Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

He estado viviendo en los Países Bajos durante varios años y contaré francamente cómo es la vida en la “tierra de los tulipanes”

¿Qué asocias con los Países Bajos? ¿Tulipanes, actitud relajada y bicicletas? Los holandeses también tienen características más coloridas: cuelgan fotos de sus seres queridos en el baño, no se lavan las manos cuando regresan a casa y son famosos por su franqueza, la cual podría rozar la falta de respeto. Natalia Kooyman, quien ha estado viviendo allí durante varios años, habló sobre estas y otras características cotidianas de la vida en ese país en su blog.

Genial.guru leyó las publicaciones de Natalia de arriba abajo para conocer las costumbres más inusuales de los lugareños.

En los Países Bajos hay un enfoque especial para la crianza de los niños

  • Los niños holandeses se acuestan a las 19:00. ¿Por qué se acostumbra eso? Es algo que ni mi esposo pudo explicarme, así que sigue siendo un misterio. Tal vez los padres simplemente quieren ver la televisión en paz y tranquilidad.

  • Los hijos de los habitantes del país siempre están semidesnudos. Una imagen frecuente: abril o mayo, los padres están sentados en la orilla del mar, envueltos en un centenar de prendas, mientras los niños corren descalzos por el agua con mocos hasta las rodillas.

  • En los Países Bajos, los adolescentes comienzan a ganar dinero muy temprano. Según la ley holandesa, un niño puede comenzar a trabajar a los 13 años, completando tareas simples. Los más jóvenes reponen los estantes en las tiendas u ofrecen volantes en la calle. A partir de los 15 años se les confía el manejo de las cajas registradoras, la entrega de periódicos o un trabajo en una cafetería.

  • Los niños cobran poco, aunque, por ejemplo, en los supermercados trabajan en igualdad de condiciones con sus colegas mayores. Todo en el país está basado en la edad: cuanto más adulto te haces, tanto más altos son los salarios y los impuestos.

  • Hay casas en las que solo pueden vivir personas mayores de 55 años y sin niños pequeños. A esta edad, muchos pueden tener movimiento reducido, por lo que se hace todo lo posible para que sea cómodo para ellos moverse. Hay rampas en todas partes, y en el área de estacionamiento subterráneo, todos tienen una especie de depósito donde puedes guardar, por ejemplo, cosas que no usas, pero no quieres tirar.

  • Le alquilamos el departamento a una señora que vive en un hogar de ancianos. Muchas personas en los Países Bajos hacen eso: gastan su pensión en la cuota de un hogar de ancianos y el dinero del alquiler de una vivienda en sí mismos.

Algunos de los hábitos de los locales pueden hacerte sonrojar, mientras que otros no pueden ser explicados ni siquiera por los habitantes nativos del país

  • El hábito más divertido y gracioso tiene que ver con el baño. Para los holandeses, un solo pecado se considera imperdonable: olvidar el cumpleaños de alguien. Es por eso por lo que cada casa holandesa tiene un calendario colgado en su baño (a veces con fotos), el cual muestra los cumpleaños de todos los familiares y amigos.

  • La primera vez que vi esto fue cuando visitamos a la hija de mi esposo. Hablamos durante mucho tiempo y decidí ir al baño. Allí había algo parecido a un cuadro en la pared, y de inmediato me llamó la atención mi nombre. Pensé: “Maldición, yo la trato con todo el amor de mi corazón y ella escribe algo sobre mí en el baño”. Miré más de cerca: papá y mamá también están en la lista. Resultó que no era un cuadro, sino un calendario: si tienes un recordatorio así frente a tus ojos varias veces al día, será difícil que olvides el cumpleaños de alguien.

  • También les encanta silbar. Cuando van de visita, los holandeses hablan durante mucho tiempo. Cuando el tema se agota, esperan a que alguien presente un nuevo asunto para conversar, y la pausa resultante se llena con un silbido artístico.

  • Los holandeses tienen todo claramente planeado. Cada residente tiene un horario programado para el día, la semana, el mes e incluso un año por adelantado. Así que no podrás simplemente pasar por la casa de tu amiga para charlar. Si vas sin previo aviso, puede pedirte que te vayas.

  • Holanda es un país plano como un panqueque, pero sus habitantes tienen un amor trémulo por las montañas. Están terriblemente celosos de los países que son “dueños” de terrenos montañosos y nombran asentamientos en su honor, como Driebergen (“Tres montañas”) o Bergen aan Zee (“Montañas junto al mar”). Y si bien es posible entender el nombre “Montañas junto al mar”, porque allí hay dunas, cerca de nosotros hay una hermosa ciudad llamada Zevenbergen (“Siete montañas”) donde lo único que vi que se parecía vagamente a una montaña fue una loma de burro. Tal vez haya siete de ellas en la ciudad. ¿Por qué se les dan esos nombres? Mi esposo holandés no lo sabe. Él dice que solo suena hermoso.

  • La celebración de un cumpleaños es muy peculiar. Cuando vas a una fiesta, primero debes felicitar al protagonista de la ocasión y luego acercarte a todos los invitados. Tienes que darle la mano a cada uno y decir “felicidades”.

  • Es costumbre comer en casa antes de ir a una fiesta. En la celebración, a cada invitado se le ofrecerá té, café, galletas o un pequeño trozo de pastel a elección. Se supone que debes tomar solo una galleta, ya que tomar otra más podría considerarse descortés. Bueno, y si tomas una tercera, probablemente sea el colmo de la mala educación.

  • En Holanda principalmente se regalan flores ya que hay muchas de ellas aquí. Bueno, o un sobre con 20 EUR. No es costumbre dar regalos caros. Incluso en las bodas, los novios pueden recibir un sobre modesto con 20 EUR como obsequio. Si un invitado asiste a un evento sin ningún regalo, tampoco se considera una tragedia.

Aquí definitivamente conocen el secreto de las calles limpias

  • Tirar la basura no es un proceso fácil en los Países Bajos. Para hacerlo, hay que comunicarse con el hemainte (oficina del alcalde) y solicitar una tarjeta con la que pueda abrirse el contenedor de basura. Se hace y se envía en un plazo de 2 semanas.

  • No puedes llegar al vertedero local sin una cita previa: primero tendrás que llamar y programar una visita. En la entrada, un guardia revisa la lista, especifica qué llevaste exactamente y lo envía a uno u otro contenedor. Por ejemplo, los colchones se almacenan en un contenedor, el hierro en otro, los desechos domésticos en un tercero, etc. Por cierto, no hay montones de basura habituales con su olor característico.

  • Una de las razones más importantes para la limpieza y el orden de los Países Bajos es que los holandeses están constantemente en una lucha interminable con el mar. Tienen que pelear por cada pedazo de tierra y lo cuidan con mucho cuidado. Cada casa tiene un pequeño jardín donde los residentes “organizan la belleza”. No mantener limpia una parcela se considera indecente, y los vecinos incluso pueden comenzar a odiarte.

  • Esta tradición tiene sus raíces en la antigüedad, cuando el pavimento sin lavar frente a la casa se consideraba un delito grave y una falta de patriotismo. Si se trata de un departamento, los balcones estarán decorados sin falta: flores, macetas con palmeras y sillas. Estas últimas son sagradas. A los holandeses les encanta sentarse en una silla frente a la casa y mirar a los transeúntes.

  • Otra razón para la limpieza son las grandes multas que disciplinan a la población. Por tirar basura en la calle tendrás que desembolsar 140 EUR, y por una violación de clasificación de residuos perderás 95 EUR. La eliminación de basura fuera del vertedero designado podría costarte 390 EUR.

En los Países Bajos, los vecinos discuten siguiendo instrucciones

  • Es costumbre ser amigo de los vecinos: cuidar a sus mascotas si se van de vacaciones, regar las flores, etc. Si te sientes mal, incluso puedes pedirles que te lleven a un hospital. Pero los vecinos holandeses también pelean, y en la televisión local hay un programa muy popular, Rijdende Rechter, que trata justamente sobre esas discusiones.

  • En el sitio web de la policía pueden encontrarse instrucciones detalladas sobre cómo discutir con los vecinos correctamente. Por ejemplo, si tu vecino escucha música a todo volumen todo el día o su perro no para de ladrar, primero debes hablar con él y luego comunicarte con el servicio del distrito que resuelve los conflictos. Si lo anterior no ayuda, puedes llamar a la policía y un oficial del distrito irá a la casa de tu vecino. En caso de quejas repetidas, el policía tiene el derecho de retirar el equipo o al animal.

  • Raramente se recurre a un oficial de policía del distrito, ya que se intenta resolver las disputas pacíficamente. Nosotros tenemos de un lado a un vecino que es un amor, y del otro a una persona que se comporta según su estado de ánimo. Así, por ejemplo, una mañana, el último sonreía y nos saludaba. Pero cuando mi esposo decidió pasar la aspiradora en el automóvil y lo estacionó cerca de la puerta, el vecino saltó afuera y gritó que llamaría a la policía. Mi esposo completó la tarea tranquilamente y puso el auto en el estacionamiento. Dos semanas después, él estaba estacionando y pisó el césped con una rueda. Por la mañana lo esperaba una multa.

  • Mi amiga tiene una vecina anciana quien, saltándose el paso de la conversación, escribe sin parar quejas al servicio correspondiente. La mujer se queja de todo, hace un seguimiento de quién visita a mi amiga y cuándo, si se queda a pasar la noche, etc. Le informa al servicio del distrito que mi amiga tiene un burdel o está alquilando su vivienda ilegalmente. Una vez, esta dulce dama mostró el gesto de cortar el cuello con el dedo y señaló a mi conocida. Incluso el servicio en sí está del lado de mi amiga y pide que no le preste atención a la persona enferma. Ahora, de acuerdo con las instrucciones, solo hay una salida: contactar al oficial de policía del distrito cada vez.

Aquí existen formas de matrimonio que yo nunca hubiera imaginado

  • Hay 3 tipos de relaciones legales en los Países Bajos. Un matrimonio común, que implica el uso compartido completo de la propiedad, herencia mutua, derechos parentales conjuntos, el derecho a la jubilación del otro, etc. El divorcio ocurre solo a través de los tribunales. El segundo tipo de relación es una sociedad registrada. Se aplican las mismas reglas a la propiedad, las deudas y la herencia que en el matrimonio, pero la principal diferencia es que si nace un niño, el padre debe reconocer la paternidad para tener derecho a ella. En caso de divorcio, basta con contactar a un notario o un abogado. No es necesario acudir a la corte.

  • Otro tipo de relación es la convivencia. En este caso, la pareja no está obligada a registrar nada, pero es posible elaborar un acuerdo con la delimitación de las obligaciones. Por lo general, indica cómo se compartirán los gastos, qué propiedad se compartirá y cuál será personal, quién se quedará a vivir en determinada casa o departamento después de una ruptura, y muchos otros problemas cotidianos.

Los holandeses tienen una idea muy peculiar de la higiene

  • Los holandeses no son muy amigables con la higiene. Más precisamente, lo son, pero no en la forma en que lo entendemos en el resto del mundo. Los locales no se molestan en lavarse las manos cuando llegan a casa desde la calle, después de usar el baño y antes de comer. Me explicaron que esto se hace para fortalecer el sistema inmunológico. Mi esposo se resistió durante mucho tiempo cuando, después de una caminata, nos deteníamos para tomar un café y comer un bocadillo, y yo le daba una servilleta húmeda y le hacía limpiarse las manos. “¿Para qué?”, ​​preguntaba todo el tiempo. “Porque hay que hacerlo”, respondía yo. Con un gruñido y diciendo que yo era una dictadora, igual se frotaba las manos. Ahora lo hace sin protestar.

  • Al principio era una locura para mí ver que incluso un médico, cuando recibe a un paciente, no se lava las manos primero, y en un café cocinan la comida sin guantes, tomando el dinero con las mismas manos. Los holandeses usan zapatos en casa todo el tiempo, eso es de conocimiento común. Para mí, sigue siendo un misterio: ni siquiera se trata de limpieza, pero ¿realmente no se les cansan los pies si caminan todo el día con el calzado puesto?

  • En términos de higiene personal todo está bien: la ducha diaria es la norma y no escatiman tiempo en lavarse los dientes. Los holandeses están dispuestos a fregar sus hogares durante horas, pero no consideran necesario lavarse las manos.

Las holandesas no se molestan con la ropa

  • El secreto del estilo de las chicas holandesas está en su ausencia. En este país, todo está determinado por el uso de la bicicleta, y es esto lo que establece la moda. El criterio principal a la hora de elegir la ropa es la practicidad: no hay tacones de aguja, minifaldas ni vestidos hasta el suelo, y también es incómodo conducir con un minibolso en la mano. El viento del frío mar del Norte y las lluvias frecuentes obligan a las mujeres holandesas a elegir chaquetas o abrigos impermeables.

  • Las chicas y las mujeres prefieren vestirse con ropa de segunda mano. Para ellas es una especie de aventura, ya que intentan desenterrar una “perla” por centavos para poder presumir su compra exitosa durante mucho tiempo. Pero las chicas holandesas siempre se ven naturales, como si no hubieran pensado en salir y se hubieran puesto lo primero que cayó del armario. Así es como se ven no solo las mujeres en la calle, sino también las presentadoras en la televisión.

  • No se acostumbra a usar pieles naturales aquí, y el clima no es favorable para hacerlo. Pero las mujeres holandesas tienen una especie de deseo irresistible por ellas, por lo que usan abrigos de piel sintética, a veces de los colores más impensables. Hace poco vi a un par muy colorido: una mamá y su hija, de unos 5 años. La madre estaba vestida con una piel sintética de un tono púrpura venenoso y polainas de color canario. Tenía los tobillos desnudos y llevaba unos mocasines. La pequeña corría a su lado con un abrigo, las piernas desnudas y sin medias, pero con botas de goma. ¡Hacía +6 °С afuera!

Bono: los holandeses y el tacto (o, más bien, su completa falta)

  • Sobre la simplicidad y lo directo de los holandeses se cuentan leyendas. Al principio, es algo impactante. Uno no puede evitar pensar: “¿Son simplemente maleducados, carecen de sentido del tacto o son groseros por naturaleza?”. Ellos mismos creen que la honestidad y la falta de hipocresía son sus virtudes. Por ejemplo, en un funeral, pueden declarar fácilmente que la persona en realidad no era tan buena. Porque la honestidad es más importante para ellos que la compasión.

  • Cuando abrimos una cuenta bancaria para mí, el empleado del banco le dijo a mi esposo: “¿Para qué necesita una cuenta conjunta? Su esposa no tiene ingresos. Haga una cuenta separada para que no gaste todo su dinero”. Quedé atónita... sentí que me habían escupido en la cara. Mi esposo estuvo calmándome hasta que llegamos a casa, diciendo que no le prestara atención. Aunque él mismo hizo algo parecido una vez: estábamos volviendo de otra ciudad en automóvil. Mi hermano conducía mientras nosotros dormíamos en el asiento trasero. Me desperté, me miré en el espejo y dije: “Oh, me veo terrible”. “Sí, querida”, respondió mi amado esposo. Comencé a indignarme, pero él simplemente respondió: “No puedo mentirte”.

¿Cuál de estas características aceptarías con gusto y cuál no soportarías por nada en el mundo?

Imagen de portada MichaelMcLean / flickr