar cada 15 o 20 minutos que la hora y el número de salida no hayan cambiado.

12. Intentar salir del avión antes que el resto a toda costa

La razón puede ser un vuelo de conexión, un taxi que está esperando en la calle o simplemente el deseo de abandonar el avión lo antes posible después de un largo vuelo. Por desgracia, es poco probable que sea posible empujar a la multitud en el pasillo, especialmente si estabas sentado en la cola. El pasajero solo arruinará su estado de ánimo y, aun así, saldrá después de la gente que estaba frente a él. La mejor estrategia es quedarse quieto y esperar el turno para salir.

13. Aplaudir al aterrizar

Los pilotos dudan que los pasajeros puedan sacar las conclusiones correctas sobre la calidad de un aterrizaje. La falta de sacudidas en el vuelo no es una señal de habilidad, y los aplausos pueden ser inmerecidos. Al mismo tiempo, si la tripulación lucha con viento cruzado y apenas logra aterrizar en una pista de aterrizaje corta, en lugar de aplausos, suele recibir malas críticas sobre el vuelo por las fuertes sacudidas, aunque haya mostrado esfuerzos notables para lograr un aterrizaje seguro.

Además, los pilotos enfatizan el hecho de que aterrizar todavía no es llegar a salvo. Esto último se considera la detención completa del avión cerca de la rampa. Incluso en ese momento pueden ocurrir situaciones de fuerza mayor, por lo que la tripulación pide que no te desabroches el cinturón de seguridad hasta entonces. Cuando los pasajeros comienzan a aplaudir durante el rodaje por la pista, el personal, por decirlo suavemente, queda perplejo: el aterrizaje aún no ha terminado.

Pero lo más importante, que eclipsa incluso los argumentos anteriores, es que los pilotos, muy probablemente, no te escucharán detrás de las gruesas puertas de la cabina.

14. No prepararse para el control de pasaportes

Estas son las 5 preguntas principales que muy probablemente escucharás en el control fronterizo:

  • ¿Cuál es el propósito de tu visita?

  • ¿Cuánto tiempo permanecerás en el país?

  • ¿Dónde planeas quedarte?

  • ¿Cuál es tu ocupación?

  • ¿Tienes algo que declarar?

Piensa las respuestas a estas preguntas de antemano. Así tendrás más confianza en el control de pasaportes y reducirás el tiempo de espera.

También imprime los boletos de regreso y las reservas del hotel: el guardia de fronteras puede solicitar la confirmación oficial de los planes de tu viaje. Además, copia la dirección del hotel en una hoja de papel en caso de que el oficial pregunte sobre la ubicación exacta.

15. Entregarle al oficial el pasaporte en una funda

En el control de pasaportes puedes ver 2 etiquetas de advertencia: que no debes entregarle al oficial un documento en una funda y sobre la responsabilidad en caso de intento de soborno.

El hecho es que es cómodo poner dinero en los bolsillos de la funda. Y esto, a menudo, se usa como una oportunidad para sobornar a un oficial. Hoy en día, los empleados piden que se retire la funda del pasaporte para protegerse de cualquier sospecha. Si no lo haces, un dinero olvidado accidentalmente en ella y entregado junto con el documento al guardia fronterizo puede ser considerado un intento de soborno y resultar en la detención del infractor.

Otra razón es que las fundas a menudo dificultan la lectura de la información del chip electrónico de un pasaporte.

16. Hablar mucho en el control de pasaportes

Una de las tareas del oficial es rastrear los intentos de entrada de trabajadores y migrantes ilegales. Las búsquedas particularmente atentas te esperarán en la frontera de Estados Unidos, Canadá y Australia. Las preguntas amistosas sobre a dónde vas, qué planeas hacer, si tienes amigos o familiares en el país, ocultan los intentos de rastrear los posibles riesgos. Por lo tanto, la mejor estrategia es no conversar mucho con el guardia fronterizo, sino responder las preguntas brevemente y de manera amigable. El esquema “Soy turista, llegué al país por X días, quiero ver esto y aquello” es ideal para viajar.

¿Qué situaciones recomendarías evitar en un aeropuerto? ¿Qué es lo que más te gusta de viajar? ¿Qué no te agrada tanto? Cuéntanos en los comentarios.

Imagen de portada Depositphotos