Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un bloguero habló sobre su vida en Japón y querrás mudarte allí ahora mismo

El país del sol naciente no solo es sakura y sushi. Dmitry Shamov, desde ya hace 8 años, vive en Tokio y describe su vida en la capital en su grupocanal. Además, es de los blogs más populares sobre Japón. El ruso también escribió un libro sobre su experiencia viviendo en este lejano país asiático.

Para Genial.guru ha sido interesante conocer sobre lo que escribe Dmitry, por eso decidimos compartir contigo algunos hechos interesantes sobre Japón.

Particularidades del país

  • Frecuentemente, se escucha que, en Japón, específicamente en Tokio, se tiene un exceso de población y básicamente viven “uno sobre otro”. Pero en realidad, muchas personas tienen casas propias, en las calles no hay tanta gente y en el metro no hay multitudes.
  • El país tiene una actitud extremadamente negativa hacia los tatuajes, por eso no será posible entrar a las aguas termales públicas al tener uno. De igual manera, se prohíbe la entrada a piscinas y muchas playas públicas.
  • Japón es un país limpio. Prácticamente no hay basura en las calles y eso no se debe a que los barrenderos limpien muy bien, sino que las personas simplemente no tiran basura. Además, aquí se utiliza un sistema de recolección de basura, gracias al cual el país tiene un alto porcentaje de reciclado.
  • Para tener una mascota, debes tener tu propia vivienda o rentar un departamento que permita tener animales domésticos (la renta es más cara en comparación con los habituales). Al no tener un documento que permita tener animales en casa, es imposible adoptar de un refugio a un cachorro o gatito.
  • Con cualquier compra, tienes que pagar un impuesto adicional. Si la suma es pequeña, entonces el impuesto también lo es, pero al comprar un vehículo o una casa, tal impuesto afecta significativamente el bolsillo.
  • A donde quiera que vayas, siempre tendrás a tu alcance un baño. Todos son absolutamente gratuitos y con una gran cantidad de funciones, empezando por calentar el asiento del inodoro y terminando con la posibilidad de entregar análisis de orina para la detección de algún tipo de enfermedad.
  • Japón es un país muy seguro. A menudo, por la noche se puede encontrar a niños pequeños que regresan solos a sus casas después de clases extracurriculares.
  • Prácticamente, no hay robos; y si perdiste tu cartera, entonces, lo más probable es que te la devuelvan en la oficina de objetos perdidos.
  • La relación hacia el ánime es la misma que hacia las películas o series. Las ven personas de edades completamente diferentes, van al cine y compran discos, por eso el hecho de que una mujer adulta vaya a ver un ánime para adolescentes de piratas es algo normal.
  • Durante los tres meses de verano se llevan a cabo decenas de festivales y fuegos artificiales por todo el país. Sin embargo, en el país hay una ley que prohíbe hacer ruido después de las 21:00. Por eso, aproximadamente a esta hora, la policía llega y verifica si el festival ha terminado.
  • En los mapas mundiales de las instituciones educativas, Japón se encuentra en el centro y todos los demás países a su alrededor.

Sobre el trabajo

  • Para que a algún tipo de organización se le permita contratar trabajadores extranjeros, necesita pasar por muchas verificaciones, obtener un permiso adecuado y, además, pagar un montón de impuestos. Esto está ligado al hecho de que en Japón existe una ley que obliga a mantener un nivel bastante alto en cuanto a las condiciones de trabajo, en particular, los sueldos al contratar especialistas del extranjero. Por eso, prácticamente es imposible ver a un extranjero en una construcción o en algún otro trabajo parecido, pero verás centenas de ellos en los costosos barrios de negocios, en algún banco o en algún tipo de evento científico.
  • Para trabajar en empresas japonesas, necesitas saber tomar con los colegas. El último día laboral de la semana, en muchas compañías organizan fiestas o van por copas a algún bar. Rechazarlo es prácticamente imposible, ya que pueden considerar que al empleado no le importa la compañía y sus colegas.
  • En la forma de entender de los japoneses, un buen trabajador debe ser parte del colectivo. No un “yo”, sino un “nosotros”. Se necesita estar de acuerdo con la opinión de las autoridades, incluso si consideras que es incorrecta, trabajar en equipo y en un resultado general.
  • Algunos japoneses no gastan el tiempo en la universidad e inmediatamente después de la preparatoria se van a trabajar, avanzando gradualmente en la carrera profesional. Son habituales los casos en los que un japonés sin formación profesional obtiene un cargo mucho mejor que un recién graduado de una buena universidad.
  • Los japoneses trabajan demasiado, pero no por el hecho de que realmente haya mucho trabajo, sino para simplemente alargar el tiempo y parecer empleados diligentes ante los ojos de las autoridades. Algo que se puede hacer en una hora, ellos lo alargan a un día completo. No es necesario trabajar con el sudor de tu frente, simplemente tienes que mostrar que trabajas con diligencia.
  • Ellos no tratan de tomar la iniciativa o expresar su opinión en algún momento, viven bajo el principio de “jefe-subordinado”. En otras palabras, al trabajar en una empresa japonesa, se tiene que saber mantener la boca cerrada, mostrar diligencia y hacer lo que se te pide.

Sobre los japoneses

  • Incluso si hay pocos lugares en el tren, será poco probable que los respetuosos japoneses se sienten cerca de una persona con una gran cantidad de equipaje, ya que ellos prestan mucha atención a la comodidad de otras personas, frecuentemente poniéndola por encima de la suya.
  • Los japoneses intentan cuidar de la naturaleza y plantean como prioridad el problema del reciclaje de la basura. Además, hacen barrios ecológicos, al construir jardines directamente en los techos de sus casas ya que no hay mucho espacio en las calles. De igual manera, en los festivales no solo saben cómo descansar, sino también cuidar de sí mismos, por eso después de las reuniones, ellos mismos recogen y tiran la basura.
  • Una gran cantidad de japoneses no utilizan plancha, y en las tiendas hay una gran cantidad de prendas que no necesitan ser planchadas. A la ropa cotidiana no se le atribuye una gran atención: algunos usan una ropa tan arrugada que parece que así se diseñó. Un extranjero lo notará inmediatamente, pero los japoneses no prestan atención a esto.
  • Los japoneses saben muy poco sobre el mundo, muchos libros desde hace mucho tiempo son obsoletos y en muchos de ellos se pueden encontrar algunos errores por falta de actualización. Por eso, en ocasiones, ellos pueden acercarse a un extranjero en la calle y preguntarle sobre la vida, intereses y el mundo en general.
  • Los japoneses se relacionan con cautela con las personas demasiado religiosas. Las leyes prohíben la imposición de algún tipo de religión, así como cualquier fe. Ellos mismos se pueden describir como ateos. A la pregunta “¿Por qué vas a la iglesia o le escribes peticiones a Dios?”, cualquier japonés responderá: “Porque es divertido”.
  • La mayoría son alérgicos a las flores de primavera, por eso el festival anual del avistamiento de flores se parece a un encuentro de personas con alergias que llegaron a tomar alcohol debajo de los árboles de sakura.
  • Los japoneses, en lugar de utilizar sal, agregan azúcar.
  • Las semillas de girasol no se comen, únicamente se pueden comprar en la tienda de mascotas dentro de la sección para hámsteres.
  • Cuando los japoneses toman, se consideran personas libres, creyendo que lo que hagan en un estado de embriaguez no aplica de ninguna manera a ellos. Por esta razón, en ocasiones fingen estar borrachos y hacen algo que nunca se atreverían a hacer en una situación normal.
  • Los mismos japoneses no pueden explicar la mitad de la gramática de su idioma, e incluso la escritura de jeroglíficos se ve en un diccionario electrónico. Además, algunos no pueden leer complicados libros debido a que no entienden el sentido de lo escrito.

Sobre la vivienda

  • Si tienes una visa turística, entonces no podrás rentar un departamento por mucho que lo intentes. Solo podrás alojarte en un hotel reservado de antemano.
  • Además del pago mensual del departamento al cerrar un contrato de alquiler, se necesita pagar una contribución, básicamente es una especie de “gracias” porque el buen arrendador te ha permitido vivir en su departamento.
  • Casi todos los departamentos se entregan vacíos, sin muebles, a excepción de los de la cocina, en la cual siempre se incluyen un par de armarios y fregadero.
  • En todas las casas japonesas siempre tienen un fregadero y una mesa de cocina muy bajos.
  • Inicialmente, del grifo sale únicamente agua fría, pero, al utilizar un control especial en la pared, se puede encender el calentador de gas y obtener agua caliente. En el dispositivo se puede elegir la temperatura deseada.
  • Las lavadoras lavan únicamente con agua fría y no calientan el agua. Limpiar algún tipo de mancha es prácticamente imposible y se tiene que llevar la ropa a un centro especial de lavado.
  • En Japón no existe el concepto de calefacción central. La calefacción es a través de calentadores y aire acondicionado.
  • Las paredes en las casas parecen estar hechas de tablaroca, a través de ellas cualquier ruido en el departamento del vecino se escuchará, por eso todos se comportan de manera muy silenciosa.

Sobre la educación

  • En Japón, el sistema de calificación es de 100 puntos. Si un estudiante muestra buenos resultados, esto habitualmente es mayor de 70-80 puntos, entonces él avanza al siguiente grado. Si los resultados no son muy buenos, entonces tiene que estudiar otra vez el mismo grado.
  • Los profesores tienen prohibido sentarse frente a los alumnos, por eso ellos dan la clase de pie, intercambiando de un pie a otro.
  • Las escuelas monitorean cuidadosamente la asistencia y la consideran muy importante en el rendimiento escolar. Al tener un bajo porcentaje de asistencia, los estudiantes pueden ser expulsados de la escuela y se vuelve muy difícil ingresar a una institución de educación superior o encontrar trabajo. Con este sistema, los japoneses verifican la responsabilidad y el hecho de que una persona pueda completar diariamente el mismo trabajo rutinario. Esto es parte de la sociedad japonesa moderna, en donde la ejecución perfecta de sus obligaciones tiene prioridad sobre el rendimiento académico y las evaluaciones. Se considera que, si una persona no puede encontrar en sí misma la fuerza para ir a la escuela y no asiste a todas las clases, entonces no se podrá obtener de él nada bueno más adelante.
  • El hincapié está en aprender y no memorizar el material.
  • Incluso con bajas calificaciones y una gran cantidad de materias atrasadas en las universidades, japonesas casi nunca expulsan a los estudiantes con alto porcentaje de asistencia.

Sobre el transporte

  • Japón tiene el sistema ferroviario más desarrollado del mundo. Metro, tren ligero, líneas privadas y estatales se entrelazan entre sí, formando un único sistema ininterrumpido. Todos los trenes y autobuses están equipados con aire acondicionado y calefacción. Todos viajan siempre a tiempo y la congestión en las carreteras prácticamente nunca ocurre.
  • Existe una ley que prohíbe la compra de automóvil si no tienes tu propio lugar de estacionamiento o si no has firmado un contrato con algún estacionamiento de paga. Está prohibido dejar el automóvil en cualquier lado, en la acera o casa. No hay estacionamiento, entonces no hay auto.
  • Uno de los tipos de transporte más comunes es la bicicleta. Japón es uno de los países más seguros en el mundo, por eso no temen dejar la bicicleta directamente en la calle. Por todo el país hay estacionamientos, ciclopistas e incluso estaciones gratuitas, en donde se pueden llenar con aire las llantas. Todas las bicicletas son un medio de transporte, por eso se necesitan registrar y obtener un número de identificación. Al romper algún tipo de regla de tránsito, pagarás una multa.
  • En el transporte está prohibido hablar por teléfono y las llamadas se tienen que poner en modo silencioso. En el país se valora la privacidad de los demás e intentan no interrumpirla.

Sobre la comida y los restaurantes

  • En el país hay un culto a la comida, pero de ninguna manera está relacionado con el deseo de comer rico; más bien, es un eterno amor hacia la comida y todo lo que está ligado con ella. Al menos el 80 por ciento de los programas de televisión están dedicados a la comida, más de la mitad de los establecimientos en la calles son restaurantes o algún tipo de puestos, y durante la conversación con un japonés, casi siempre se mencionará el tema de la comida.
  • Normalmente, se indica el precio de frutas y verduras por kilogramo, pero en Japón casi siempre escriben el precio por pieza. Las frutas y verduras son caras, pero el pescado aquí siempre está fresco y barato.
  • La principal diferencia de cualquier restaurante japonés es que siempre te darán agua o té verde gratis.
  • Una gran cantidad de restaurantes, para mostrar el tamaño de las porciones y aspecto general de la comida, colocan frente a la entrada una vitrina con platillos artificiales. Por otro lado, los japoneses casi nunca elaboran menús con imágenes, simplemente colocan la lista de platillos.
  • En Japón no existe el concepto de propina. Siempre te devuelven el cambio. Si dejas propina y sales del restaurante, los trabajadores saldrán corriendo para devolverte el dinero. Ellos pensarán que tú simplemente lo olvidaste.

¿Te gustaría visitar Japón? ¿Qué hecho te ha sorprendido más?