Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Telenovelas mexicanas con historias diferentes que merecen una oportunidad

21-2
431

Hay muchas telenovelas que suelen abordar temas trillados, casi imposibles y predecibles, que se alejan de la realidad. Sin embargo, algunos años atrás, existía un gran número de melodramas diferentes que no tenían la típica protagonista noble y en desgracia que cambia su vida después de casarse con un hombre millonario. Se trata de un conjunto de producciones con temas de investigación, misterio y, algunas, con protagonistas antagonistas. Aunque han pasado muchos años desde que se estrenaron, algunas de estas “joyas” siguen en el corazón de quienes alcanzaron a verlas.

Genial.guru decidió elaborar una lista con el resumen de 10 de las más icónicas y distintas telenovelas mexicanas que merecen una oportunidad debido a que cuentan historias realmente distintas.

1. El ángel caído

El ángel caído (1985-1986), fue una telenovela con una protagonista antagonista. Relata la historia de María de los Ángeles Bustamante (Rebecca Jones), una mujer malvada, despiadada y sin ningún límite, dispuesta a todo para lograr sus cometidos. Ella se casa con un hombre millonario al que después le truncará la vida, para quedarse con toda su herencia.

Como eso no fue suficiente, la joven seguirá buscando víctimas para heredar fortunas, sin importar el daño que pueda causar incluso a su propia familia.

En 2012, TV Azteca realizó una adaptación de esta producción que se llamó La otra cara del alma.

2. La fuerza del amor

En los años 80, Televisa realizó un concurso para encontrar nuevos guionistas de telenovelas y, gracias a esa iniciativa, nació el libreto de La fuerza del amor (1990). Este melodrama cuenta la historia de tres jóvenes estudiantes de medicina —Felipe (Alfredo Adame), Marcos (Ari Telch) y Carlos (Odiseo Bichir)— que deben ir a un pueblo perdido en Pachuca para realizar sus prácticas universitarias. Sin embargo, al llegar al lugar, notan que los habitantes los rechazan, pues confían plenamente en su curandero, Don Torino (Ernesto Gómez Cruz), un personaje que, en realidad, se ha aprovechado de la buena voluntad de sus vecinos.

Bajo esa premisa, a los chicos se les ocurre una idea que usarán como carta bajo la manga para demostrar que Don Torino es un charlatán y que ellos están allí para ayudarlos.

3. El extraño retorno de Diana Salazar

Aunque podría verse como una telenovela medieval, lo cierto es que El extraño retorno de Diana Salazar (1988-1989) se divide en dos historias: la primera, centrada en 1640, año en que Doña Leonor de Santiago (Lucía Méndez) es acusada de bruja por la Santa Inquisición; y la segunda, en 1988, época en la que Leonor reencarna en Diana Salazar (Lucía Méndez), una joven con poderes telequinéticos que tiene constantes pesadillas con personas que desconoce y su destino final: la hoguera.

4. El padre Gallo

El padre Gallo (1986) es una versión de la telenovela chilena del mismo nombre que cuenta la historia de el Gallo (Ernesto Gómez Cruz), un delincuente que viaja hasta el pueblo de Cuetzalán con la misión de esconderse, pues está prófugo de la justicia. En su periplo se encuentra con el cadáver de quien iba a ser el nuevo sacerdote del pueblo, a quien le roba la ropa e identidad. A pesar de que no tiene experiencia en el sacerdocio, se gana el respeto y el cariño de los lugareños.

5. El precio de la fama

El precio de la fama (1987) narra la historia de Lucrecia Aguilar (Sonia Infante), una destacada actriz de telenovelas que, en su juventud, tuvo una hija llamada Sonia (Stephanie Salas), que regaló a su hermana con el fin de no exponer su imagen. Toda esa vida perfecta tiene un final cuando el padre de su hija, Sergio Ferrer (José Alonso), regresa a su vida sin buenas intenciones. El hombre sospecha que tuvieron una hija juntos y, al descubrirla, la usará para chantajear a su expareja.

6. Atrapada

Atrapada (1991-1992) fue un melodrama sobre una familia millonaria que pronto sufrirá por la repentina muerte de Antonio Montero (Mauricio Ferrari). Sin embargo, su hija Camila (Christian Bach) está segura de que alguien cometió este delito para sacarlo de las empresas que su padre controlaba. Así, iniciará una historia misteriosa para descubrir quién está detrás de los acontecimientos y todos, inclusive familiares y parejas, son los principales sospechosos.

7. Gente bien

Gente bien (1997) muestra la vida de María (Patricia Manterola), una chica honesta que trabaja en una farmacéutica, a la que debe renunciar, luego de haber sido atacada por el Dr. Adolfo Klein (Julián Pastor). Sin embargo, pronto iniciará labores en una fábrica de Jaime Dumas (César Évora) que, al parecer, está vinculado con delincuentes y tiene a Klein como socio. La historia se terminará de conectar cuando aparece Gerardo (Mario Cimarro), un joven ecologista que, casualmente, está recogiendo pruebas para luchar contra Dumas, pues además de lo anterior, mantiene en el lugar sustancias y pesticidas ilegales.

8. Un rostro en mi pasado

Un Rostro en mi pasado (1989-1990) cuenta la historia de Elisa (Sonia Infante), una mujer trabajadora y dueña de una importante editorial, que está casada con Armando (Joaquín Cordero) y tiene cuatro hijos. Aunque parece tener una vida de ensueño, la realidad es que, a puertas cerradas, el lado personal es un completo desastre. A partir de allí, Elisa encontrará consuelo en el escritor Ernesto Vidal (Gilberto Román), quien está pronto a publicar un libro que revela peligrosos negocios que implican al jefe de Elisa, Carlos Dubois (Juan Peláez).

La intriga recién comienza y es cuando Ernesto empieza a recibir amenazas por el tema de su libro. Él le advierte a Elisa sobre lo anterior, y cuando ella lo busca, ya ha fallecido, quedando como la única sospechosa y culpable del delito. Dicho evento, es aprovechado por su exesposo para poder quedarse con todo su dinero y poner a sus hijos en su contra. Sin embargo, solo uno de los hijos, Enrique (Alejandro Landero) cree en la inocencia de su madre y este se enamorará de Mariela Vidal (Chantal Andere), hija de Ernesto, quien está decidida a vengarse por lo que le hicieron a su padre. Enrique y Mariela son los únicos que ayudarán a Elisa a intentar sacarla de la cárcel.

9. El pecado de Oyuki

El pecado de Oyuki (1988) es un drama que se origina en Japón, a mediados de los años 70 y se enfoca en la vida Oyuki (Ana Martín), una joven incrédula, pero honesta que vive con sus padres y hermano mayor Yukata (Salvador Sánchez). Cuando los padres fallecen, Yukata muestra todo lo peor de su personalidad y lleva a Oyuki hasta Tokio con el fin de utilizarla como bailarina. Como Oyuki no tiene más opción, decide trabajar como geisha, y su hermano, en vez de apoyarla, le roba todo su dinero y le hace pasar muy malos ratos.

Por fortuna, Oyuki tiene una amiga, Sumiko (Erika Kasuga), y varios admiradores, pues tiene una carrera exitosa en el trabajo en el que se desempeña. Sin embargo, el destino de Oyuki tendrá un giro en 180º grados cuando conoce al pintor inglés Irving Pointer (Boy Olmi) y este le ofrece retratarla. Pronto crecerá el vínculo y comenzarán una relación en secreto, hasta que Yukata se entera y producto de su furia, acaba con la vida de Sumiko. Tras ese hecho, Oyuki sabe que es la única oportunidad que tiene para escapar de su horrible situación, aunque tendrá que lidiar con complejos momentos a medida que avanza la trama.

Para este melodrama, Ana Martín tuvo que sacrificarse para lograr las características físicas de una mujer asiática, algo que comentamos en este artículo.

10. El cristal empañado

El cristal empañado (1989) es un drama que se centra en la vida de dos mujeres que son primas, Virginia (Magda Guzmán) y Paulina (Dina de Marco). La primera envidia a Paulina y es madre de Mercedes (Leticia Perdigón), una muchacha noble que está atrapada en la sensación de no valer como persona y muestra otras inseguridades físicas que su mamá suele transmitirle. Mientras que la segunda añora su pasado exitoso como vedete y, debido a que no lo supera, decide tapar todos los espejos de su casa con el fin de no verse como es en realidad. Ella tiene un hijo llamado Jacinto (Jaime Garza), que a pesar de ser muy apuesto, esconde un carácter tormentoso con muchos conflictos emocionales, mientras intenta luchar por el amor y la incertidumbre que inspira su madre.

Toda esta historia se cruzará con la de Raquel (Mariagna Prats), una chica que, afectada por el divorcio de sus padres, se muda a Ciudad de México para comenzar de cero. Su gran temor, encontrar el amor de su vida, pero fracasar en esa fase como hicieron sus padres. En conclusión, es un melodrama donde, a pesar de las apariencias, cada uno de los personajes esconde algo para no enfrentarlo.

¿Cuál de las producciones de este artículo lograste ver o te encantaría darle una oportunidad? ¿Qué otra telenovela con una historia diferente agregarías a la lista?

21-2
431
Compartir este artículo