Pilotos contaron 20+ secretos de su trabajo que normalmente no comparten con los pasajeros

Nos imaginamos el trabajo de un piloto como algo completamente ideal: cielo, avión y chicas. Y así es; además, es un cargo bien remunerado. Pero, un pequeño detalle: también es una enorme responsabilidad por centenas de vidas, un estrés constante, desacuerdos en los vuelos y una jubilación a los 32 años.

Genial.guru decidió averiguar más secretos sobre la profesión “del aire”.

  • Desde la decisión de elegir la profesión hasta poder sentarse en la silla del piloto, el camino no es corto. Primero, el entrenamiento de vuelo inicial en universidades o escuelas de vuelo. Luego, reentrenamiento en centros de entrenamiento de aviación para aquellas aeronaves que se utilizan en la aerolínea. Después de pasar las pruebas, el aprendiz se sienta en el asiento del copiloto de una tripulación con al menos 50 vuelos de experiencia. Al final del programa, el novato pasa una prueba de vuelo bajo la supervisión de un examinador y solo entonces se le permite trabajar de forma independiente como copiloto.

  • Los simuladores de vuelo que recrean un vuelo real se parecen a la nariz cortada de un avión desde el exterior, están equipados con un sistema de movilidad electrohidráulico, es decir, se sacuden “de forma natural”, reproducen ruido, sobrecarga, inercia y turbulencia, y un paisaje completamente realista flota afuera. El instructor parado en el monitor no le permitirá sentarse y aterrizar, porque antes de ponerse detrás del timón, el piloto debe experimentar situaciones de emergencia: mal funcionamiento a bordo, aterrizaje de emergencia, aterrizaje en condiciones climáticas difíciles e incluso una pesadilla, como una colisión en el aire. Dicha capacitación ayuda a llevar las acciones al automatismo y le enseña a tomar decisiones rápidas.

  • El salario promedio de un piloto de Europa Oriental es de aproximadamente 5 200 USD y se encuentra en los rankings de las profesiones mejor pagadas. El salario del piloto no es fijo, consiste en salario, vuelo y bonificaciones. Por ejemplo, el salario máximo de un piloto de una determinada empresa en el puesto de capitán de un Boeing 777 o Airbus A330 puede ser de hasta 10 000 USD al mes. En los Estados Unidos, un comandante que vuela un Boeing o Airbus puede ganar hasta 30 mil USD

  • En algunos países, el piloto debe volar 90 horas al mes y 900 horas al año, es el máximo tiempo de vuelo para la aviación. La norma en EE.UU., Europa Occidental y China es de 100 horas al mes; en la Unión Europea, 900 horas al año y mil horas en EE.UU. y China.

  • La jornada laboral se ve de la siguiente manera: 4/3, 4/4, 3/3, 4/3. El primer número es la cantidad de días en vuelos, el segundo son los días de descanso. Los pilotos pueden solicitar otros tipos de jornada laboral, por ejemplo 6/6. Entre los vuelos es necesario descansar 12 horas como mínimo y entre los vuelos nocturnos 24 horas.

  • No hay tripulaciones fijas. Se cambian a los copilotos y auxiliares de vuelo. Si la tripulación no tiene mucha experiencia, entonces nadie se relaja. El principio básico del funcionamiento de la tripulación se llama crosscheck, que es cuando se ponen a prueba el uno al otro. Precisamente por eso hay dos pilotos a bordo.

  • Existe un curso de “Retórica de lenguaje” para los capitanes jóvenes. Allí enseñan a hablar de forma clara, entendible y con ritmo: de manera tranquila independientemente de las circunstancias.

  • A muchos pilotos no se les permite tener barba para que, en una situación de emergencia, la máscara de oxígeno quede bien fijada al rostro. Pero dicha regla depende de la política de cada compañía aérea.

  • El pasaporte del piloto no está lleno de visas, como, por ejemplo, el de un camionero: hay una declaración general en la cual está inscrita toda la tripulación y esto les permite estar en un país durante un determinado tiempo sin visa. Aunque cada país puede tener sus reglas.

  • El menú de pilotos se parece al de los pasajeros de clase de negocios. El primero y el segundo piloto siempre comen comida diferente, ya que si uno se intoxica, el otro puede reemplazarlo.

  • A los pilotos que son castigados se les puede enviar a realizar vuelos cortos. De ida será una hora y media, tres horas de descanso y de vuelta una hora y media. Voló 3 horas no completas, se cansó y le pagaron por los vuelos. La preparación para el vuelo no cuenta, el tiempo del trabajo comienza después de cerrar la puerta.

  • La candidatura para el cargo de capitán de la nave se examina y se confirma por el concejo de la empresa aérea. Además, la cualificación no es suficiente, el puesto tiene que estar libre. Para obtener un ascenso, se necesita haber volado más de 1 500 horas y una gran paciencia, no todas las personas están listas para volar de manera independiente, tomar decisiones rápidamente y saber organizar la tripulación. Por lo general, hay mucha competencia para ocupar el asiento izquierdo del segundo piloto y solo eligen a lo mejor de lo mejor.

  • Las obligaciones se dividen entre los pilotos, pero la decisión final la tiene el capitán. Antes de volar, los pilotos hablan acerca de las funciones de las cuales será responsable cada uno de ellos: quién va a pilotear y quién va a monitorear. Por ejemplo, el primero vuela, maneja el auto piloto en vuelo horizontal y realiza el aterrizaje. El segundo observa el trabajo de la persona que pilotea y lleva la radiocomunicación con el controlador.

  • Todos los pilotos llevan cursos de autodefensa y, una vez al trimestre, hacen un recordatorio sobre las peculiaridades de una emergencia que puede ocurrir durante el vuelo y después mostrarán cómo son capaces de resolver tal situación. Una vez al año, se realizan exámenes médicos. Periódicamente, pasan una prueba de compatibilidad psicológica de tripulación.

  • Los pilotos confiesan que se encuentran bajo presión de la política de la aerolínea, su tarea es gastar la menor cantidad de combustible posible. Muchos dicen que esto influye en su decisión y les molesta, ya que, si el avión por alguna razón se desvía o tiene que ir a otro aeropuerto, entonces el combustible se puede acabar fácilmente y esto es una pesadilla para la tripulación.

  • La preparación para el vuelo comienza como mínimo dos horas antes. Los pilotos entran a la oficina de servicio a través de una entrada diferente y pasan una revisión completa. Antes de cada vuelo, se realizan exámenes médicos durante los cuales al piloto le preguntan sobre su estado de salud, miden su ritmo cardíaco, presión y revisan su garganta. Si un miembro de la tripulación se siente mal, se asignará un piloto de una tripulación de reserva, la cual siempre se encuentra en el aeropuerto.

  • Después de los exámenes médicos, los pilotos acuden a una habitación de reuniones informativas para obtener sus tareas para el vuelo y hablar acerca de este: comprobar el clima en el itinerario, elegir el mejor itinerario y un aeropuerto de reserva. A continuación, el capitán llamará al comisario a bordo y le dirá las instrucciones.

  • Los pilotos van hacia el avión en autobuses especiales. Para la aerolínea, cada viaje en autobús puede costar 15 USD. Por las pistas del vuelo, se mueven en chalecos verdes con reflejantes.

  • Antes de volar, el capitán realiza una completa verificación de los sistemas a bordo. El copiloto realiza la verificación exterior del avión. Comprueba la ausencia de ficheros en el vestíbulo frontal; en caso de tenerlas, el avión no podrá guardar las ruedas. Las instalan para que los huecos no se llenen de insectos y la humedad no penetre. Además, verifica el estado de los frenоs, nariz, cola, la parte central del fuselaje y también examina las partes principales del avión.

  • En el avión no se encuentra una llave de arranque como en un automóvil, se enciende con ayuda de un botón. Los pilotos llaman al tablero “acordeón” y cuenta con muchos botones. Entre ellos hay unos extraordinarios, tales como el interruptor de iluminación exterior o control remoto de los radares climáticos. En los botones hay flechas y un texto que facilita la transcripción, así que, sin tener experiencia de muchos años, el piloto entiende la asignación de todos los botones. Si se le olvida, siempre tendrá un recordatorio.

  • Al contrario de la creencia popular, los pilotos no duermen en su cabina, confiando en el piloto automático. Este está encendido la mayoría del vuelo, pero los pilotos hablan con los controladores, controlan los dispositivos y, si se necesita, se encargan del manejo del avión. La excepción son los vuelos largos con la una tripulación reforzada, cuyos miembros se turnan entre sí.

  • Si el piloto les pide a los pasajeros que se abrochen el cinturón, la situación es estándar, y si los miembros de la tripulación abrochan los suyos, el avión está por entrar en una zona de fuerte turbulencia. Los pilotos se preguntan por qué los pasajeros tienen tanto miedo a la turbulencia, ya que no puede causar un choque, sino que simplemente causa incomodidades. Además, para tranquilizar a los pasajeros, la palabra turbulencia a menudo se reemplaza por el anuncio: “Estamos volando a través de una bolsa de aire”.

  • Si el avión presenta problemas, a los pasajeros no les informarán detalles. En muchas ocasiones, no les dicen nada. Los aterrizajes de emergencia se llevan a cabo a cada rato, solo que no se anuncian en las noticias. Muy a menudo, esto sucede debido a la escasez de combustible y problemas técnicos.

  • El miedo desestabiliza a la mayoría de las personas. La reacción de miedo en los pilotos está entrenada: comienzan a actuar con más precisión, eligen una tarea prioritaria para ellos y la resuelven. Les enseñan a pilotear de forma eficaz en condiciones de estrés. Por ejemplo, para despertarse en una situación estresante, tienen que sonreír, tocar su cabello o sombrero, dejar de pensar en el desarrollo negativo de los acontecimientos y hacer ejercicios respiratorios para eliminar la tensión.

  • En el simulador se practican las situaciones más extremas. Sin embargo, la decisión sobre cómo actuar en cada caso, es tomada por el capitán de la tripulación. Por ejemplo, Damir Yusupov, piloto de avión de Ural Airlines, quien realizó un aterrizaje de emergencia en un campo de maíz cerca de Moscú, confiesa que tenía muy poco tiempo para reaccionar sobre el funcionamiento inestable de los motores. La decisión se cambió varias veces. Finalmente, decidió no sacar las ruedas y aterrizó el Airbus con “la barriga”, y esto salvó la vida de 224 pasajeros y 7 miembros de la tripulación.

  • Solo en la cabina hay ventanas correderas, pero abrirlas solo está permitido en un día caluroso en el aeropuerto. Los pilotos también tienen cortinas naranjas especiales que se bajan para que el Sol no les moleste la vista.

  • Los pilotos discuten constantemente con las azafatas debido a la temperatura en la cabina. La temperatura se controla por un termostato ubicado en la cabina de pilotos. Las azafatas sienten calor porque están constantemente en movimiento: corren por aquí y por allá y piden bajar la temperatura, pero los pasajeros y los pilotos tienen frío.

  • Los aviadores cambian sus dispositivos a modo avión porque, en la altura, estos buscan una red constantemente y se descargan más rápido. A los pasajeros no se les pide guardar sus teléfonos porque los aparatos impidan el funcionamiento del avión, sino porque, en caso de una emergencia, el uso del teléfono móvil sería una distracción.

  • Antes de volar, el capitán y copiloto se ponen de acuerdo sobre quién de ellos dará la bienvenida a bordo. Si el piloto está de ánimos, seguramente bromeará y hablará sobre el clima por el que la aeronave estará volando. A veces, ambos pilotos se comunican con los pasajeros.

  • Durante el vuelo, a los pilotos se les prohíbe muchas cosas, por ejemplo, salir de la cabina más de 5 minutos. Incluso van al baño de forma peculiar: si uno sale de la cabina, alguno de los auxiliares del vuelo se sienta en su lugar. Es una precaución en caso de emergencia.

  • Los pilotos y la tripulación de cabina tienen frases de código que indican peligro. El lenguaje secreto fue inventado para no sembrar el pánico a bordo. “Mayday” significa emergencia. “Pan-pan” es una frase que se pronuncia tres veces cuando se tiene problemas menores a bordo al comienzo para llamar al controlador. “Easy Victor”: evacuación urgente; de acuerdo con las regulaciones, después de esta señal, la tripulación debe retirar a los pasajeros en 90 segundos.

  • Un problema bastante común es la rotura de cristales en la cabina. Esto puede suceder debido a una colisión con aves, por cambios repentinos de temperatura, presión, densidad o fijaciones. La despresurización de la cabina no ocurre porque el vidrio para acristalar las cabinas de los aviones es muy fuerte, de tres capas. El grosor de cada capa varía de 1 a 25 mm, y el grosor total alcanza los 100 mm. Entonces, si hay una grieta en una de las capas, generalmente, no es peligroso. El vuelo puede continuar con seguridad. En este caso, la tripulación actúa de acuerdo con la situación: sigue a su destino, regresa al aeropuerto de partida o realiza un aterrizaje de emergencia en el más cercano.

  • A los pilotos les encanta mantener cuentas de Instagram, y les estamos agradecidos por esto, porque ven nuestro planeta desde un ángulo especial. Muy a menudo, los aviadores usan los hashtags #pilotlife y #pilotsview. Pero a veces tienen serios problemas y sanciones, porque hay reglas estrictas que rigen las acciones de la tripulación de la aerolínea durante el vuelo, y las fotos en las redes sociales no están permitidas. Pero los pilotos saben que hay momentos en los que se pueden permitir no estar al control, y durante las fases críticas del vuelo están en guardia.

  • Los pilotos perciben las películas sobre aviación con humor. Todos esos momentos en los que gente común logra aterrizar un avión o cuando las averías se reparan en pleno vuelo, son imposibles en la realidad. Pero admiten que, si hubiera un consultor piloto para la película, esta probablemente sería aburrida.
  • La tripulación tiene privilegios para vuelos en sus viajes personales. Cada compañía tiene sus propios bonos para los empleados, por ejemplo, por el 10 % del precio del boleto, pueden volar a cualquier lugar donde vuele la aerolínea.
  • Los romances entre colegas no están prohibidos. Hay muchas parejas casadas que se conocieron a bordo. Sin embargo, está prohibido meter miembros de la familia a la cabina, incluso a colegas si esto no se encuentra incluido en el plan de vuelo.
  • Algunos pasajeros aplauden a los pilotos, pero ellos no escuchan esto en la cabina, ya que están sentados con audífonos y se hablan con sus equipos de comunicación. Un piloto con 30 años de experiencia comunicó que los pasajeros se “alegran muy temprano”, no hay ningún tipo de lógica en los aplausos al tocar tierra firme, ya que el rodaje aún continúa. Los pilotos tienen el concepto de “gate to gate”: el vuelo termina cuando el rodaje fue exitoso y se llega a la puerta de desembarque. Ahí es cuando sería agradable escuchar los aplausos, pero para ese entonces, todos ya han salido del avión.

  • Los pilotos puede jubilarse cuando tiene más de 6 000 horas para los hombres y 4 800 para las mujeres. Ha habido casos de pilotos jubilados a los 32 años. Con relación al peligro y condiciones de tensión en el trabajo, se prevé un pago adicional en su pensión.

  • Los mismos aviadores consideran que su profesión pronto será obsoleta; están seguros de que, en un par de décadas, serán reemplazados por tecnología. Esto lo confirman los pronósticos: para 2036, la industria aérea se enfrentará a una escasez récord de pilotos. En todo el mundo, se necesitan más de 637 mil especialistas y la única salvación es la automatización.

Cuéntanos, ¿estarías más tranquilo si los pilotos son reemplazados por inteligencia artificial o confías más en un piloto humano?

Imagen de portada gettyimages
Compartir este artículo