Genial

La historia detrás de 15 icónicos objetos del cine que reconoceríamos al instante

En la industria cinematográfica, la utilería son todos los objetos que usan los actores en una escena. Pero aunque parezca un trabajo sencillo, elegir estos elementos correctamente puede convertirse en una tarea de vital importancia, ya que llegan a asociarse directamente con la película y se vuelven símbolos característicos e irrepetibles del filme al que pertenecen.

Genial.guru quiere compartir contigo la historia detrás de los objetos más icónicos del cine que han perdurado en la memoria del público.

1. El sable de luz, La guerra de las galaxias (1977)

El encargado del set de decorados, Roger Christian, supo que el sable de luz se convertiría en el símbolo de la película. Un día, en una tienda de fotografía en Londres de la cual solía rentar equipo, preguntó al propietario si tenía cosas interesantes o inusuales. Este le señaló unas viejas cajas apiladas que no había abierto en años. Al abrirlas, encontró mangos del flash de unas cámaras fotográficas Graflex de los años 40 con un botón de disparo rojo. Convencido de haber encontrado lo que buscaba, comenzó a fabricar el arma con partes recicladas de otros objetos. Así, un viejo mango de flash se convertiría en uno de los utensilios más icónicos de la historia cinematográfica.

En 2015, el Museo de Música de Seattle compró por 250 000 USD una de las dos espadas láser originales fabricadas por Christian a partir de material usado con un costo de 15 USD.

2. El halcón maltés, El halcón maltés (1941)

En esta película protagonizada por Humphrey Bogart y Mary Astor, la estatua de plomo en forma de halcón, de unos 30 centímetros de alto y 20 kg de peso, desempeña un papel clave y fundamental para la resolución del caso. Durante el rodaje, la actriz Lee Patrick lo dejó caer por accidente al suelo durante una escena, provocándole una ligera abolladura que lo hace fácilmente reconocible. La estatuilla fue puesta en exposición al público en varias salas y formó parte de la colección del Museo Warner Bros hasta que, en 2013, setenta y dos años después de su estreno, fue subastada por la casa Bonhams por casi cuatro millones de dólares.

3. El libro del mal, Chicas pesadas (2004)

La única referencia al libro que existía en el guion era que Karen lo tomaba de un estante, por lo que el director y el equipo de arte tuvieron que crear su aspecto desde cero. Tenía que ser rosa, obvia elección de color de Regina. Mark Waters, director de la cinta, pensó que debía verse como un anuario olvidado en la estantería cerca de otros anuarios, algo a lo que un padre no le prestaría atención. Después, un compañero de utilería comentó que debería verse como una nota de rescate con letras recortadas de revistas o periódicos.

La elaboración del libro llevó mucho esfuerzo y detalle por parte del equipo y de la propia Tina Fey. Debía estar listo antes de comenzar las grabaciones, ya que se necesitaron muchas páginas, así como tomar fotografías de todos los extras y actores que aparecerían en él. Además, hubo un retraso debido a una controversia de por broma que resultó inapropiada y tuvo que ser retirada del producto final.

4. Corazón del Mar, Titanic (1997)

Mientras que, en la película, el origen de esta joya se remonta a la realeza francesa, en realidad fue fabricada con circonio en una montura de oro blanco por los joyeros londinenses Asprey & Garrad especialmente para la película. Después de terminar el rodaje, fue adquirido por un comprador anónimo en una subasta por 1,4 millones de dólares con la condición de que Céline Dion lo usara en la entrega de los Óscar de 1998. En esa edición, Titanic ganó 11 premios, incluyendo el de mejor película.

5. El Anillo Único, trilogía de El Señor de los Anillos (2001-2003)

Aunque muy descriptiva en su origen y el terrible poder que tiene sobre quien lo porte, la idea del anillo de Tolkien fue descrita físicamente como una simple banda dorada capaz de expandirse y encogerse para adaptarse a la mano de quien lo usa. Al calentarse, la frase: “Un anillo para gobernarlos a todos, un anillo para encontrarlos, un anillo para traerlos a todos y en la oscuridad atarlos” es revelada.

Sin embargo, Peter Jackson tuvo la última palabra en todas las decisiones del diseño. El concepto general resultó más rápido y fácil de lo esperado, ya que uno de los productores, Rick Porras, estaba a punto de casarse y el anillo que eligió fue tomado como un buen punto de partida para “El anillo único”. Los bocetos adicionales fueron producidos por Alan Lee sin cambiar de forma significativa la primera idea. Finalmente, el elegido para hacer el famoso anillo fue el joyero local de Nelson, Nueva Zelanda, Jens Hansen. Tras elegir la versión final de entre varios prototipos, se hicieron unos 40 para las filmaciones.

6. Las pastillas roja y azul, Matrix (1999)

Un verdadero dilema filosófico se le presenta a Neo, protagonista de Matrix, cuando Morfeo le da a elegir tomar una de las dos píldoras: “Si tomas la pastilla azul, fin de la historia, despiertas en tu cama y creerás lo que quieras creer; si tomas la roja, te quedas en el País de las Maravillas y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera del conejo”. Bajo esa explicación, la píldora azul le permitirá permanecer en la realidad virtual de la Matrix, ignorando la realidad, mientras la roja lo liberará de ella y lo conducirá al mundo real.

El diseñador de producción Owen Paterson declaró no recordar qué había en las píldoras, pero que hubo discusiones con médicos, por lo que no habría sucedido nada peligroso si alguien las hubiera tragado por error. “Era algo que tenía que ser azul y algo que tenía que ser rojo, creo que usamos cápsulas de gelatina”.

7. El guante de Freddy Krueger, Pesadilla en la calle del infierno (1984)

El guante con garras de Freddy Krueger se ha convertido en uno de los objetos más icónicos del cine de terror. Para su creación, el director Wes Craven quería que su villano tuviera un accesorio inconfundible y único, por este motivo dedicó mucho tiempo a reflexionar y analizar los temores internos de la gente. Un día, observó a su gato sacar sus garras y la claridad llegó a él. Así, su gato lo ayudó al concretar el concepto de que los seres humanos temen ser atacados por las garras de un animal.

8. Los zapatos rojos, El mago de Oz (1939)

Estos zapatos marcan el inicio y el final de la travesía de Dorothy por la mágica tierra de Oz, creada por el novelista Frank Baum. Para aprovechar la novedad del Technicolor, se cambió el color plateado de la novela original de L. Frank Baum por el rojo. Se confeccionaron varios pares para su uso en la película, y, en la actualidad, son ítems muy codiciados por los coleccionistas. Entre ellos destaca la Academia de Hollywood, que movió cielo y tierra para obtener uno de los pares para incorporarlos a su museo.

9. La máscara de hockey de Jason, Viernes 13, 3a parte (1982)

Fue en la tercera parte de la franquicia donde el famoso personaje de Viernes 13 uso por primera vez su icónica máscara de hockey. Queriendo dejar de lado la funda de almohada usada en la segunda entrega, el director se dio a la tarea de buscar un alternativa, la cual encontraría por casualidad. Esto sucedió cuando uno de los ayudantes de efectos especiales llevó una bolsa llena de indumentaria de hockey, ya que el supervisor era un gran seguidor de este deporte. En el interior de la bolsa, se encontraba una máscara de portero, que fue usada para cubrir el rostro del actor que interpretó a Jason en el film durante la prueba de maquillaje.

Al director Steve Miner, le gustó la idea y la aprobó. Se utilizaron dos máscaras de diferente tamaño, ya que, en la historia, la máscara pertenecía a un muchacho que la usaba para asustar señoritas. Al tomarla Jason, debía ajustarse al rostro del actor con maquillaje incluido.

10. El tablero de juego, Jumanji (1995)

Existieron al menos tres tipos de tablero de acuerdo a sus necesidades de uso, los cuales se identificaban con un nombre en específico. Para las escenas en las que los actores tenían que moverse dentro del set o caminar al aire libre con el tablero cerrado, fueron usados tableros de transporte construidos a base de espuma fundida con un peso reducido. Si el actor tenía que correr o interactuar de forma peligrosa con él, los tableros de goma moldeada o de acrobacias eran los adecuados. Finalmente, para las tomas cercanas, se utilizaron tableros de madera bastante pesados, llamados tableros de héroes.

De los dos tableros de héroes que se elaboraron, uno tenía una espalda falsa para permitir el movimiento magnetizado de las piezas del juego. Además, se construyeron tres tableros de transporte, uno de ellos fue destruido en una escena en la que la casa se parte en dos, también había cuatro o más hechos de goma.

11. La máscara de Ghostface, Scream: Grita antes de morir (1996)

Uno de los principales retos del director Wes Craven fue cómo debía lucir la máscara de Scream. Aunque, al principio, se pensó que el equipo tendría que encargarse del diseño, no fue así. Mientras se buscaban posibles locaciones para filmar, la productora Marianne Maddalena encontró en una casa abandonada la famosa máscara. Esta le causó tal impacto que la compartió con el director y a este le encantó.

La máscara, inspirada en la pintura “El grito” de Edvard Munch, era originalmente un disfraz de Halloween, creada y diseñada por la compañía de vestuario Fun World. Al principio, fue difícil llegar a un acuerdo con la empresa para que les permitieran usar el diseño en la película. Sin embargo, finalmente cedieron y la máscara fue usada dentro del film, convirtiéndose en un referente de la cultura popular.

12. El tótem (la peonza), El origen (2010)

El tótem de Cobb es una especie de peonza que gira constantemente en el mundo ficticio, mientras que en el mundo real se detiene, ya que no es posible un movimiento perpetuo por los principios de la termodinámica.

Scott Maginnis declaró que Christopher Nolan poseía un objeto parecido, pero este no giraba. Así que lo rediseño por completo y lo único que conservó fue la textura. Creó unos 20 de ellos y salió a girarlos para ver cuál se veía y giraba mejor. Cuatro personas estuvieron tratando de hacer que alguno pudiera funcionar y, cuando ese surgió, fue obvio que era el adecuado.

13. La trampa para fantasmas, Los cazafantasmas (1984)

Desde el principio, la idea en Los cazafantasmas no era matar fantasmas, sino atraparlos y tenerlos en una unidad de contención. El director Ivan Reitmin sabía que no podían sostener las trampas con sus manos porque las necesitarían libres para sostener los lanzadores de rayos. Este dispositivo debía estar unido a la ropa y luego ser liberado. “Pensé que sería visualmente divertido que se tirara la trampa”, dijo.

A su vez, querían diseñar algo opuesto a la estética de la ciencia ficción del momento, que con el auge de La guerra de las galaxias se estaba volviendo más elegante. “La trampa real estaba hecha de metal, y las aletas eran quizás algo un poco más ligeras. Todos nos sentimos atraídos por el diseño más simple de la misma, porque tenía que parecer que estos tipos de alguna manera construyeron esto”.

14. Billy, el muñeco, El juego del miedo (2004)

Billy fue construido en el apartamento del director James Wan cuando hizo el corto original. Para construirlo, utilizó arcilla, pelotas de ping-pong para los ojos y un periódico envuelto, escondido bajo un barato traje de niño. Cuando se encontraba preparando el largometraje junto al escritor Leigh, pensaron que obtendrían una mejor versión animatrónica de última generación, pero la película tenía un presupuesto muy bajo y los productores solo les dijeron que usaran el muñeco otra vez.

15. El neutralizador, Hombres de negro (1997)

El neutralizador hace una tarea complicada, por lo que entre más simple se viera, mejor. La forma debía nacer de la tecnología Space Race y alienígena, con un aspecto muy aerodinámico. El equipo de producción y diseño no quería que fuera tan grande y voluminoso como para no poder guardarse dentro del elegante traje negro. Por lo tanto, tenía que ser lo suficientemente pequeño, pero lo suficientemente significativo para llamar la atención. Se hicieron varios neutralizadores, ya que Tommy Lee Jones era particularmente brusco con este accesorio, rompiendo incluso algunos de ellos.

¿Conocías estos datos? ¿Sabes de algún otro objeto icónico de películas con una historia interesante detrás? Compártelo en los comentarios.